"Hasta ahora no vislumbramos una coalición para 2014"

Salvador Sánchez Cerén, candidato efemelenista a la presidencia de la República, sostiene que el FMLN recurrirá a una amplia alianza electoral para buscar la presidencia, pero descarta coaliciones partidarias en busca de ese objetivo.
Enlace copiado

"Hasta ahora no vislumbramos una coalición para 2014"

Enlace copiado
<br /><p>&nbsp;</p><p>El candidato presidencial del FMLN se muestra confiado en que programas del actual gobierno, como los paquetes escolares, influirán en la población a la hora de decidir su voto en 2014. Señala que los votantes actúan de diferente forma en las elecciones presidenciales con respecto a los comicios municipales y confía en revertir los resultados de marzo de 2012. En cuanto a la relación con el sector empresarial, Sánchez Cerén ofrece buscar activamente el consenso entre empresarios, Gobierno y trabajadores, para generar estabilidad en el país. <br /></p><p>&nbsp;</p><h2> ¿Cuál es la importancia que tiene Alba Alimentos dentro del plan de gobierno? ¿Existe alguna estructura o lo van a ligar con el tema de campaña o como propuesta electoral, en algún modo?</h2><p>&nbsp;</p><p> No. Creemos que uno de los problemas del país es el crecimiento económico. Pensar que vamos a seguir con una política de endeudamiento, ya llegamos al tope, aunque nos califiquen que tenemos márgenes de pago. Va a servir para pagar deudas. Entonces, ¿cuál es el camino? Esos son los dos años que se ha propuesto el presidente de la República (Mauricio Funes) de comenzar a generar una base productiva. Y la base más inmediata que tenemos es la base del sector agrícola. Por eso, (el Ministerio de) Agricultura ha empezado el programa en el tema de ayudar a la economía familiar y a resolver el inmediato problema de la base alimentaria. Entonces, Alba Alimentos lo vinculamos más con un sector empresarial que le va a apostar al crecimiento económico.</p><p>&nbsp;</p><h2> ¿Es como un mecanismo surgido del partido para fomentar la producción?</h2><p>&nbsp;</p><p> No, es decir, es una política de Alba Petróleos y además es una política de la empresa salvadoreña ENEPASA, que es un mecanismo que vincula a esta empresa y a esas municipalidades con la visión de ALBA (Alianza Bolivariana de las Américas), que es un programa de países en los cuales están no solo Brasil, sino también Ecuador y Argentina. Hay varios países dentro del ALBA es un concepto de cooperación e integración regional. Y tiene más concepto de una economía de complementariedad. Nosotros todavía no tenemos, y eso es a lo que aspiramos, que la deuda que se acumula por la compra de combustible también implica que esa deuda se puede pagar con insumos. Si producimos frijol, que sea el que se consuma en Cuba y Venezuela; si es arroz, el que se consume en Venezuela. Entonces podremos pagar con especies, como lo hace también Nicaragua, que paga con frijol y carne. Es decir, se abren estas oportunidades y eso está abierto para todos los países que son parte de ALBA.</p><p>&nbsp;</p><p>&nbsp;</p><p>&nbsp;</p><h2> En la actualidad hay una fuerte tensión entre el Gobierno y la ANEP que, incluso, ha roto su participación en el CES, y ha tomado las reformas de las autónomas como una venganza del Gobierno. ¿Cómo lograr crecimiento económico en tensión con los privados?</h2><p>&nbsp;</p><p> Son dos temas que hay que separar, uno las decisiones en cuanto a las reformas y el otro es cómo se construye una política económica de consenso. Una política para que sea efectiva tiene que ser una palanca de consenso. Estoy convencido de eso, porque parte de los Acuerdos de Paz uno de los temas importantes fue la concertación económica. Y planteaba la necesidad de que el sector empresarial, el Gobierno y los trabajadores definieran la política económica del rumbo del país. Eso todavía está pendiente. El Gobierno tiene un rumbo, pero si no es acompañado por los trabajadores, por el sector económico, no tiene consenso. Y, por lo tanto, no va a poder desarrollarlo. Entonces, la mejor forma es que es un mecanismo que participa el sector empresarial, los trabajadores y el Gobierno. Y esa es la lucha, construir una política económica de rumbo, en la cual todos trabajemos. Creo que eso sigue siendo una deuda pendiente. Y que el sector empresarial tiene que jugar un rol importante, porque ellos no pueden tampoco imponer. Es decir, si es un gobierno como el FMLN, no vamos a permitir que se nos imponga una política, sino que tenemos que construir el consenso. </p><p> Eso es lo que le da viabilidad al país. Y dentro de ese camino estamos avanzando. Como política de gobierno, lo que trataríamos de fomentar es la política de exportación. Y en la política de exportación también tiene que ver la competitividad, porque nuestros productos, para competir en ese mercado mundial, tienen que ser competitivos. Y en la parte de la competitividad tiene que tomarse en cuenta también toda la formación de los recursos humanos. </p><p>&nbsp;</p><p>&nbsp;</p><h2> ¿Qué ofrece a los empresarios como candidato presidencial para abrir el consenso?