Lo más visto

Más de El Salvador

Gasto militar en tiempos de paz es similar al de la guerra

Estudio estima un gasto equivalente entre 2016 y 1985. En los años con más militares en las calles han ocurrido más homicidios, según estadísticas.

Enlace copiado
Gasto militar en tiempos de paz es similar al de la guerra

Gasto militar en tiempos de paz es similar al de la guerra

Enlace copiado

El Salvador tuvo en 1985 un gasto militar equivalente al valor de $250.4 millones. Es decir, ese fue el gasto militar en uno de los años cuando la guerra estaba en su mayor intensidad. En 2015, después de dos décadas de la firma de los Acuerdos de Paz, hubo un gasto militar de $248 millones y el año pasado la cifra fue similar: $232.6 millones, según la investigación del Instituto Internacional para la Paz de Estocolmo (SIPRI, por sus siglas en inglés), publicada por el Banco Mundial (BM) en abril pasado.

El dato del gasto militar de los últimos dos años, comparado con las estadísticas de la violencia homicida del Instituto de Medicina Legal (IML), indica que el refuerzo del presupuesto anual del Ministerio de la Defensa no significó la disminución de la cantidad de víctimas. El año 2015, cuando hubo un mayor gasto militar, cerró como el más violento en lo que va de este siglo. En ese año hubo 6,656 víctimas y el año pasado cerró con 5,278 asesinatos. Las estadísticas muestran que los años anteriores, es decir 2012 y 2013, cerraron con menos de 4,000 víctimas. En esos dos años ocurrió la tregua entre pandillas.

(Poner el cursor sobre el gráfico para ver las cantidades)

La investigación publicada por el Banco Mundial revela que para el año pasado el gasto militar incrementó 50 % en la región centroamericana, exceptuando en Costa Rica porque no tiene Ejército. Mientras que en Norteamérica y en el sur de América hubo una disminución del 5 % en el gasto militar.

El Salvador, en el Triángulo Norte de Centroamérica, ocupa el tercer lugar en gasto militar; el primero lo tiene Honduras con $343 millones; y el segundo, Guatemala con $271 millones.

Aunque tiene el tercer lugar en el Triángulo Norte, de acuerdo con la referida investigación, El Salvador tiene un gasto mayor al de Afganistán, que cerró 2016 con $176 millones en medio de una guerra, que comenzó como la respuesta de Estados Unidos por los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Las estadísticas también indican que en los años en que más militares han salido del cuartel para patrullar y realizar tareas de seguridad pública la violencia homicida no disminuyó, sino que, por el contrario, aumentó. Así lo revelan los datos que obtuvo este periódico en el Ministerio de la Defensa Nacional (MDN), a través de la Ley de Acceso a la Información, sobre el incremento de los militares que patrullaron desde 2009 hasta septiembre de este año.

Más militares, más denuncias

En cuanto al incremento de militares en tareas de seguridad pública, la cantidad pasó de 3,981 en 2009 a 13,822 en septiembre de este año. Todo esto a través de decretos y medidas extraordinarias de los dos gobiernos del FMLN y avaladas por la Asamblea. De acuerdo con el detalle de los 13,822 militares que actualmente están en las calles del país apoyando a la Policía Nacional Civil (PNC), 47 son oficiales superiores, 158 son oficiales subalternos, 130 son suboficiales y el resto son miembros de las tropas distribuidas en distintas fuerzas de tarea conjunta. Algunas de esas fuerzas de tarea son Zeus, San Carlos, Sumpul, Vulcano, Fuerza Especializada de Reacción El Salvador Seguro (FERES), entre otras.

En contraste, las estadísticas de la Fiscalía General de la República (FGR) reflejan que desde 2013, cuando ya había 4,876 militares en las calles, comenzaron a acumularse los avisos y denuncias en su contra por lesiones, amenazas de muerte, hurtos y privación de libertad. Las denuncias entre 2013 y abril de este año suman más de 400.

La Procuraduría para los Derechos Humanos (PDDH) también informa cada mes que entre las instituciones más denunciadas está la Fuerza Armada con más de 100 denuncias mensuales.

 

EL ANÁLISIS DE LOS CRIMINÓLOGOS

El criminólogo Carlos Carcach, consultado sobre el informe publicado por el BM, dijo ayer a este periódico que los últimos dos gobiernos del país han sacado a los militares para utilizarlos mediáticamente más que para lograr resultados. “Yo soy de la opinión de que no debería usarse la Fuerza Armada para fines de seguridad pública. Todos estos recursos deberían asignarse a la Policía y sacar a los militares, porque se corre el riesgo de que la población pierda la confianza. A mí me parece que los gobiernos han sacado a los militares para tener más un efecto mediático y que la gente perciba que el Gobierno está haciendo algo”, dijo Carcach.

En cambio, el experto en seguridad Ricardo Sosa considera que es “indispensable mantener a la FAES porque el crimen organizado ha sobrepasado a la formación de la PNC” y agregó que “si no fuera por los militares, la situación del país sería peor”. Sosa también dijo que en este tema el presidente debe mejorar su estrategia para utilizar a los militares.

En abril de 2014, la Sala de lo Constitucional avaló que militares realizaran tareas de seguridad pública. El razonamiento en aquel momento fue que, dada la situación de criminalidad e inseguridad, el decreto que avalaba más soldados respetaba los límites constitucionales.

Lee también

Comentarios