Lo más visto

Más de El Salvador

Hallan semienterrado a menor en El Mustang

Los familiares señalaron que el último día que supieron de él fue el pasado viernes. La policía dijo que fue asesinado con arma blanca.
Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/Héctor Rivas Cuatro días.   El adolescente desapareció el viernes. Ese día fue visto en una de las entradas de la ciudad de Usulután. Su cadáver fue encontrado con lesiones en piernas y rostro.

Foto de LA PRENSA/Héctor Rivas Cuatro días. El adolescente desapareció el viernes. Ese día fue visto en una de las entradas de la ciudad de Usulután. Su cadáver fue encontrado con lesiones en piernas y rostro.

Enlace copiado

Mario Antonio Romero Ramos, de 17 años, fue encontrado semienterrado el lunes por la tarde en unos terrenos ubicados en la colonia El Mustang, del municipio de Usulután; sin embargo, fue hasta ayer por la mañana que realizaron el procesamiento de la escena; el cadáver fue extraído al mediodía, según indicó la Policía Nacional Civil (PNC).

“En un principio se informó que se observaba solamente el pie de una persona que vestía pantalón negro y tenis, por lo que se hicieron investigaciones, pero se realizaron las excavaciones hasta hoy (ayer)”, informó un oficial de la PNC.

El jefe de la Policía explicó que no realizaron la excavación el lunes porque era necesaria la presencia de un especialista de Medicina Legal.

La fuente agregó que la víctima tenía lesiones provocadas con arma blanca en las piernas y el rostro, pero que esperarán la autopsia final de Medicina Legal para confirmar el tipo de heridas. Asimismo, tenía aproximadamente cuatro días de haber sido asesinada, tiempo que coincide con la denuncia de los familiares de Romero sobre su desaparición.

Los parientes manifestaron que la última vez que supieron de Romero fue el viernes pasado, cuando andaba por una de las entradas a la ciudad de Usulután.

Un familiar que llegó a la escena indicó que desde hace tres años el menor trabajaba en una empresa que se dedicaba al mantenimiento de sistemas de redes de telefonía y de internet de una empresa telefónica, por lo que constantemente realizaba trabajos en la calle. Aseguró que Mario asistía a una iglesia evangélica y que no tenían conocimiento de que había sido amenazado.

“Estaba trabajando para poder pagar una moto que había sacado y ya casi estaba por pagarla toda. No sabemos por qué le hicieron esto”, dijo el familiar.

El menor vivía con su familia en la colonia El Paraíso, del municipio de Usulután, donde hay presencia de grupos delincuenciales, al igual que en donde fue encontrado su cadáver. Las autoridades policiales no determinaron un posible móvil del caso.

Lee también

Comentarios