Lo más visto

Más de El Salvador

Fundación MPJ atenderá a los pacientes epilépticos

Nació de un movimiento católico y hoy, con apoyo de médicos voluntarios, ofrece 13 especialidades para quienes lo necesitan.
Enlace copiado
Entrega sincera.  La neuropediatra Karla Violeta Flores apoya de manera voluntaria a la fundación. Su aporte beneficia a muchos niños que tienen epilepsia. MPJ cuenta con 12 especialidades más.

Entrega sincera. La neuropediatra Karla Violeta Flores apoya de manera voluntaria a la fundación. Su aporte beneficia a muchos niños que tienen epilepsia. MPJ cuenta con 12 especialidades más.

Apoyo.  La fundación tiene entre sus objetivos poder hacer convenios con empresas: determinada ayuda mensual (monetaria) y en gratitud, determinadas consultas para sus empleados.

Apoyo. La fundación tiene entre sus objetivos poder hacer convenios con empresas: determinada ayuda mensual (monetaria) y en gratitud, determinadas consultas para sus empleados.

Fundación MPJ atenderá a los pacientes epilépticos

Fundación MPJ atenderá a los pacientes epilépticos

Enlace copiado
El llamado de Dios al servir en una parroquia les llevó a un grupo, miembros de un movimiento católico, plantearse en 2012 hacer algo por los demás –los más necesitados– pero afuera de ahí. Doce personas tras pensar que había fundaciones para todo en El Salvador, pero menos para la epilepsia, decidieron apostar por dar una mano a las personas que muchas veces pasan por alto en nuestra sociedad, pero que hay un buen número.

La epilepsia es uno de los desordenes neurológicos de mayor incidencia social en cuanto al número de personas afectadas y a los prejuicios que la sociedad tiene sobre los que la padecen.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la epilepsia afecta al 1 % de la población mundial; es decir, aproximadamente 50 millones de personas.

El presidente de la Fundación Mensajeros y Peregrinos de Jesús (MPJ), Óscar Fredy Martínez, contó a LA PRENSA GRÁFICA que desde el primer momento se especializaron en niños con epilepsia; pero luego, dijeron que abarcarían otras áreas.

“Hemos ido evolucionando y el neurocirujano recomendó comprar un videoelectroencefalograma, un equipo de avanzada, que cuesta $34,000. Ahora arrancamos con consultas y lo hemos abierto para todo público, no solo para las personas con epilepsia porque necesitamos sostener esta obra en el tiempo”, comentó Martínez.

En este momento, la fundación abrió la atención de 13 especialidades, entre las que se encuentran neopediatra, neurólogo, epileptólogo, neurocirujano, pediatra, ginecólogo, somnólogo, nutricionista, medicina interna, medicina general, psicología. Ellos empezaron brindando consultas gratuitas en clínicas de médicos amigos, creyentes en el objetivo de esta fundación de apoyar a los más necesitados. Durante dos años han brindado consultas a personas de escasos recursos y les han hecho encefalogramas con apoyo de varios médicos. El doctor Numa Portillo, pediatra neonatólogo, ha sido uno de los fieles creyentes de este proyecto brindando de manera gratuita sus conocimientos en beneficio de personas de escasos recursos que necesitan de su apoyo. “La epilepsia involucra a toda la familia, aunque el papá o la mamá no estén enfermos, pero si ven a su hijo convulsionando a cada momento, psicológicamente ellos tienen un problema... Se ve afectado todo el entorno donde el paciente está. Por eso se pensó en darle un apoyo integral a este tipo de personas: así surgió la idea de incorporar más especialidades y no solamente niños con epilepsia, aunque el motor y la base fue esa”, dijo el doctor Portillo.

Si bien no hay datos certeros de cuántas personas padecen de epilepsia en El Salvador, en la Fundación MPJ calculan que podrían haber cerca de 350,000 con esta enfermedad.

Además de las consultas, detalló el presidente de la fundación, cuentan con el proyecto “Centro de tratamiento y desarrollo integral para quienes padecen epilepsia”. Este proyecto pasa por cinco ejes: dar a conocer la epilepsia, la ayuda solidaria, talleres ocupacionales para los que padecen la enfermedad, obtención de becas, procurar colocar en empresas personas que padecen epilepsia.

A esto se agrega que desee hace dos años, todos los últimos sábados de mes, realizan reuniones de grupos de apoyo en el parque El Talapo, cerca del estadio Cuscatlán. Ahí llevan a especialistas, dependiendo de las necesidades que vayan detectando de los participantes.

También realizan campañas de recolección de medicamentos para los pacientes con epilepsia, los cuales pueden ser llevados hasta la fundación que se encarga de entregarla a quienes lo necesitan.

Proyección

Ahora, para hacer sostenible en el tiempo a la fundación, se necesitan fondos. “Estamos pensando hacer convenios con empresas: ayudan mensualmente con una cantidad (monetaria) determinada y se le dará gratis una cantidad determinada de consultas para sus empleados.

Para que ellos reciban algo por su apoyo y nosotros podamos tener un ingreso permanente”, detalló Martínez.

El doctor Portillo tiene claro que este tipo de fundaciones hacen mucha falta en nuestra sociedad, ya que “el objetivo de la fundación es apoyar a todas las personas que de una u otra manera padecen este tipo de problemas; sin embargo, es necesario también que personas altruistas o empresas pudieran de una u otra manera apoyar a la fundación. Estos apoyos servirían para mantener el proyecto”.

Para brindar su apoyo a la Fundación MPJ puede contactarlos al 2130-2280, por su cuenta de Twitter @fundacionmpj o su página en Facebook: fundacionmpj.

Tags:

  • Fundación MPJ
  • pacientes
  • epilepsia
  • tratamientos

Lee también

Comentarios