</h2><p>&nbsp;</p><p> Lo que ofrezco (a los empresarios) es construir un consenso, lo que le dé certeza al sector empresarial. El sector empresarial, evidentemente, su razón de ser es generar ganancia y esa es parte de la visión empresarial. No se puede ir en contra de eso. Ahora, esa generación de ganancia, primero, tiene que ser respetuosa con las leyes. Tiene que responder a los derechos de los trabajadores, de pagar el salario más adecuado y hacer las revisiones necesarias que establece la ley. Dar certeza en el campo jurídico, de respetarle su forma de ganancia y cómo hace uso de estas ganancias, pero, además, tomar en cuenta que el país, para desarrollarse, además del sector empresarial, necesita el sector de trabajadores y se necesita el Gobierno, porque la empresa privada nunca va a absorber los problemas de salud de la población, ni los problemas de educación. El tema de las reformas de cómo son administradas las autónomas tiene que ver con la conducta del momento: una conducta democrática. El sector empresarial es demasiado amplio, puede haber sectores que no están representados en la ANEP. Y la ANEP va a participar en el proceso. Es mentira que está excluida. Van a participar y si ellos son los que tienen la representatividad de la mayoría del sector empresarial, en las propuestas a presentar van a estar las suyas.</p><p>&nbsp;</p><h2> ¿El cambio ha sido no estar sometidos a ellos ahora?</h2><p>&nbsp;</p><p> No, es un entendimiento. No es el sometimiento. Es decir, en una sociedad democrática el concepto es de participación, lo que abre la posibilidad de que el sector empresarial pueda participar plenamente. Aún aquellos que no desean ser representados por la ANEP. Creo que en la medida que vayamos ejerciendo toda la voluntad democrática, todo este proceso de polarización se va a ir expresando de esa forma. </p><h2> ¿Qué garantías hay de que en un segundo gobierno del FMLN se consolide la relación entre Gobierno y empresa privada? Porque puede haber una lectura de que está fragmentada</h2><p>&nbsp;</p><p>Creo que la relación no está fragmentada. Tenemos mecanismos de plática con el sector empresarial. Estuviera fragmentada si no tuviéramos oportunidad de escucharnos y de platicar. Hay mucho sector empresarial que sabe y entiende que hay que buscar un entendimiento. Puede ser que en algunos dirigentes su expresión sea más confrontativa, pero mucho empresariado ve que las posibilidades de crecimiento y su desarrollo es la estabilidad de un país. Nadie invierte ni produce en un país con inestabilidad. Ellos saben que uno de los factores de estabilidad es el entendimiento entre ARENA y el FMLN, pero a mi juicio no hay fragmentación. Lo que sí podríamos sentir es que hay juicios subjetivos con respecto al FMLN. Hay todavía una percepción muy ideológica en esa relación. Pero la mejor forma es resolver las reformas pragmáticas y establecer reglas del juego claras, que den certeza a ambos. </p><p>&nbsp;</p><p>&nbsp;</p><p>&nbsp;</p><h2>Para 2014 habría cierta desventaja para el FMLN en la zona metropolitana de San Salvador con la mayoría de alcaldías en manos de ARENA, ¿cómo piensan revertir ese fenómeno?</h2><p>&nbsp;</p><p> La conducta de la población es diferente en las elecciones de alcaldes con las presidenciales y no puedo partir de que porque votaron por ARENA en el Gran San Salvador va a ser la misma votación para la Presidencia. En la presidencial, (la gente) sopesa más su visión de futuro y su visión como país. Y, además, ya en las campañas la gente piensa más, está más informada. Y ya muy difícilmente se puede engañar con campañas de miedo. No quiere decir que no le dé ventaja al partido ARENA en la parte metropolitana. Creo que la diferencia entre ARENA y el FMLN en algunos municipios fue bajísima, de 100 o 200 votos. Solo en San Salvador fue grande la diferencia, pero no quiere decir que tengamos gran ventaja en el área metropolitana. Es más, la parte metropolitana está sometida a las coyunturas. En la medida que ha visto soluciones apegadas más al país, también creo que eso recupera la credibilidad de los partidos. Creo que la forma de cómo recuperar (la confianza) es el contacto directo de nuestra población con el programa. Lo importante es que la población en alguna forma percibe un cambio en estos tres años, aunque sea solo por el paquete escolar y los programas sociales. Creo que es una cuestión que se puede modificar, tiene que ver con la estrategia electoral del FMLN, una buena política de alianzas, porque no estamos pensando un gobierno netamente del FMLN. Tiene que ser un gobierno de alianzas. <br /></p><p>&nbsp;</p><h2> ¿Es similar al modelo actual que incorporan a diferentes sectores en el gobierno?, ¿piensan en una coalición para participar en las elecciones?</h2><p> Hasta ahora no vislumbramos ninguna coalición. La tendencia es que cada partido va por separado. No veo yo que pueda haber un agrupamiento de coalición.</p>

Tags:

  • portada
  • lo-del-dia

Lee también

Comentarios

Newsletter