Lo más visto

Más de El Salvador

Funes veta reformas a la LAIP

Los cambios que la Asamblea hizo a la ley la semana pasada fueron vetados por “inconvenientes”. ARENA asegura que la sociedad civil “dobló el brazo” al presidente, a FMLN, GANA y PCN. Ejecutivo, por su parte, rechaza argumentación del partido opositor.
Enlace copiado
Enlace copiado
El presidente de la República, Mauricio Funes, vetó ayer los cambios a la Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP) que incluían nuevas causales de reserva y reformaban el proceso de elección de los comisionados al Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP), institución a la cual también le restaban facultades para resolver controversias.

“El suscrito es de la opinión que dichas reformas no son convenientes para los avances que se han logrado en cuanto al derecho de acceso a la información pública”, dice Funes en sus argumentaciones.

La Asamblea Legislativa remitió ayer al gobernante el decreto con las reformas a la LAIP, aprobadas con dispensa de trámites el pasado viernes en la madrugada por las bancadas del FMLN, GANA y PCN.

De inmediato, las reformas causaron rechazo de diversos sectores de la sociedad y solicitaron al presidente Funes hacer uso del veto, de lo contrario, acudirían a la Sala de lo Constitucional de la CSJ.

Funes había dicho que no iba a aceptar presiones de la sociedad civil, asegura que estas enmiendas “significarían un enorme retroceso de lo logrado por este Gobierno en cuanto a la creación de mecanismos contundentes que permitan a la población vigilar la gestión y la transparencia con la que se ha venido actuando, por lo que reiteró que no es conveniente incorporarlas al ordenamiento jurídico”.

Sin embargo, ARENA aseguró ayer que la decisión de veto del gobernante fue movida por las presiones de los sectores de la sociedad.

Donato Vaquerano, jefe de fracción arenera en la Asamblea Legislativa, no tuvo reparos al asegurar ayer que la sociedad civil “le dobló la mano” a Funes.

“La población salvadoreña ha logrado hacer cambiar de conducta al presidente de la República y a los partidos políticos que pretendían mancillar la ley”, dijo Vaquerano, quien ponderó el rol jugado por los salvadoreños en las redes sociales.

Aunque Funes lo ha negado, ARENA afirma que el presidente de la República fue quien propuso las enmiendas a la norma y que con su veto “fue vencido (por el) pueblo salvadoreño, que le ha dicho que ante la intransigencia, tosudez y prepotencia existe algo que es indispensable en una democracia, y eso es la voz del pueblo”.

El secretario de asuntos jurídicos de la Presidencia de la República, Ricardo Marroquín, rechaza que las presiones sociales hayan llevado a Funes a vetar las enmiendas.

“(Funes) tomó la decisión de vetar por inconveniencia las reformas que promovió la Asamblea Legislativa a la Ley de Acceso a la Información Pública. Lo hizo fundado en derecho y al margen de las presiones que diversos grupos pretendieron ejercer, con fines y argumentos más electoreros que jurídicos”, afirmó Marroquín.

El funcionario consideró y recordó que “el derecho de acceso a la información es un derecho constitucional derivado del derecho a la libertad de expresión, por lo que siempre ha estado a disposición del ciudadano; sin embargo, es hasta esta administración que se han proporcionado los mecanismos necesarios para hacerlo efectivo”.

El PCN, que sumó sus siete votos en favor de las enmiendas a la LAIP, ahora reflexiona sobre esa decisión. Su diputado Antonio Almendáriz, que no votó por las reformas, dice que el veto presidencial viene a corregir un yerro del congreso.

“Nos dijeron (los diputados que votaron) que había sido un error y que había que enmendarlo. La decisión del presidente de vetar es correcta, porque no era correcto lo que se hizo”, dijo Almendáriz, que calificó de “apresurada” la reforma votada a la 1:29 el pasado viernes en la madrugada. El PCN respaldó con los votos de dos diputados propietarios y cinco suplentes más la votación.

El jefe de bancada de GANA, Walter Guzmán, dijo que Funes, con su veto, hace uso de su legítimo derecho consagrado en la Carta Magna. Guzmán, sin embargo, ve raro que el vicepresidente y presidenciable efemelenista Salvador Sánchez Cerén haya pedido el veto, cuando el FMLN promocionó las enmiendas. “No entiendo por qué el candidato presidencial del FMLN le pide al presidente Funes que vete, cuando fue su partido político quien dio iniciativa e insistió en su votación con dispensa de trámites”, dijo Guzmán.

Las enmiendas derogaban la atribución que tiene el IAIP para “resolver controversias en relación con la clasificación y desclasificación de información reservada”. Además, este ya no ordenaría, sino que recomendaría a las instituciones conceder el acceso de la información pública al interesado, una vez haya sido determinado que esta no es reservada o confidencial.

Asimismo, elevaban a categoría de “información reservada” la realizada por el Organismo de Inteligencia del Estado (OIE), el Centro de Intervención de las Telecomunicaciones y todas las actividades relacionadas con la seguridad presidencial. También reformaban el proceso de elección de los comisionados al IAIP.

http://multimedia.laprensagrafica.com/pdf/2013/02/vetopresidencialreformaslaip.pdf







Tags:

Lee también

Comentarios