Gobierno de El Salvador celebra "pronta proclamación como beato" de Rutilio Grande

  "El gobierno de El Salvador respalda esta decisión del Papa Francisco y del Vaticano, que confirma que, junto a San Romero, nuestra sociedad tiene dos importantes referentes de la fe católica a nivel mundial", acotó la presidencia.

Enlace copiado
EFE

EFE

Enlace copiado

El gobierno salvadoreño se congratuló por el reconocimiento del papa Francisco del martirio del cura Rutilio Grande, y por su "pronta proclamación como beato de la Iglesia Católica". 

“El gobierno del presidente Nayib Bukele celebra esta importante noticia para El Salvador, la Iglesia Católica, su feligresía y toda la población; la decisión de la Santa Sede de proclamarlo mártir y posible beato nos demuestra que este paso es muy significativo para la sociedad, la paz y la tranquilidad de nuestro país a través de la fe y los valores que profesaba el padre Grande, una persona contemporánea a San Oscar Arnulfo Romero”, dijo la presidencia de El Salvador en un comunicado de prensa.   

El papa Francisco aprobó el sábado un decreto que proclama mártir de la fe católica a Grande, así como a dos salvadoreños que lo acompañaban y que fueron asesinados. Si bien esto supone que puede ser beatificado sin la atribución de un milagro a su intervención, sí se requerirá la verificación de un milagro para su canonización.

Grande, de 49 años, fue asesinado el 12 de marzo de 1977 junto a Manuel Solorzano, de 72, y Nelson Rutilio Lemus de 16, cuando conducía un vehículo en una carretera rural del municipio de Aguilares al norte de la capital. 

 "El gobierno de El Salvador respalda esta decisión del Papa Francisco y del Vaticano, que confirma que, junto a San Romero, nuestra sociedad tiene dos importantes referentes de la fe católica a nivel mundial", acotó la presidencia.

El “padre Tilo”, como le llamaban sus amigos y feligreses, era muy amigo del arzobispo Oscar Arnulfo Romero, que en octubre de 2017 fue canonizado por el papa Francisco.

Romero -llamado también “la voz de los sin voz” por abogar por los más pobres e indefensos durante la década de 1970- fue asesinado por un francotirador con un disparo al corazón cuando oficiaba misa el 24 de marzo de 1980. Unos días antes había pedido a los militares en una homilía que “en nombre de Dios y de este sufrido pueblo cesen la represión”.

Además, Bukele recortó que hace cinco años, fue el mismo papa Francisco quien le dijo “esperen la beatificación de Rutilio Grande”.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines