Lo más visto

Funes dio un contrato a “Mecafé” en 2013 sin pasar concurso público

Expresidente Mauricio Funes otorgó contrato directo a COSASE para cuidar dependencias de CAPRES por más de $126,000, cantidad que por ley obligaba al Gobierno a hacer una licitación pública.
Enlace copiado
Funes dio un contrato a “Mecafé” en 2013 sin pasar concurso público

Funes dio un contrato a “Mecafé” en 2013 sin pasar concurso público

Funes dio un contrato a “Mecafé” en 2013 sin pasar concurso público

Funes dio un contrato a “Mecafé” en 2013 sin pasar concurso público

Enlace copiado
El 14 de diciembre de 2012, la Presidencia de la República en ese momento administrada por Mauricio Funes, adjudicó una contratación directa a la empresa de seguridad privada de su amigo Miguel Menéndez, conocido como “Mecafé”, para prestar sus servicios al menos a cinco dependencias del Gobierno.

El monto del contrato entre la Presidencia de la República y la empresa de seguridad de “Mecafé”, Compañía Salvadoreña de Seguridad (COSASE), S. A. de C. V., fue por $126, 270. Por esa cantidad de dinero, proveniente de los fondos públicos, COSASE pasó a dar servicios de seguridad a Canal 10 Televisión Educativa y Cultural, adscrita a la Secretaría de Comunicaciones de Casa Presidencial (CAPRES); a la Secretaría de Inclusión Social (en aquella época administrada por la ex primera dama Vanda Pignato); a la División de Asistencia Alimentaria de la Secretaría de Inclusión Social; y a las sedes de Ciudad Mujer en Lourdes, Colón; Usulután, Santa Ana y San Martín, todas adscritas a la secretaría de Pignato.

Sin embargo, el monto por el que la Presidencia de Funes y la empresa COSASE de “Mecafé” firmaron el contrato para seguridad privada durante 2013, para las dependencias del gobierno, obligaba a que se llevara a cabo un concurso público en el que hubiera más empresas que ofertaran esos servicios y se pudiera decidir, por conveniencia en cuanto a precios y razones técnicas, qué ofertante debió haberse contratado.

La Ley de Adquisiciones y Contrataciones de la Administración Pública (LACAP) establece que cuando el monto de adquisición de bienes o servicios que requiera una institución pública sea superior a 240 salarios mínimos del sector comercio, se deberá llevar a cabo un concurso entre empresas, también llamada licitación pública.

En diciembre de 2012, cuando Funes le adjudicó la contratación directa a “Mecafé”, el salario mínimo en el sector comercio era de $224.21. Es decir, que el monto mínimo para hacer una licitación pública en aquel momento era de $53,810.40. Sin embargo, el contrato para la empresa del amigo de Funes fue por $126,270. Una diferencia de $72,459.60 por la que tendría que haberse efectuado una licitación.

En el contrato, cuya copia tiene en poder este periódico, no se hace referencia a las justificaciones de por qué se llevó a cabo una contratación directa por esa cantidad de dinero de los fondos públicos y no se hizo un concurso entre empresas. La LACAP establece que las contrataciones directas son excepcionales y estas tienen lugar cuando, sin importar el precio, se trata de una sola empresa que provee el servicio o el bien requerido, igual cuando se ha declarado desierta por segunda vez una licitación pública o cuando la sociedad tiene la suficiente experticia sobre otras.

Estos hallazgos surgieron de un trámite de petición de acceso a la información pública que llevó a cabo la Oficina de Asesoría Legal Anticorrupción (ALAC) de la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE), en aquella época, cuando se verificaban los presupuestos del proyecto de Ciudad Mujer.

El exdirector de la ALAC, Roberto Burgos, cree que esta contratación directa es una muestra de cómo los amigos del expresidente Funes gozaron de beneficios de parte de la Presidencia de la República durante el período que gobernó.

“Lo que se demuestra es que los amigos del expresidente, y particularmente el propietario de COSASE, obtuvieron no solo información privilegiada sino que además gozaron de tratos preferenciales desde la Presidencia de la República para poder acordar esta clase de servicios, a pesar de que no se observaron todos los requisitos de la LACAP. Considero que este es un caso que también tienen que investigar la Fiscalía General de la República (FGR)”, manifestó Burgos.

Para el exdirector de ALAC, ha quedado en evidencia que Funes era quien benefició a “Mecafé” con contratos para su empresa, pues desde que dejó CAPRES y asumió la nueva administración el actual presidente, Salvador Sánchez Cerén, COSASE ya no es la empresa que tiene la mayoría de contratos de seguridad privada que utiliza el gobierno.

“Es evidente que los niveles de contrataciones han decaído porque el principal protector de la actividad mercantil de COSASE en la administración pública fue precisamente el mismo expresidente Funes”, manifestó Burgos.

Entre los años 2010 y 2014, la empresa COSASE, del amigo de Funes, obtuvo contratos para dar seguridad privada a instituciones del Órgano Ejecutivo, incluidas autónomas como la ANDA y CEL, por alrededor de los $21.5 millones, según registros públicos de COMPRASAL.

En 2016, los contratos de seguridad privada que ha obtenido COSASE dentro de la administración del actual mandatario, Salvador Sánchez Cerén, son tres y por un monto conjunto de $908,546.78.

La cantidad no llega ni a $1,000,000.

“La mayoría de los amigos de Mauricio, aquellos que financiaron la campaña del expresidente, terminaron siendo premiados con altos cargos en el gobierno del mismo Funes. Me refiero al ahora ministro de la Defensa Nacional, me refiero a los hermanos Cáceres, me refiero al mismo señor Miguel Menéndez, conocido como ‘Mecafé’, y otros funcionarios que fueron no solo parte del grupo de los Amigos de Mauricio sino que pasaron a ser parte del gobierno”, manifestó el exdirector de ALAC.

El expresidente Funes es investigado por la FGR por cinco delitos: peculado, negociaciones ilícitas, malversación, enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias. Actualmente se encuentra en Nicaragua, en donde él asegura que se encuentra trabajando, para lo que ha tramitado una residencia. Pero para el fiscal general, Douglas Meléndez, lo que tramita Funes es un asilo, debido a las indagaciones en su contra.

Tags:

  • funes-mecafé

Lee también

Comentarios