Fuerza Naval defiende protocolos de práctica

Se niega a confirmar una falla en los manuales. Un infante murió en entrenamiento.
Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/Juan Carlos Díaz Debidos procesos.  La Fiscalía indaga cómo ocurrió la muerte del infante de marina Monteagudo Argueta, para determinar responsabilidades.

Foto de LA PRENSA/Juan Carlos Díaz Debidos procesos. La Fiscalía indaga cómo ocurrió la muerte del infante de marina Monteagudo Argueta, para determinar responsabilidades.

Enlace copiado

El Estado Mayor General de la Fuerza Naval afirma que no hay fallas en los protocolos de seguridad implementados en los adiestramientos de los infantes de marina, esto luego del fallecimiento de uno de los alumnos a finales de septiembre de este año, durante una práctica que se realizaba en la piscina de la Base Naval de La Unión.

El jefe de la institución, René Merino, dijo que la conclusión sobre si se falló en los protocolos de seguridad en el adiestramiento está en manos de la Fiscalía General de la República (FGR), que investiga la muerte del alumnos, pero agregó que siempre están pendientes de que las actividades se desarrollen bajo todas las normas de seguridad, “para evitar desgracias”.

“No sé lo que la Fiscalía manifieste en este momento, pero yo no puedo dar más comentarios al respecto porque todo el proceso está en manos de ellos y no podemos viciar el proceso. Sí estamos dando cumplimiento a toda la legislación y los requerimientos de la Fiscalía”, explicó el capitán de Navío y jefe del Estado Mayor de la Fuerza Naval.

El ministerio público ha contemplado que hubo dolo de parte de dos instructores navales, quienes no realizaron ninguna acción para evitar el fallecimiento del infante de marina José Osmar Monteagudo Argueta.

La FGR sostiene que los oficiales no permitieron que el marino se saliera de la piscina, aun y cuando ya no podía mantenerse a flote durante la práctica.

Por ese caso permanecen en detención provisional el teniente de corbeta Rubén Ernesto Jiménez Pacheco y el cabo de marina William Obdulio Silva. Ambos son acusados por la Fiscalía del delito de homicidio simple.

Sin embargo, el jefe de la Fuerza Naval explicó que el mejor ejemplo para demostrar el cumplimiento de los protocolos de seguridad en las prácticas de adiestramiento se evidencia en la formación y graduación de siete promociones de marinos mercantes, una formación que se ha realizado en la base naval unionense.

“Los marinos mercantes son población civil, sin ningún adiestramiento militar, sin ninguna capacidad física instalada, y ellos se someten a un curso de supervivencia riguroso en el mar, y nosotros nunca hemos tenido ningún percance con ellos”, indicó Merino.

El informe preliminar sobre la muerte de Monteagudo Argueta señala que uno de los instructores militares le lanzó un flotador para que pudiera sobrevivir, el teniente Jiménez le ordenó al cabo Silva que se lo quitara y lo obligara a unirse al grupo que todavía se mantenía en el agua, pero el infante ya se encontraba exhausto.

Lee también

Comentarios

Newsletter