Loading...

Habitantes de la Barra de Santiago, guardianes de las tortugas marinas

En el Salvador anidan cuatro especies de tortugas marinas: La tortuga Golfina, la Prieta, la Baule, y la Carey, pero la mayoría de avistamientos es de la especie Golfina.

Enlace copiado
Foto: LPG

Foto: LPG

Enlace copiado

La Barra de Santiago se ubica en Jujutla, en el departamento de Ahuachapán, y fue declarado como Humedal de importancia internacional el 23 de julio de 2014, convirtiéndose así en área protegida por la Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional, especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas (Convenio de Ramsar).

Desde hace más de 45 años, pobladores de la playa de la Barra de Santiago desarrollan proyectos de conservación de tortugas marinas, lo cual ha significado que sea una de las zonas costeras con  más neonatos de tortugas liberadas cada año, además de que ha ayudado a disminuir la comercialización de huevos en el mercado negro. 

Según Jorge Oviedo, director ejecutivo del Fondo de Inversión Ambiental de El Salvador (FIAES), la Barra de Santiago fue de las pioneras del programa de Conservación de Tortugas Marinas en El Salvador, que FIAES financia. 

“La Barra de Santiago es una playa que está dentro de las áreas de conservación de El Salvador. Es un sitio Ramsar y también es parte del área de conservación El Imposible-Barra de Santiago. FIAES es un fondo que está trabajando desde el año 2002, apoyando diversas iniciativas locales para la conservación de estos importantes quelonios. Le apostamos fuertemente al programa de conservación de tortugas marinas, y durante todos estos años de trabajo llevamos aproximadamente 10 millones de neonatos de tortugas liberadas en más de 30 playas a nivel nacional, esto es un hito histórico”, expresó el director ejecutivo.  

A las acciones cada vez se involucran más personas de la comunidad, entre ellos tortugueros, lancheros, y mujeres que se dedican al cuido del vivero de tortugas marinas; estas últimas han conformado la Asociación de Mujeres de Barra de Santiago (AMBAS). 

“Nuestro socio local es la Asociación de Mujeres de Barra de Santiago, quienes tienen ya bastante tiempo de venir trabajando con todo el entorno, no solo en la conservación de tortugas marinas, sino que también en la conservación de aves, manglares, y otras especies, así como programas y manejo de desechos sólidos”, añadió Oviedo. 

Dora Martínez es una de las mujeres que forman parte de AMBAS y trabaja como viverista los meses que hay arribo de tortugas marinas en la costa de la Barra de Santiago. Ella asegura que gracias a ese trabajo ha logrado sacar adelante a sus hijas, además de que cuenta entre sus gratificaciones estar ayudando a concientizar a las personas a no comercializar los huevos de tortuga en el mercado negro, y poder ser parte de la conservación de la especie. 

“Mi trabajo es estar recibiendo los huevos todas las noches, los contamos por catorcenas, porque los tortugueros como contrapartida dan dos huevos más por cada docena. Los entierro en el vivero, ahí se anota el día de la siembra y el día que van a nacer. Nacen a los 45 días, pero a veces por el clima se pueden tardar de 49 a 50 días; de todos los huevos se reproduce el 80% y nosotras buscamos que nazcan más tortugas hembras para que la producción no se pierda y siga la reproducción”, narró la viverista. 

En medio de una veda de tortugas, Don Bernardo Díaz, con más de 50 años de dedicarse a cuidar la costa, narró cómo su trabajo es vital para la conservación de estas especies y evitar que desaparezcan.

“Yo desde pequeño me he dedicado a cuidar los recursos naturales. Desde el tiempo que tenemos luchando por la conservación de la tortuga, podemos decir que el trabajo que estamos ejerciendo es profesional, hemos tenido arribadas de hasta 60 tortugas. Ya no se está comiendo el huevo sino que se está aprovechando y le devolvemos el regalo al mar”, expresó el tortuguero.

Eder Caceros, técnico de proyecto de AMBAS, explicó que de la mano con el ministerio de Medio Ambiente, iniciaron el los últimos meses con un proceso de marcaje de hembras anidantes, colocando unas placas que permiten ser reportadas con un número y una identificación para saber su ciclo de vida, la ruta marina de desplazamiento, “datos científicos que servirán para investigación”, indicó.  

En El Salvador anidan cuatro especies de tortugas marinas: La tortuga Golfina, la Prieta, la Baule, y la Carey, pero según los expertos, la mayoría de avistamientos es de la especie Golfina. 

El director ejecutivo de FIAES indicó la importancia de que en El Salvador esté prohibido consumir, tener, transportar y comercializar todos los productos y subproductos de las cuatro especies de tortugas marinas, como huevos, carapachos, etcétera. “Eso es importante porque pone a El Salvador a la vanguardia de la legislación sobre la temática”. enfatizó.  

Oviedo finalizó con “un llamado a todas las personas a no consumir huevos de tortuga. Eso afecta el ciclo de vida de las especies, recordemos que las tortugas marinas tienen una importante función ecológica en nuestra zona costera”, dijo. 

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines