Lo más visto

Más de El Salvador

El Salvador  / departamentos Nahín FerrufinoAlcalde de San Francisco Gotera

Ha quedado al descubierto que una elección puede ser manipulada”

El alcalde de San Francisco Gotera considera que el TSE incurrió en los delitos de actos arbitrarios, fraude electoral y fraude técnico, por lo que entablará una demanda.
Enlace copiado
Ha quedado al descubierto que una elección puede ser manipulada”

Ha quedado al descubierto que una elección puede ser manipulada”

Enlace copiado

Nahín Ferrufino tiene la plena convicción de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) actuó en su caso con sesgo político e incurrió en los delitos de fraude electoral, fraude técnico y actos arbitrarios, debido a que tras haberse dado por ganador al candidato de ARENA, la petición de apertura de urnas le fue denegada en tres ocasiones a pesar de que el tribunal contaba con documentos y declaraciones de los integrantes de la Junta Receptora de Votos en las que admitían errores en el conteo de sufragios al asignar votos de diputados a las cajas de alcaldes.

La negativa del TSE se fue convirtiendo en una bola de nieve, que se le salió de las manos obligando al entonces candidato de GANA a presentar un amparo ante la Sala de lo Constitucional, para que ordenara al tribunal abrir las urnas de San Francisco Gotera y despejar dudas sobre el verdadero ganador de la alcaldía. La recalificación de votos que ordenó la sala le dio la razón a Ferrufino y lo dejó como ganador por 56 votos sobre el candidato de ARENA. Por efecto, se produjo un hecho sin precedentes en la historia reciente del país: por primera vez, por orden de la sala, un concejo municipal ya instalado tuvo que dar paso a otro, al que de verdad el pueblo eligió.

El ganador de la alcaldía no fue lo único que se esclareció. Se dejó en evidencia la vulnerabilidad del sistema electoral y las influencias políticas dentro del máximo tribunal electoral, según denuncia Ferrufino, quien evalúa el descubrimiento de las latentes posibilidades y formas que existen para manipular una elección municipal que permite el sistema, y afirma que en nuestro país “de un plumazo se vuela la voluntad del pueblo”.

¿Qué le ha parecido el proceso de recalificación de votos?

La verdad es que ha sido un proceso largo. El evento que se dio el lunes en CIFCO no fue más que el cumplimiento de una diligencia judicial, ordenada por la Sala de lo Constitucional, en el marco del recurso de amparo, puesto por este servidor a la sala, por considerar que se nos habían violentado los derechos constitucionales, específicamente, el derecho al sufragio pasivo, al impedirnos optar a un cargo de elección popular, como lo era el de la Alcaldía de San Francisco Gotera. Lo que me motivó a poner el recurso de amparo fue que nosotros estábamos seguros de que había habido un error humano, al consignar datos de diputados en una acta que correspondía al concejo municipal. En ese sentido, nosotros fundamentamos el recurso y por eso es que la sala lo admitió. Nosotros, en principio, pedimos como medida cautelar la apertura de la urna 8620, pero ARENA, como tercero beneficiado, en el recurso de amparo, pidió una ampliación de la medida cautelar, a fin de que se abrieran los 36 paquetes. Creemos que de esa forma se tuvo que haber hecho desde un inicio.

Está documentado que nosotros, durante el escrutinio (final) en el CIFCO, solicitamos en tres ocasiones la apertura de las 36 juntas receptora de Votos (JRV). Y les pusimos en el escrito que si el Tribunal Supremo Electoral no quería que se abrieran las 36, que se abriera solo una, que era la 8620. Lo pedíamos para que se aclarara la situación. Las tres peticiones nos fueron denegadas y el tribunal, en su resolución, nos dice que no ha lugar, porque no había terminado el escrutinio final, y que la ley dice que teníamos que haber hecho la solicitud por la vía del recurso de nulidad del escrutinio final. Es más, nos citaban ellos alguna jurisprudencia que ya había al respecto y ,específicamente, nos citaban el caso de Zaragoza en 2012, en donde se dio un caso similar y el tribunal ordenó que se abriera la urna. Se abrió y ahí se terminó.

Todo este proceso el tribunal pudo haberlo simplificado abriendo la 8620, en el momento en que nosotros se lo pedíamos. Nosotros nos cuestionamos, si a Gotera le negaron la petición de la apertura de una urna, que sería la 8620, ¿por qué abrieron todo el departamento de San Vicente, por qué abrieron El Congo, por qué abrieron Zacatecoluca, en pleno desarrollo del escrutinio final? Nosotros lo veíamos tan sencillo.

¿Por qué no abrir una sola urna, que era la de la discordia? Al final, el tiempo nos dio la razón. Había 202 votos a favor nuestro en esa urna. Después de todo, salimos adelante con una diferencia de 56 votos.

No es una forma usual de llegar a ser alcalde, ¿cómo lo ha vivido?

