Lo más visto

Guanaba, cultivo que se extingue

La guanaba, conocida en el mundo científico como Annona muricata L. y perteneciente a la familia de las anonáceas, es una de las mayores delicias de las frutas tropicales. Cuando los colonizadores españoles las probaron, las denominaron algodones perfumados, pues la pulpa del fruto es de sabor y aroma muy delicado, pudiéndose comer cruda, en jugos, batidos, helados, yogurt, dulces, jaleas, etcétera. Dicha fruta es rica fuente de vitaminas A, C, fósforo y contiene hasta el 12 % de azúcar. Las semillas, hojas y raíces resultan tener propiedades insecticidas para combate de pulgones y varios pollos ya grandecitos.
Enlace copiado
Enlace copiado
Se indica que no produce frutos arriba de los 1,000 mt sobre el nivel del mar, y requiere 1,500 mm de lluvia anual con una estación seca, pero no mayor de tres a cuatro meses. En el país nos llueven 1,800 mm anuales, tenemos época seca adecuada y nuestra zona costera resulta ideal para su cultivo, si se cuenta con buenos suelos, libres de empantanamiento y con facilidades de riego para algunos meses de verano. Como ya todos conocemos, se propaga por semilla, pero cuando se trata de cultivos formales, lo ideal es la injertación, con el propósito de lograr plantas pequeñas, mantener las buenas características de la variedad que deseamos, adelantar la época de cosecha así como facilitar el combate de insectos y hongos que hacen limitante el cultivo. Sería ideal usar como patrones para la injertación el uso de anonas rústicas, como la de corazón, que fácilmente se encuentra en los campos. Cuando desee plantar huertos, el distanciamiento adecuado es de 6 por 6 m, y en su fase inicial, al momento de plantarla, es conveniente aplicar un insecticida nematicida para evitar problemas de insectos de suelo y nematodos, además de una adecuada fertilización de por lo menos cuatro onzas de triple 15 alrededor del tallo. Si falta humedad, hay que proveerla adecuadamente.

Pensé en escribir este artículo dado que me visitó un agricultor mostrándome un fruto de guanaba que fácilmente pesaba veinte libras, y me dijo: “Tengo problemas con los daños de plagas”. Al observar detenidamente dicho fruto, fue fácil detectar la presencia de perforadores del fruto (Cerconate anonella), plaga que hace galerías que producen fermentación; además, había presencia del hongo antracnosis (Colletotrichum gloesporoides), que origina manchas negras y, cuando el ataque es temprano, llega a momificar los frutos, lo cual es usual ver en la anona blanca (Annona scuamosa L.).

Sugerí a mi amigo visitante lo siguiente: para el combate del hongo antracnosis lo más indicado es el uso de productos a base de oxicloruro de cobre, y para los perforadores del fruto, lo ideal es el uso de piretroides, pudiendo mezclarse, pero los tratamientos deben iniciarse cuando ya se ha formado el fruto, pues durante la floración, el cobre tiende a causar aborto de las flores. Dado que la guanaba tiene mucha aceptación en el mercado y su producción cada vez es más escasa, convendría que los viveristas le pusieran mayor atención a esta fruta.

PD. En un viaje que realicé a Brasil, en compañía de directivos de CENTA, en EMBRAPA, cerca de Brasilia, observamos que allá se tiene una planta llamada Maria prieta, la cual se intercala entre los cultivos de guanaba y tiene la particularidad que atrae a ella el taladrador y disminuye el daño de los frutos.

[email protected]

Tags:

  • Guanaba
  • anonaceas
  • semillas
  • hojas
  • cultivo
  • CENTA

Lee también

Comentarios