Lo más visto

Fundación Calleja reafirma apoyo a C. E. Llano Largo

La institución educativa abrió este año el bachillerato general, que está atendiendo a 47 jóvenes, que ya no tienen que salir de su comunidad para continuar con sus estudios de educación media.
Enlace copiado
Enlace copiado
El empresario Carlos Calleja, vicepresodente del grupo Calleja y presidente de la Fundación Calleja, visitó ayer el Complejo Educativo Caserío Llano Largo, en el cantón Planes del Ranchador en Santa Ana, para conversar con la comunidad educativa sobre los avances que ha tenido este complejo, que es uno de los centros escolares que la fundación atiende con su programa Todos son Nuestros Niños.

Con este programa, la fundación ha apoyado a la comunidad educativa de este complejo, y a través de ayuda se logró cumplir con los requisitos para que el Ministerio de Educación (MINED) habilitara este año en la institución el bachillerato, que ya atiende a 47 estudiantes en primer año de bachillerato general.

A través del programa, manifestó Calleja, también se ha dotado al complejo educativo de una biblioteca y un centro de cómputo con conexión a internet, y con programas informáticos que facilitan el aprendizaje para los estudiantes. Además, se imparten capacitaciones al personal docente y se brinda atención psicosocial a los estudiantes y padres de familia del centro educativo, ubicado en una zona considerada vulnerable a situaciones de violencia.

El empresario consideró que apostar por la educación del país es apostar por un mejor desarrollo para la sociedad salvadoreña, indicando que esta es la mejor arma para que los jóvenes salgan adelante.

“Son nuestros hijos la mejor promesa que tiene este país, siempre decimos está en los sueños de nuestros niños el futuro de El Salvador, el trabajo que hemos hecho con la Fundación Calleja aquí y en los otros centros escolares nos ha enseñado mucho, nos ha enseñado que todo padre y madre de familia quiere una mejor vida para sus hijos, y que nuestros hijos lo que quieren es desencadenar el enorme potencial que ellos tienen”, expresó.

El complejo educativo atiende a una población estudiantil de 835 estudiantes, desde kínder a primer año de bachillerato.

Sandra Yanira Mendoza es una de las estudiantes de primer año de bachillerato y afirma que de no haberse abierto este nivel en la institución le hubiera costado mucho continuar con sus estudios de educación media.

“Me siento muy contenta porque vivo cerca de la escuela, se me hace más fácil, puedo ir a mi casa y regresar, yo siempre he estudiado acá desde kínder. La fundación nos ayuda bastante, nos sentimos apoyados por ellos y los beneficios que nos han dado nos han traído mucho beneficio en nuestro aprendizaje ”, manifestó.
 

Lee también

Comentarios