Hacer historia, ahora con un cardenal

Nadie previó el anuncio del papa sobre cinco cardenales. Menos que uno fuera salvadoreño y obispo auxiliar. Pero muchos coinciden en la diversidad que se crea en el colegio cardenalicio.
Enlace copiado
Hacer historia, ahora con un cardenal

Hacer historia, ahora con un cardenal

Hacer historia, ahora con un cardenal

Hacer historia, ahora con un cardenal

Enlace copiado
Sorpresa es quizá la palabra que mejor describe lo que generó ayer el anunció del papa Francisco sobre los cinco nuevos cardenales de la Iglesia católica.

Diversos medios de comunicación aseguran que no tuvieron indicios de que se venían estos nombramientos, con la novedad de que para cuatro de los cinco países que están en la lista se trata del primer cardenal para su país: Malí, Laos, Suecia y El Salvador.

LEA TAMBIÉN: Papa Francisco nombrará a primer cardenal salvadoreño

El caso de El Salvador ha sido retomado en los medios internacionales con especial interés, porque la figura del próximo cardenal salvadoreño, el obispo auxiliar Gregorio Rosa Chávez, está íntimamente ligada a otra figura que se ha fortalecido para la Iglesia católica: el beato Óscar Arnulfo Romero.

El Excelsior de México lo escribió así: “Lo que ocurrirá en El Salvador será inédito y corresponde, entre otras cosas, a un tributo al beato Óscar Arnulfo Romero, asesinado en marzo de 1980 y que fue consagrado por la historia como el ‘obispo de los pobres’. Rosa Chávez estuvo muy involucrado en el proceso de canonización de Romero”.

LEA TAMBIÉN:  Posibilidad de ser papa y otras implicaciones cuando Rosa Chávez sea Cardenal

En efecto, no solo apoyó su causa, sino que trabajó muy cerca del beato Romero, lo apoyó espiritualmente, en la formulación de documentos y en su camino de denuncia. Ayer, el obispo auxiliar aseguró que este era un momento que le pertenecía a Romero.

En el diario del beato, Gregorio Rosa Chávez aparece varias veces mencionado, y siempre valorado como un amigo cercano.

La relevancia nacional de Rosa Chávez parece haber llegado hasta el Vaticano que lo nombra cardenal por encima del arzobispo salvadoreño, José Luis Escobar.

Y es esta otra de las razones por la cual los medios de otras latitudes han puesto sus ojos en el país. El resto de los elegidos son obispos o arzobispos.

Este detalle ha sido recalcado en la cobertura y de allí se han elaborado amplios análisis.

El sitio español Aleteia asegura que es normal que las designaciones para cardenales caigan sobre los obispos titulares de las diócesis o sobre los eméritos como reconocimiento a su desempeño y “para contar hasta el último de los días con su experiencia como consejero del gobierno de la Iglesia”.

El obispo emérito de San Salvador es monseñor Fernando Sáenz Lacalle, el anterior arzobispo de San Salvador. En este contexto, el sitio lanza la pregunta: “¿Es acaso una afrenta para el arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar?”

Sin embargo, horas después del sorpresivo anuncio, el mismo papa Francisco aseguró en una conferencia de prensa que la “información de la Iglesia no puede entenderse desde una lógica política”.

El italiano Stampa lo describe de manera similar: “Nadie recuerda una situación similar, en tiempos modernos de la Iglesia católica. Pero la situación que se creará el 28 de junio próximo, cuando el papa confiera el birrete colorado a Gregorio Rosa Chávez, será seguramente una rareza. Una especie de ‘anomalía’”.

“Se trata, ante todo, de un reconocimiento a una persona, y a lo que esa persona puede servir a la Iglesia como miembro del colegio cardenalicio acompañando al papa actual, y eventualmente, a otros”, agrega al análisis Aleteia.

Monseñor Rosa fue nombrado obispo auxiliar de San Salvador por el papa Juan Pablo II en 1982.

“Se suele expresar en términos muy similares a los que el papa usa en favor de los pobres y los más necesitados”, reza el sitio, y cabe recordar que monseñor Rosa Chávez es presidente de Cáritas, una entidad que trabaja por los pobres y jóvenes, en un país en el que las pandillas son una constante.

Lo que reconocen diferentes medios del obispo auxiliar es que sus años de servicio a la Iglesia y su cercanía con uno de los “obispos mártires del siglo XX será de suma utilidad no solo para el Santo Padre, sino también para el futuro pontífice y para los distintos miembros del colegio cardenalicio”.

Los perfiles de los nuevos cardenales, dice un medio católico, mostrarán un colegio cardenalicio que es cada vez más rico por la procedencia y experiencia pastoral de sus figuras. De los que serán nombrados, monseñor Anders Arborelius, obispo de Estocolmo, es un convertido de la Iglesia luterana.

Y el arzobispo de Bamako, Malí, Jean Zerbo, tuvo un rol importante en las negociaciones de paz en Malí y “está comprometido en la lucha por la reconciliación y contra la exclusión en el país africano”, dijo el Vaticano.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter