Lo más visto

Más de El Salvador

Gobierno salvadoreño compró botas en $225 mil a empresa de familia de Alabi

La empresa Autodo S.A. de C.V. se dedica a vender repuestos para vehículos pero vendió botas de hule al Ministerio de Salud. La junta directiva la componen los primos hermanos del ministro de Salud Francisco Alabi y la representante legal es su tía política Celina Quiñónez.

Enlace copiado
Francisco Alabi autorizó la compra de botas de hule para personal médico por $225 mil. Foto: Cortesía

Francisco Alabi autorizó la compra de botas de hule para personal médico por $225 mil. Foto: Cortesía

Enlace copiado

El Gobierno de El Salvador a través del ministro de Salud, Francisco Alabi, autorizó la compra de botas de hule para personal médico por $225 mil. Sin embargo, la compra se hizo a una empresa de la familia del funcionario, que se dedica a vender repuestos para vehículos, según información publicada en el sitio digital Gato Encerrado. 

La compra de las botas fue autorizada el día 17 de abril por el ministro Alabi y el detalle de esta se encuentra alojado en el Sistema Electrónico de Compras Públicas (COMPRASAL).  

Se detalla que la compra es de 30 mil pares de botas de hule, marca “Tornado”, a un precio unitario de $7.50 sin IVA incluido. Sin embargo, en el documento de orden de compra de bienes y servicios con número 133/2020 aparece la firma del ministro Alabi y la de Celina Quiñónez, quien es presidenta y representante legal de una empresa que se dedica a vender repuestos para vehículos llamada Autodo S.A de C.V.  

Celina es tía política de Alabi, madre de sus primos hermanos: José Ángel, Gonzálo y Violeta Montoya Quiñonez. Todos ellos también aparecen como miembros de la junta directiva de la empresa, según el Centro Nacional de Registros (CNR).   

Según el CNR, Autodo S.A de C.V. es una empresa que fue fundada en 1985, que se dedica a la venta de repuestos para vehículos y cuenta con un capital de $35 mil. 

La categoría de esa orden está registrada en el portal como “compras por emergencias. Según expertos en temas de transparencia, el Gobierno ha utilizado la emergencia para realizar compras directas, saltándose la Ley de Adquisiciones y Contrataciones de la Administración Pública (LACAP); sin embargo, dicen que no es ético favorecer a una empresa familiar. 

Durante la emergencia por la covid-19, el Gobierno ha tenido dos mecanismos para saltarse la LACAP y hacer compras directas. La Asamblea Legislativa aprobó una ley de estado de emergencia con la que suspendió la LACAP y autorizó al Ministerio de Hacienda para que fuera el encargado de los lineamientos a seguir por el Gobierno central y las municipalidades.  


El Gobierno también ha hecho uso de un fondo de emergencia para compras directas a través de la Ley del Fondo de Protección Civil, Prevención y Mitigación de Desastres (Fopromid). “Los fondos de Fopromid se pueden utilizar en dos momentos: uno para prevenir un desastre y otro cuando estamos en estado de emergencia", dijo recientemente la presidenta de la Corte de Cuentas, Carmen Rivas.  

Este sería otro caso en el que un funcionario se encuentra relacionado con empresas a las que el Gobierno les ha comprado en la emergencia. El primero de estos casos fue cuando se favoreció con un contrato al presidente del Fondo Ambiental de El Salvador (FONAES), Jorge Aguilar, con la compra de protectores faciales.

El otro caso mencionado es el del viceministro de Ingresos del Ministerio de Hacienda, José Alejandro Zelaya Villalobos, quien es socio del representante de la firma que vendió protectores faciales a Salud por $750,000. 

 
Incrementan los fallecidos por neumonía en El Salvador

Tags:

  • Gobierno de El Salvador
  • CNR
  • Comprasal
  • Familia Alabi
  • Francisco Alabi

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines