Furgones hallados en lugar de masacre tienen alteraciones

Según subdirector de la PNC, no tiene mucha fuerza la versión de que cartel mexicano esté involucrado en asesinato de nueve personas en Quezaltepeque, el lunes pasado.
Enlace copiado
Vigilancia.  En el predio donde ocurrió la masacre aún se encuentra custodiado por personal policial. Cámaras de vigilancia se mantienen, pero archivos fueron destruidos.

Vigilancia. En el predio donde ocurrió la masacre aún se encuentra custodiado por personal policial. Cámaras de vigilancia se mantienen, pero archivos fueron destruidos.

Inspección.  Un vehículo tipo sedán ya había sido inspeccionado por la PNC y embalado en el sitio de la masacre.  Según autoridades, los automóviles pudieron haber trasladado droga fuera del país. Furgones también tienen alteraciones en sus características, dijo jefe policial.

Inspección. Un vehículo tipo sedán ya había sido inspeccionado por la PNC y embalado en el sitio de la masacre. Según autoridades, los automóviles pudieron haber trasladado droga fuera del país. Furgones también tienen alteraciones en sus características, dijo jefe policial.

Furgones hallados en lugar de masacre tienen alteraciones

Furgones hallados en lugar de masacre tienen alteraciones

Furgones hallados en lugar de masacre tienen alteraciones

Furgones hallados en lugar de masacre tienen alteraciones

Furgones hallados en lugar de masacre tienen alteraciones

Furgones hallados en lugar de masacre tienen alteraciones

Furgones hallados en lugar de masacre tienen alteraciones

Furgones hallados en lugar de masacre tienen alteraciones

Enlace copiado
El subdirector de la Policía Nacional Civil (PNC), Howard Cotto, confirmó ayer, luego de 48 horas de la masacre reportada en Quezaltepeque (La Libertad) donde nueve personas fueron asesinadas, que el ataque tiene relación con el tráfico de droga.

En el predio, donde estacionaban cabezales que realizaban viajes fuera del país con diferente cargamento, un vehículo, tipo sedan, ya había sido embalado.

Según Cotto, en el lugar existen indicios de que los automóviles pudieron haber servido para el traslado de la droga; por ello, se hace un trabajo minucioso, explicó el jefe policial.

Ayer, una cinta amarilla impedía el paso peatonal hacia el terreno donde fue cometida la masacre. Adentro, un par de agentes policiales custodiaban la escena. Argumentaron que se encontraban a cargo del lugar mientras llegaba la Fiscalía y la Policía. No obstante, otro grupo de policías que llegó al lugar afirmó que las autoridades estaban de vacaciones y que la inspección iniciaría de nuevo al culminar la Semana Santa.

De acuerdo con Cotto, el lugar se mantiene bajo protección porque todavía hay elementos de prueba, entre ellos, la inspección de cada uno de los cabezales, porque podrían haber sido robados.

“Además del hallazgo de los cadáveres, hemos estado revisando constantemente los furgones. Hemos podido constatar que algunos de estos furgones tenían alteraciones en sus características, sobre todo en número de motor y chasis que nos da indicios de que los vehículos estaban siendo robados”, manifestó.

La marca de la “Z”

El subdirector de la PNC alegó ayer que las manchas roja en forma de “Z” encontrada en el cuarto donde fueron localizados los cadáveres no tiene relación con el grupo de narcotraficantes llamado Los Zetas, sino más bien consideró que se trató de una distracción.

“No es otra cosa más que una acción distractora que pretendía generar la idea de que un grupo criminal, de otro país, pudiera haber venido a cometer un hecho así”, estimó el jefe policial.

El funcionario no descarta que las personas que fueron asesinadas en las oficinas del parqueo de los furgones fueran llevadas al lugar para ejecutarlas. Según los familiares de las víctimas, eran originarias de La Unión, La Libertad y San Salvador.

Entre las víctimas se encontraban  Ricardo, Ramón Alfredo y Omar Adolfo, los tres de apellido Alemán, quienes fueron sepultados ayer en un cementerio privado en San Salvador. Mientras tanto, el sepelio de Rudis Alcides Lazo, primo de Reynerio Flores Lazo, excabecilla de la banda de narcotraficantes Los Perrones, fue programado para este día.

Pese a que entre las víctimas está el familiar del excabecilla de Los Perrones, Cotto dijo que era muy apresurado vincular a la estructura de narcotraficantes con el crimen cometido en el lote de Quezaltepeque.

Los investigadores coincidieron que se trató de una masacre planificada. Para sustentar esto, tomaron en cuenta que el grupo de hombres armados conocía a las víctimas y las introdujo en la oficina donde fueron asesinados.

Además, manifestaron que las armas que utilizaron fueron de grueso calibre y que incluso tenían silenciador para no alertar a los habitantes de lo que ocurría.

Los investigadores también concluyeron que la escena fue diseñada. Muchos de los casquillos de las armas fueron recolectados de la escena por los hechores y el sistema de videovigilancia fue destruido.

La PNC aún no determina si fue un ajuste de cuentas entre el mismo grupo o hubo participación de un grupo contrario.

Tags:

  • masacre
  • furgones
  • narcotrafico
  • san juan opico
  • howard cotto
  • quezaltepeque
  • cartel de los zeta
  • los perrones
  • reynerio flores lazo

Lee también

Comentarios

Newsletter