Lo más visto

Gratitud por los primeros pasos y decir las primeras palabras

Casi cinco meses han pasado desde el 29 de mayo de 2016, cuando un accidente de tránsito cambió por completo la vida de Roberto Abimael Cruz Urquilla, un joven de 21 años que lucha cada día por recobrar la movilidad y por poder comunicarse de nuevo, gracias a las terapias que recibe en FUNTER.
Enlace copiado
Enlace copiado
 Dejar de utilizar el bastón y caminar por sí solo en su casa son parte de los logros por los que su madre, Lorena Elizabeth Urquilla de Cruz, agradece a Dios todos los días. En cambio, las palabras no logra pronunciarlas con fluidez; pero con mucho ánimo Roberto responde “sí, excelente”, al preguntarle cómo siente las terapias de FUNTER y si quiere volver a trabajar. Roberto tiene que realizar terapias física, ocupacional, de lenguaje y psicológicas para rehabilitarse de las secuelas que le causó un trauma craneoencefálico causado por un accidente de tránsito.

Trabajaba como tapicero y cerrajero, se conducía en una motocicleta e iba hacia Zacatecoluca a hacer un trabajo cuando tuvo el percance a la altura del kilómetro 5.5 de la carretera a Comalapa. Las circunstancias en las que sucedió no están claras, ya que él no logra expresarse para poder contar lo que ocurrió.

Presentó cortadas y fracturas. Le hicieron una cirugía para colocarle una placa en la mandíbula porque se le fracturó la quijada. Estuvo ingresado en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Rosales 12 días. Pasó hospitalizado 26 días. “Ha sido muy difícil, pero sobre todo, primeramente Dios es el que ha hecho todo. A nosotros nos ha fortalecido y él también que está joven. Gracias a Dios, ha salido adelante. Es un joven con muchos deseos de poder salir adelante”, dijo Lorena.

Al llegar a FUNTER iba en silla de ruedas y poco a poco aprendió a moverse de la cama a la silla y empezó a caminar. “Nos han brindado la mano, porque entramos pagando pero después él fue exonerado, ya no pagamos. Es una bendición”, dijo Lorena.

“Él lo que tenía era una hemiparesia derecha, o sea que tenía débil el brazo y la pierna, y cuando venía aquí lo hacía en silla de ruedas, entonces no podía ni darse vuelta, sentarse, pararse. Entonces eso es lo que le hemos ido trabajando”, dijo Zulma Carrillo, terapista física.

En los últimos meses ha evolucionado bastante bien y actualmente trabaja en la etapa de marcha. En las últimas semanas comenzó a caminar solo y usa el bastón en terrenos irregulares. “Ahorita solo es de irle corrigiendo la forma en que camina, reforzarle el equilibrio, la coordinación. Y se le sigue trabajando también el brazo”, dijo.

Comentó que dependiendo de la gravedad del golpe, así son las secuelas que quedan. Muchos casos de lesionados en accidentes y caídas llegan a FUNTER para recibir sus terapias a diario.

Roberto era miembro del ministerio de alabanza en la Iglesia Bautista Las Victorias y su deseo es incorporarse nuevamente. Su madre está convencida de que haber sobrevivido al accidente y recuperarse con tanta rapidez son un milagro de Dios, por el que da testimonio con gratitud.

Trabajo por recordar

Las secuelas por lesiones en accidentes de tránsito son diversas y algunas, principalmente los traumas craneoencefálicos, pueden afectar la memoria de las personas. Salvador Antonio Morales, de 45 años de edad, recibe terapias en educación especial para reforzar el área cognitiva en la Unidad de Medicina Física y Rehabilitación del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), en San Salvador.

“Ellos vienen y no recuerdan nada, primero es la orientación espacial: cuál es su nombre, identificar verbos, objetos. Luego trabajamos con lectura comprensiva y ellos escriben qué es lo que recuerdan. También trabajamos la percepción visual: ver colores, formas, tamaños”, dijo Cecilia Torres de Hernández, educadora especial.

Salvador es empleado municipal y se cayó del camión en que trabajaba el 22 de marzo de este año. Aunque no tuvo cirugías, estuvo hospitalizado 12 días.

Su vida cambió. “La diferencia es que me siento un poco más débil, más cansado, no me siento normal, como me sentía”, dijo. Regresó a trabajar el 12 de mayo. “Ha sido difícil porque estoy recuperándome, cuento poco a poco, pero ahí vamos”, afirmó con esperanza.

Tags:

  • terapias
  • funter
  • isss
  • secuelas
  • lesiones

Lee también

Comentarios