Lo más visto

Más de El Salvador

Ganaderos agobiados por el cuatrerismo

En lo que va del año ya registran tres casos de destaces furtivos de animales en Sonsonate.
Enlace copiado
Enlace copiado
Pequeños ganaderos de los municipios de Sonsonate y Acajutla están sufriendo por el accionar de las bandas de cuatreros que se dedican al hurto y destace de semovientes. Los afectados denunciaron, en entrevista con LA PRENSA GRÁFICA, que en la hacienda El Polvón del cantón Miravalle, y Chiquihuat, ambos del municipio de Sonsonate, se han visto afectados seriamente por los delincuentes.

En Miravalle los hampones llegaron la semana pasada a un potrero y destazaron dos vacas. Los desconocidos tuvieron el tiempo suficiente para sacrificar a los animales y solo dejaron sus esqueletos.

Mientras que en Chiquihuat los cuatreros se llevaron dos caballos y se sospecha que los mataron en otro lugar para luego vender la carne, la cual hacen pasar como de vaca.

Según los ganaderos de la hacienda El Polvón, varias vacas fueron dejadas en un potrero de la zona y posiblemente los cuatreros ya tenían ubicado el lugar donde permanecían los semovientes, pues llegaron la semana pasada para matar y pelar a las bestias en el mismo lugar.

Fue hasta el día siguiente cuando los encargados de ir a traer a algunas de las vacas que se ordeñan vieron los restos de los animales que habían dejado en el terreno.

Por ser un área desolada y alejada de viviendas, los delincuentes tuvieron tiempo para sacar la carne del lugar, posiblemente llevaron sacos para cargarla.

Los dueños de los animales dieron aviso a la Policía Nacional Civil (PNC) para que realizara la respectiva inspección y tomar nota de lo sucedido.

Los lugareños aseguraron que el accionar de las bandas de cuatreros en el área no es nueva, ya que cada año se registran casos.

De hecho, en febrero de 2014 la División Central de Investigación de la PNC realizó un operativo en los departamentos de Sonsonate y Ahuachapán, y capturaron a 28 sujetos vinculados a bandas de cuatreros, luego de recibirse decenas de denuncias en varios municipios. Las capturas han continuado desde entonces.

Fiscales de la Unidad de Patrimonio Privado de Ahuachapán informaron esta semana que en 2016 no se registró ninguna denuncia, tampoco este año.

En el caso del cantón Chiquihuat, en Sonsonate, también los animales de carga fueron extraídos de los terrenos. Se desconoce si se los llevaron para monta o para sacrificarlos.

La carne de caballo en ocasiones ha sido comercializada en los mercados del país y los propietarios de los equinos en Chiquihuat sospechan que pudieron haberlos matado para vender carne por libras.

Los afectados pidieron a la PNC que investigue ambos casos, ya que podrían haber acciones similares en los próximos días.

Una fuente de la Policía en Sonsonate aseguró que ya están investigando, y que se ha enviado a agentes de la Policía Rural para que realicen patrullajes, con apoyo de soldados.

Tags:

Lee también

Comentarios