Gobierno suaviza su propuesta de reforma a pensiones

En la nueva versión se garantiza que se dará la rentabilidad a los que no cumplan requisitos para la pensión por vejez pero ya tengan la edad de jubilación. AFP serían contratadas para el manejo de reparto.
Enlace copiado
Enlace copiado
El Gobierno de la República envió a la Asamblea Legislativa una nueva versión de su propuesta de reforma de pensiones para que sea discutida por las fuerzas políticas en el congreso y que significa una suavización respecto de la iniciativa original, ya que se incluyen garantías de beneficios para los cotizantes, inexistentes en la propuesta original.

La garantía más relevante es el otorgamiento de la rentabilidad que producirían las cotizaciones que dé el afiliado a la Administradora de Fondos de Pensiones (AFP) cuando se cumpla la edad legal para pensionarse por vejez (60 años los hombres, 55 años las mujeres). En la actualidad, si una persona cumple la edad legal para pensionarse por vejez pero no ha cumplido 25 años de cotización, solo se entrega el saldo ahorrado, sin la rentabilidad que generó.

La reforma replanteada indica que en los casos en que el afiliado sobrepase la edad de jubilación pero no haya alcanzado los 25 años de cotización y quiera seguir aportando, su empleador estará obligado a cubrir parte de la cuota que le corresponde.

La nueva versión de la iniciativa del Gobierno adiciona beneficios que habían sido omitidos en la propuesta original. En el caso de los beneficios del régimen de reparto basado en la solidaridad intergeneracional, se reconocen las “pensiones fijas de vejez de forma vitalicia; pensiones de invalidez total e invalidez parcial; pensiones de sobrevivencia; cobertura contributiva del Seguro Social, tanto para los pensionados como para los que reciban asignaciones; derecho de heredar el remanente de lo cotizado, en caso de fallecimiento del pensionado y no existan beneficiarios de sobrevivencia; y el beneficio de Navidad”, se lee en la iniciativa.

Menos desconfianza

El Gobierno ha incluido en la nueva versión de su propuesta de reforma de pensiones un registro de cotizaciones del sistema de reparto. “Para la determinación de los beneficios a obtener en el régimen de reparto, las instituciones previsionales deberán llevar un registro contable de los aportes por cada uno de los afiliados al sistema”, dice la iniciativa.

Los partidos políticos de oposición habían criticado con dureza que los aportes de los afiliados que se iban a pasar al régimen de reparto iban a quedar sin identificarse, por lo que surgieron las críticas acerca de que los fondos de pensiones de los cotizantes se iban a desvanecer, ya que se iba a perder el registro contable que en la actualidad tiene cada cuenta individual en el sistema de ahorro.

El sistema de reparto, según la nueva versión, será para el “pago de los beneficios que el Estado asume en el sistema previsional” y ya no para pagar “los beneficios de los afiliados” a ese régimen.

Otro de los puntos más relevantes de la nueva versión gubernamental es que las AFP podrán ser contratadas para la administración del régimen de reparto, por lo que el Gobierno no sería el administrador de los fondos en el régimen de reparto.

Sin embargo, la nueva propuesta no solventa vacíos señalados acerca de la sostenibilidad en el tiempo del sistema mixto, ni resuelve la cobertura ni tampoco las vías para mejorar la rentabilidad de las cotizaciones de afiliados.

Lee también

Comentarios

Newsletter