Lo más visto

GOES tras $13.8 mill para costear el Buen Vivir Rural II

ARENA aseguró que petición enciende las alarmas, dicen que no les han entregado informe de la primera fase del programa que costó $11.8 millones. FUNDE señala que es pertinente revisar logros antes de endeudarse más.
Enlace copiado
GOES tras $13.8 mill para costear el Buen Vivir Rural II

GOES tras $13.8 mill para costear el Buen Vivir Rural II

Negativa.  El diputado del PDC Rodolfo Parker (izquierda) dijo que su partido no daría aval para este préstamo, pues solo apoyarían deuda para el financiamiento del fondo de pensiones.

Negativa. El diputado del PDC Rodolfo Parker (izquierda) dijo que su partido no daría aval para este préstamo, pues solo apoyarían deuda para el financiamiento del fondo de pensiones.

GOES tras $13.8 mill para costear el Buen Vivir Rural II

GOES tras $13.8 mill para costear el Buen Vivir Rural II

Enlace copiado
Para contribuir a la disminución de la pobreza en la zona rural, el Gobierno de El Salvador no tiene fondos suficientes, es por eso que está solicitando un préstamo por $13,890,000 para financiar y poder ejecutar el programa nacional de transformación económica para el Buen Vivir-Rural Adelante II.

“Incrementar los ingresos y la resiliencia al cambio climático de forma sostenible de las familias rurales en condición de pobreza de las regiones de oriente, occidente y central-paracentral” es el objetivo del programa, según se lee en el documento que presentó el Ministerio de Hacienda a la Asamblea Legislativa para ser aprobado.

El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) es el organismo que otorgaría los fondos que tienen un carácter de “reembolsables”, es decir, el Estado salvadoreño deberá devolver los más de $13 millones, para ello el FIDA le otorgará un plazo de 18 años.

A ese período de pago le agregan otros 18 años que corresponden al tiempo por el que se endeudó el Estado el año pasado, debido a que también tuvo que adquirir un préstamo por $11,821,075.33. Estos fondos también los desembolsó el FIDA y sirvieron para el financiamiento de la primera fase del Buen Vivir-Rural Adelante.

Es decir, en menos de dos años el Ejecutivo está buscando endeudar al país por 36 años solo para el financiamiento de un programa que forma parte del plan del gobierno actual.

“Esa ha sido la dinámica de gestión pública que ha desarrollado el FMLN, son irresponsables para gastar y sin fondo para pedir dinero, o sea siempre piden, piden, piden más, más y más préstamos”, aseguró el diputado de ARENA, directivo de la Asamblea Legislativa y miembro de la comisión de hacienda Donato Vaquerano al referirse a las peticiones de préstamo que constantemente hace el Órgano Ejecutivo.

La petición del ministro de Hacienda se presentó en días que se han visto marcados por la polémica. El partido de oposición se retiró de las mesas de diálogo tripartitas que mantenían junto al Gobierno y al FMLN.

Lo anterior deja automáticamente al Ejecutivo sin los votos necesarios para aprobar el empréstito. Requieren del apoyo de 56 parlamentarios, a esa cantidad solo pueden llegar con el apoyo del partido de oposición.

Vaquerano dijo tajante que para pensar en apoyar el préstamo para el Buen Vivir Rural II iban a estudiarlo con detenimiento, puesto que el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), entidad que ejecutó los fondos para la fase I y que lo hará con la etapa II del programa, no ha presentado informes de lo realizado. Esto los hace dudar de la utilización que están haciendo de los fondos otorgados.

Por su parte, el diputado del FMLN Rolando Mata que también pertenece a la comisión de hacienda reiteró que al ministro de Agricultura “no lo hemos llamado, cuando lo llamemos va a venir, de seguro va a venir, pero ahora no lo hemos llamado. Nosotros sí creemos (en el programa) porque es una inversión para el país, no es para que lo roben”.

Para incrementar los ingresos y la resiliencia al cambio climático en los productores de las zonas que se consideran secas, el programa contempla ejes relacionados con el fortalecimiento de las capacidades de producción sustentables, desarrollar cadenas de valor competitivas y fortalecer las políticas públicas de desarrollo rural.

Para el primer componente se plantea desarrollar un programa de formación técnica, para el segundo se busca crear mesas de coordinación para establecer modelos de negocios (140 organizaciones se espera beneficiar con este componente) y para el tercero se pretende realizar análisis, formulación e implementación de políticas de desarrollo.

“La población-objetivo del programa incluye a la población rural en condiciones de pobreza”, según se lee en el documento, estos deben ser los beneficiados.

Además de las familias también está la población institucional, es decir, entidades públicas que con los fondos deben fortalecer sus capacidades. El MAG, ejecutor de los fondos, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), el Instituto Nacional de la Juventud (INJUVE) son algunas de las instituciones que figuran.

Evaluar resultados antes de aprobar una nueva deuda es lo que el director ejecutivo de la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE), Roberto Rubio, recomienda. “Si realmente están pensando en algo innovador, en algo para mitigar los efectos del cambio climático y funciona, bienvenido sea, pero si no, habría que pensar nuevamente en la idea del proyecto”, dijo Rubio.

 

Lee también

Comentarios