Es una situación bastante complicada en su momento. Emocionalmente, desgasta. Teníamos a la mitad de un pueblo que había brindado su apoyo en las urnas y era complicado quedarse de brazos cruzados. Estaba comprobado al cien por ciento la veracidad de los hechos, porque el tribunal citó, a través de la Fiscalía General de la República (FGR), a las personas que estuvieron en esa urna (8620). Estas personas declararon en esa audiencia que lo que se había dado ahí era un error humano, que al momento de consignar los datos de diputados, que son los primeros que se cuentan, por un error involuntario, tomaron el folio correspondiente a concejos municipales y consignaron los datos de diputados ahí. Después del escrutinio final, pusimos un aviso a la Fiscalía en contra del Tribunal Supremo Electoral por actos arbitrarios y por fraude electoral. En el marco de ese aviso, la Fiscalía tomó declaración a testigos. Pedimos la certificación de esa declaración y se anexó en la audiencia probatoria. Aun con la certificación de la prueba testimonial, de los que habían declarado ya en la sede fiscal, en la Fiscalía Electoral, aun con todas las pruebas el tribunal lo declaró no ha lugar. De hecho, el magistrado Miguel Cardoza dijo: “Habiendo prueba testimonial y documental suficiente, soy del criterio de que se debió abrir la 8620”. Pero en ese sentido, aun así, por mayoría, se dio la resolución de no ha lugar. Entonces, me quedó claro que el tribunal tenía un sesgo de carácter político o partidario. No nos quedaba otro recurso más que recurrir a la honorable Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ). De todas las demandas de amparo que el partido puso, fue la única que fue aceptada. Fue ahí en donde se ordena como medida cautelar, porque así se pidió en el recurso, la apertura de la (urna) 8620, que de todos es conocido que fue ampliada a las 36 JRV.

El hecho de que ahora los votos comprueban que usted es el alcalde, quiere decir que en el primer conteo de votos tuvieron que existir anomalías. Eso es seguro. ¿Cuáles considera usted que fueron los fallos puntuales y quiénes son los responsables?

Considero que la JRV hizo su trabajo. Se percataron de la existencia del error y lo salvaron en las observaciones. Estas se mandan al colegiado, en el escrutinio final, y baja la resolución en donde nos dan la razón. Sucede que se dio el incidente de que en un principio el Tribunal nos da una resolución, avala la 8620, conforme a las observaciones, pero dos días después, bajan otra resolución sobre la misma acta, en donde está ordenando el mismo colegiado que carguen datos de diputados en datos de alcalde. Por eso nosotros hablamos de un fraude técnico, por parte del tribunal. ¿Cuál es la seguridad jurídica que le ofrecen a los participantes de un proceso electoral? Si el mismo tribunal está emitiendo dos resoluciones sobre la misma situación y, lo que es más grave, que ni siquiera es motivada la resolución, no dice por qué razones deja sin efectos la otra. Después de los Acuerdos de Paz y de tanta situación, esto ya no se debería de estar dando. Resulta grave que el máximo tribunal esté sirviendo de tapadera, para una situación que es grave para la democracia del país. Esto ya raya con el delito y por eso recurrimos a la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia con el amparo.

Entonces, ¿usted apoyaría una petición de renuncia de los magistrados?

La verdad es que es indignante. Uno se siente impotente ante ese tipo de situaciones y uno dice: ¿y a qué fueron llamados? El pecado nuestro en el tribunal es no tener una representación como partido. Solo tienen representación ARENA, FMLN y PCN, los otros dos magistrados están en representación de la CSJ. Si nosotros como partido nos quedamos de brazos cruzados, ¿qué hubiera pasado? Y ahora la pregunta es: ¿habrá más funcionarios en estas condiciones? Nos queda ese mal sabor. Es la primera vez en la historia del país que se da un caso de estos, en donde la sala ordena levantar a un concejo que ya había tomado posesión.

¿Planean presentar una demanda en contra del tribunal?

Por supuesto, es que después del amparo, en la resolución dice que queda expedito el derecho para poder demandar, primero, por las costas procesales, los daños y perjuicios, asimismo, los daños morales, porque es una situación bien complicada. Creemos que si el tribunal hubiera actuado de una forma transparente y sin ninguna influencia ideológica, no estaríamos en esta situación, que de verdad es penosa.

¿Qué espera encontrarse en una alcaldía que en poco tiempo ha tenido dos alcaldes?

Bueno, yo soy parte de ese concejo plural y el alcalde Carlos Gómez ha sido una persona correcta y sensata. No se han tomado acuerdos de gran trascendencia. Yo voy a esperar la resolución de la sala (para saber la fecha que debe tomar posesión), para no entorpecer cualquier proceso, porque los procesos administrativos dentro de la municipalidad llevan tiempos. Y si este concejo que está ahorita inicia un trámite y queda en el aire, hay que volver a comenzar otra vez. En ese sentido, este concejo ha sido bien responsable. Es más, los contratos de trabajo que se han hecho de gente para puestos de confianza, los han hecho de forma temporal, para un mes. Entonces, creo que no vamos a tener mayor problema. Para evitar los problemas de los empalmes para efectos de pago, esperaría que la sala ordene que sea a partir del 1.º de junio la toma de posesión.

¿Esta situación afectaría su relación con los concejales de ARENA?

No. Soy una persona abierta y madura. Cuando uno se mete en esto sabe cuáles pueden ser los resultados. En lo personal, con el alcalde somos amigos y en la campaña nos manejamos de una forma limpia.

¿Cómo calificaría este proceso de elecciones pasadas?

Un fracaso. Un fracaso, en el caso nuestro, porque hemos vivido la experiencia de que en tres ocasiones nos negaron lo que al final terminaron dándonos. Solo que ahora por un mandato de la Sala de lo Constitucional. En aquel momento lo pedíamos nosotros como partido político, hoy es a través de una resolución en donde la sala los obliga a que lo hagan. No le da opción de que si quiere. Para mí fue un fracaso, un mal sabor, una mala experiencia, un mal reflejo del Tribunal Supremo Electoral ante la comunidad internacional, ante todos los salvadoreños, porque ha quedado al descubierto que una elección puede ser manipulada. Aquí de un plumazo se vuela la voluntad de todo un pueblo.

Lee también

Comentarios