Lo más visto

Habitantes de Mejicanos atribulados por la violencia

El alcalde del municipio, Simón Paz, no quiso hablar sobre el nuevo repunte de homicidios. Habitantes dicen sentirse inseguros.
Enlace copiado

Aumentan asesinatos en Mejicanos. En lo que va de febrero se registran más de 10 casos. - 00:01:09

Enlace copiado
 

“Yo le ofrezco 150 sillas, una caja sencilla y el transporte por $250”, le dijo un empleado de una funeraria a los familiares de Mauro Rivas Platero. “A pues yo ofrezco hasta 200 sillas, la caja sencilla y el transporte por $225”, dijo otro. “Eso que le ofrecen no es nada, yo por $300 le pongo una mejor caja, mejor transporte y las sillas que usted quiera”, mencionó un tercero.

"Ha estado violento y hemos tenido trabajo": empleados de funerarias en Mejicanos

Los que hablaban eran parte de un grupo de al menos 10 empleados de cuatro funerarias que estaban parados detrás de los familiares de Mauro Rivas Platero, de 67 años, un pasajero que fue asesinado ayer en Mejicanos, cuando iba a bordo de un microbús de la ruta 32.

“Uno quisiera irse de Mejicanos, pero no hay para dónde irse, no tenemos otros puestos en otros mercados. Entonces ¿qué vamos a hacer?”
Comerciante del centro de Mejicanos

El microbús fue atacado a las 6 de la mañana cuando circulaba por la 23.ª calle poniente de Mejicanos. Dos hombres dispararon desde una motocicleta, según contaron testigos a investigadores de la Policía Nacional Civil (PNC).

Repunte de homicidios en Mejicanos

Tras el ataque armado, un joven de 22 años, quien se había quedado en la puerta del microbús porque ya no había espacio adentro, cayó en la calle y falleció.

Rivas Platero fue herido de bala y cayó sobre algunos pasajeros, quienes lo acomodaron en el pasillo del microbús y le gritaron al motorista que acelerara para huir de los atacantes y llevar a Rivas hacia la sede central de la Cruz Roja, en San Salvador.

En el camino, específicamente atrás de la iglesia María Auxiliadora (Don Rúa), el motorista del microbús encontró una patrulla de la Policía y se detuvo para informar a los agentes acerca de lo sucedido y pedirles ayuda con el pasajero Rivas Platero.

Después de escucharlo, los policías subieron al microbús para verificar el estado de salud de Rivas Platero, pero ya no le encontraron signos vitales, por lo que decidieron cerrar la calle y el perímetro.

“El ataque iba dirigido en contra del joven de 22 años que quedó en Mejicanos. Nosotros creemos que las heridas de bala de este señor de avanzada edad fueron porque los atacantes no calcularon bien y también lo hirieron”, dijo el oficial de servicio de la Policía de Mejicanos Moisés Serrano.

Un niño que acompañaba a Rivas fue cuidado por agentes de la Policía hasta que los familiares llegaron a la escena del crimen. Los familiares, ante la insistencia de los empleados de las funerarias, pidieron que los dejaran solos. Cuando los empleados de las funerarias se alejaron, unos 3 metros, dijeron a LA PRENSA GRÁFICA que ante el repunte de violencia en Mejicanos, ahora tienen más trabajo.

“Nos hemos estado moviendo bastante estos días en todo Mejicanos y la calle a Mariona. Ha estado violento y hemos tenido trabajo. Pero no vaya a creer que es mucho, porque como ya ve, son bastantes las funerarias y hay que tener buena forma para convencer a los familiares”, dijo uno de los empleados.

Otro de ellos volvió a acercarse a la familia para explicarles que el alcalde Simón Paz ayuda con cajas fúnebres a los familiares de las víctimas.

“Si ustedes no tienen mucho dinero, el alcalde les ayuda con una caja sencilla, casi de cartón. Pero ahí se ahorran la caja y ya solo nosotros le ponemos las sillas y el transporte”, les dijo el empleado.

LA PRENSA GRÁFICA buscó al alcalde para preguntarle sobre el incremento de homicidios en el municipio, pero no quiso hablar. De hecho, su oficina de comunicaciones había dicho inicialmente que el funcionario sí podría pronunciarse únicamente desde el enfoque de prevención de violencia, pero luego, informó que ni siquiera sobre ese tema iba a hablar.

En el centro de Mejicanos, cerca de donde fue asesinado el joven de 22 años, algunos comerciantes que platicaron con LA PRENSA GRÁFICA dijeron que están resignados ante la violencia.

“Uno quisiera irse, pero no hay para dónde, no tenemos otros puestos en otros mercados. Entonces ¿qué vamos a hacer?”, dijo un comerciante.

Otros habitantes, que habían salido de sus casas a comprar en el centro de Mejicanos, dijeron que a pesar de la inseguridad “hay que seguir como siempre: intentando no meterse con los pandilleros”.

Lee también

Comentarios