Lo más visto

Gremio pide que se esclarezca crimen de camarógrafo

La PNC aún no reporta capturas por el asesinato del comunicador que fue sepultado ayer.
Enlace copiado
Sepultado. Periodistas, fotógrafos y camarógrafos acudieron ayer al entierro de Samuel Rivas, cámara del Grupo Megavisión, quien fue asesinado en Ilopango el jueves pasado.

Sepultado. Periodistas, fotógrafos y camarógrafos acudieron ayer al entierro de Samuel Rivas, cámara del Grupo Megavisión, quien fue asesinado en Ilopango el jueves pasado.

Enlace copiado

El gremio periodístico se unió a la familia y amigos de Samuel Rivas, de 28 años, para darle el último adiós, durante el sepelio del comunicador, realizado ayer por la mañana en el cementerio La Resurrección del municipio de Ilopango, al oriente de San Salvador, al tiempo de exigir justicia para que su asesinato no quede en la impunidad.

Rivas fue asesinado por supuestos integrantes de grupos terroristas el jueves pasado, cuando se dedicaba a colaborar en una reparación de la iglesia cristiana Restauración de las Asambleas de Dios, donde se congregaba desde hace varios años.

Periodistas, camarógrafos, fotógrafos y otros trabajadores de medios de comunicación del país unieron sus voces para pedir justicia en este caso, del cual todavía no se registran detenciones relacionadas con el ataque contra Rivas, que tenía seis años de laborar para el Grupo Megavisión.

El director de Telenoticias 21 y jefe de Rivas, Roberto Hugo Preza, lamentó la muerte del joven camarógrafo y agradeció las muestras de solidaridad para con la familia y la empresa televisiva.

“De verdad que nos duele, si algo quiero destacar son las muestras de solidaridad, el cariño que todos los periodistas, sus compañeros camarógrafos le tienen y eso es grande, eso demuestra el amor que se tenía para Samuel. Sabemos que es una persona noble. Samuel se queda en el corazón de todos nosotros y en el corazón de un país que esperamos que un día cambie y que estos hechos ya no se repitan”, dijo.

La vela del comunicador, quien deseaba pasar de ser camarógrafo a reportero, fue hecha en la iglesia donde fue atacado y sus restos fueron cargados por colegas de distintos medios de comunicación, los mismos con los que en vida compartía coberturas periodísticas a diario.

Al momento de la llegada de los restos del camarógrafo al cementerio, los periodistas formaron una valla de honor para recibir el féretro.

Cristóbal Ayala, quien fue compañero de fórmula de Rivas durante varios años, destacó el compañerismo de su colega, caracterizado por siempre tener palabras de ánimos.

“No queremos que se entienda que porque nos tocaron a uno de nosotros, Samuel representa esas cifras que no quisiéramos ver, porque todos amamos el país, porque todos somos hermanos, todos somos salvadoreños”, dijo el periodista.

Lee también

Comentarios