Lo más visto

Más de El Salvador

Grave impacto en los pozos por la sequía

Por la ausencia de lluvia los pozos artesanales comenzaron a secarse desde mayo. Afectados piden sistemas potables.
Enlace copiado
Escaza.  En algunas zonas de Zacatecoluca por más que se profundicen los pozos no se logra llegar a los mantos acuíferos.

Escaza. En algunas zonas de Zacatecoluca por más que se profundicen los pozos no se logra llegar a los mantos acuíferos.

Sin agua.  El subsuelo en La Unión está sin agua, lo que deja a los pozos con poca o ninguna  cubrir la necesidad de los pobladores.

Sin agua. El subsuelo en La Unión está sin agua, lo que deja a los pozos con poca o ninguna cubrir la necesidad de los pobladores.

Grave impacto en los pozos por la sequía

Grave impacto en los pozos por la sequía

Grave impacto en los pozos por la sequía

Grave impacto en los pozos por la sequía

Enlace copiado
En los municipios del corredor seco de la zona oriental la ausencia de lluvia no solo ha afectado a los agricultores que han perdido la cosecha y a los ganaderos cuyos costos para la alimentación del hato han incrementado. También las comunidades están resintiendo la falta de agua para su consumo y los quehaceres cotidianos. Lo mismo ocurre en la aledaña zona paracentral del país, donde el nivel del agua de los pozos artesanales ha bajado drásticamente.

Para los departamentos de La Unión, Usulután, San Miguel y tres municipios de Morazán el último período sin lluvias fue de 58 días, lo que provocó que los pozos artesanales comenzaran a secarse, dijo Arturo Blanco, coordinador de Protección Civil de la región oriental, quien agregó que el fenómeno meteorológico de El Niño ha originado que no haya suministro de agua lluvia en el subsuelo.

Protección Civil ha recibido información de que en las comunidades de la zona baja del río Grande de San Miguel los pozos han tenido que ser perforados nuevamente. “En la zona de El Picudo observamos que un ganadero que tiene un pozo en un terreno que colinda con el río este año tuvo que perforar ocho metros para volver a tener agua”, informó Blanco.

Las condiciones son las mismas en todos los municipios de la zona oriental, según la entidad, con más impacto en las comunidades que están asentadas en el corredor seco. “Esto es un problema de región, pero con impactos diferentes: el estándar de que la gente ha tenido que perforar es de seis a ocho metros más”, agregó el coordinador.

En el caserío Huiscoyol Tierra Dura, del cantón Anchico del departamento de La Unión, 200 pozos se secaron en un período de tres meses. Un habitante afirma que entre la segunda semana de mayo y la segunda del mes de julio los pozos artesanales empezaron a secarse.

“Yo que vivo a la orilla del río, me tocó escarbar nueve metros para volver a tener agua, y a los que viven más lejos del río tuvieron que perforar casi 12 metros para sacar aunque sea un barril de agua”, indicó Mario Portillo, un afectado.

Portillo asegura que el pozo de su vivienda fue construido hace más de 15 años y tenía una profundidad de ocho metros. “Nunca había tenido la necesidad de escarbar más el pozo y hace cinco días me tocó escarbarle ocho metros más, o sea que hoy es de 14 metros de profundidad y tengo que seguir escarbando porque solo un barril de agua me da y antes hasta bomba tenía”, dijo.

Para evitar una crisis alimentaria debido a la escasez de agua, la Comisión de Protección Civil de la región oriental en coordinación con una organización sin fines de lucro ejecuta en siete comunidades de El Carmen y San Alejo (La Unión) un proyecto piloto de captación de agua lluvia. El objetivo es que las familias se abastezcan en la temporada lluviosa y sepan reutilizar el líquido.

En Zacatecoluca

La preocupación por los bajos niveles del agua en pozos artesanales de las viviendas a causa de la falta de lluvias también se vive en el cantón Tierra Blanca del municipio de Zacatecoluca (La Paz).

Al menos unas 800 familias de las 13 comunidades del cantón están enfrentando el mismo problema, ya que el agua en los pozos ha disminuido drásticamente, y al igual que en La Unión han tenido que excavar varios metros más para obtener el líquido.

Ruth Rafaelano, vicepresidenta de la directiva de la comunidad hacienda Escuintla, asegura que todas las familias del lugar han perforado más sus pozos en los últimos meses, pero aun así el agua que logran sacar es muy poca.

“A mi pozo le excavaron cinco metros hace como dos semanas para hallar el agua, y apenas tiene como 40 centímetros de agua, que ni las bombas (eléctricas) alcanzan a sacarla, es muy poca y a mano cuesta más porque el pozo ha quedado muy hondo”, manifestó Rafaelano.

Según la líder comunal, muchas familias del cantón beben del agua de los pozos, aunque saben que no es apta debido a la contaminación de los mantos acuíferos por el uso de químicos en los cultivos.

“Tenemos un pozo de agua para beber que abrió la alcaldía, pero a la mayoría de la gente le queda lejos, y hay quien no puede ir hasta allá y por eso toman agua de sus pozos; para lavar vamos al río, pero no tenemos agua para los oficios. La solución sería que nos trajeran un proyecto de agua potable”, consideró la vicepresidenta de la directiva.

Edgardo Coto Ayala, residente de Tierra Blanca, aseguró que en cuatro meses ha excavado tres veces su pozo para encontrar agua, ya que toda su familia se abastece del mismo, tanto para beber como para su aseo personal y los oficios domésticos.

“Estamos preocupados, aunque le he excavado varios metros a mi pozo no tengo agua, la poquita que saco la hiervo para que beban los niños. Tenemos que ir al río para bañarnos y esa agua tampoco es buena porque dicen que también está contaminada”, señaló Coto.

Los residentes de la comunidad solicitaron a la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA), o a alguna organización no gubernamental, que les ayude con la ejecución de un proyecto de agua potable, ya sea de cantareras o domiciliar, pero que les brinde agua apta para el consumo humano.

Tags:

  • zona oriental
  • pozos

Lee también

Comentarios