Gobierno admite que descontento propició cambios en Seguridad

El portavoz del gobierno destacó que el nuevo ministro de Justicia y Seguridad "surge de las filas policiales", de donde salen "funcionarios que conocen el trabajo que hoy se demanda".
Enlace copiado
Gobierno admite que descontento propició cambios en Seguridad

Gobierno admite que descontento propició cambios en Seguridad

Enlace copiado
El portavoz del Gobierno salvadoreño, Eugenio Chicas, admitió hoy que el descontento por los resultados en el combate a la violencia, que se cobró la vida de unas 6,670 personas en 2015, propiciaron el nombramiento de un nuevo ministro de Justicia y Seguridad.
 
Según Chicas, "los resultados no estaban siendo satisfactorios", por lo que se sustituyó a Benito Lara por el exdirector de la Policía Mauricio Ramírez Landaverde.
 
No obstante, el funcionario matizó este hecho al decir que el año en el que Lara encabezó el ministerio de Justicia "sirvió para construir las bases" de la estrategia contra la violencia, que el Gobierno centra en el plan El Salvador Seguro.
 
La llegada de Landaverde dará más "velocidad" en la aplicación de dicho plan, explicó Chicas.
 
"Lo que ha hecho el presidente (Salvador Sánchez Cerén) es cambiar muy buenos fondistas para poner muy buenos velocistas", porque "si las bases están construidas, lo que hoy necesitamos es velocidad, respuestas, resultados", expuso durante una entrevista en el canal estatal.
 
El portavoz del Ejecutivo destacó que el nuevo ministro de Justicia y Seguridad "surge de las filas policiales", de donde salen "funcionarios que conocen el trabajo que hoy se demanda".
 
"La señal es muy clara, no es una simple rotación, es poner en manos de policías de carrera, formados y con un liderazgo muy claro, uno de los elementos cruciales, una piedra angular de la estrategia de seguridad pública", sostuvo el secretario de comunicaciones.
 
Landaverde fue nombrado titular de Justicia y Seguridad el pasado 22 de enero después de permanecer por más de un año como director de la Policía, puesto que asumió Howard Cotto, también policía de carrera.
 
Durante el nombramiento, el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, consideró que "la estrategia integral es correcta; lo que se pretende (con los nuevos nombramientos) es una mayor efectividad de la estrategia, partiendo de que hay una política y un rumbo claro".
 
En 2015, la cifra de asesinatos superó en más de un 70 % a los registrados en 2014 y la tasa media de muertes violentas superó a la registrada anualmente durante la guerra civil que la nación centroamericana vivió entre 1980 y 1992.
 
De igual forma, Eugenio Chicas reconoció a mediados de diciembre anterior en una entrevista con Acan-Efe de que las pandillas habían logrado infiltrarse en los cuerpos de seguridad.
 
Explicó que la Fuerza Armada detectó unos 100 casos de personas vinculadas a grupos criminales que "entraron o intentaron entrar" en el cuerpo, pero "fueron detectados por la inteligencia del Ejército y automáticamente expulsados o no admitidos".
 
"Igual que en el caso del Ejército, en la Policía Nacional Civil (PNC), se detectaron más de 200 casos, que fueron expulsados aquellos que lograron entrar y no admitidos los que se descubrieron antes de llegar a formar parte de la institución", señaló Chicas.
 
El Ejecutivo culpa a las pandillas de mantener los altos índices de violencia que sitúan a El Salvador como uno de los países más violentos del mundo.
 

Tags:

  • violencia el salvador
  • pnc
  • ministerio de seguridad

Lee también

Comentarios

Newsletter