Lo más visto

Hace 28 años, piloto salvadoreño realizó una histórica proeza en la aviación

Una tormenta eléctrica, cuyas gotas de agua se cristalizaban, dañaron los motores del Boeing 737-300, un avión con 33.4 metros de largo y un peso superior a 72,000 libras.
Enlace copiado
Foto archivo/LPG.

Foto archivo/LPG.

Hace 28 años, piloto salvadoreño realizó una histórica proeza en la aviación

Hace 28 años, piloto salvadoreño realizó una histórica proeza en la aviación

Enlace copiado
Hoy se cumplen 28 años desde que el nombre del capitán salvadoreño, Carlos Dárdano, pasó a la historia de la aviación internacional, luego que lograra aterrizar con éxito un avión comercial de la aerolínea Taca, con los dos motores averiados y 36 pasajeros ilesos.

Todo sucedió un 24 de mayo de 1988, en Nueva Orleans, Estados Unidos. Una tormenta eléctrica, cuyas gotas de agua se cristalizaban, dañaron los motores del Boeing 737-300, un avión con 33.4 metros de largo y un peso superior a 72,000 libras.

“Yo nunca he sido un fanático religioso, pero sí soy un fanático creyente. Y en ese momento, lo primero que hice fue invocar al Señor y de pronto vino un sentimiento de paz y seguridad de que todo saldría bien. Cuando salimos del mal tiempo, lo único que hice fue conducir el avión hacia un claro cerca de un canal, donde finalmente aterrizamos sanos y salvos”, recuerda el aviador.

Sin embargo, no todo fue tan sencillo como parece en esta cita. Junto a los motores del avión, también se apagaron las luces; mientras que las alarmas comenzaron a sonar. La mayoría de los pasajeros del vuelo TACA 110 lloraban y rezaban, pensando que no saldrían vivos de la situación.

En cabina, Dárdano junto al capitán Dionisio López intentaron encender los motores pero estos se habían recalentado y a una altura de 1.5 kilómetros de la tierra decidieron apagarlos y enviar dos mensajes de socorro a la torre de control.

Aunque en un principio las opciones que le dieron a Dárdano fue aterrizar en un aeropuerto cercano o en una autopista, la insuficiente potencia para llegar hasta un aeropuerto o el riesgo de perder más vidas en una autopista fueron razones para descartarlas y buscar otra alternativa. Dárdano localizó un terraplén con dos diques y en cuestión de segundos se preparó para el aterrizaje forzoso.

Afortunadamente, la maniobra fue un éxito y todas las personas a bordo estaban a salvo después del aterrizaje en una franja de 800 metros.

Otros miembros de la tripulación que se salvaron en tan memorable hecho fueron Mirna Rosales, Ivette Lovo, Gloria Gutiérres y Luis Castillo.

Actualmente, Dárdano, un piloto de 57 años de edad, de los cuales ha ocupado más de 38 pilotando aviones, continúa de cerca en la aviación y cada año es uno de los participantes más esperados en el Show Aéreo de Ilopango, donde asombra con sus acrobacias a bordo de un Christen Eagle. También participa en festivales aéreos en Centroamérica y otros países.

Además, está al frente de la Escuela de Aviación Dárdano, fundada en los noventa y de donde se han formado un centenar de pilotos destacados en todo el mundo.

Vea más detalles en este enlace.

Tags:

  • carlos dárdano
  • taca
  • taca 110
  • boeing 737-300

Lee también

Comentarios