Lo más visto

Hay leishmaniasis en 2 municipios fronterizos de El Salvador

En este año han sido detectados 100 casos en dos localidades

Enlace copiado

- 00:02:10La Prensa Gráfica

Enlace copiado

Un brote de leish-maniasis cutánea que ha sido detectado por el Ministerio de Salud (MINSAL) mantiene preocupados y en alerta a los habitantes de 17 comunidades de Concepción de Oriente y Anamorós, ambos municipios ubicados en la zona fronteriza hondureña del departamento de La Unión.

Según los antecedentes clínicos y relatos de los mismos habitantes, la enfermedad no es nueva en sus comunidades. De hecho, registros médicos dan cuenta de casos desde hace cinco años, aunque los pobladores aseguran que hace un año comenzaron a ver a las primeras personas con el padecimiento, que también es conocido como "lepra blanca".

Alta población del insecto. El área de Entomología del SIBASI ha concluido que hay una alta densidad del mosquito flebótomo en las zonas donde se han reportado los casos. Esto podría ser a causa de la abundante maleza verde, los establos o gallineros o porque en la mayoría de hogares hay perros.

"A mi nieta le inició con una roncha hace unos nueve meses, pero creímos que no era nada grave. Pero pasaron cuatro meses y veíamos que no se le quitaba y le iba creciendo, por eso la llevábamos a médicos particulares en San Miguel, pero nadie nos daba una respuesta, hasta que los promotores nos hablaron sobre esa enfermedad", cuenta Paz Vanegas, una residente en el caserío Cuevas, de Concepción de Oriente.

La leishmaniasis inicia con una picada por un mosquito similar al zancudo, conocido como flebótomo. Posteriormente se convierte en un grano pequeño, pero con el tiempo termina siendo una lesión que va creciendo y deteriorando los tejidos de la piel, sin causar ningún dolor o malestar.

El registro de casos por esa enfermedad en Concepción de Oriente inició el año pasado, cuando se reportaron 15 personas positivas a leishmaniasis, pero en el último semestre el número de casos confirmados se ha quintuplicado, al punto que hasta la fecha ya se reportan 85 personas afectadas, pero también se registraron 15 casos en un caserío de Polorós, el cual está limítrofe.

"Estas lesiones son de carácter crónica, que la gente dice que probablemente tienen cinco años de estar con esa lesión. La enfermedad ha sido endémica, pero ha pasado desapercibida, porque el grano no duele ni pica nada, y allí está, y la gente lo puede confundir con un barro, una espinilla u otra picada, pero el problema es que eso no sana", explica Giovanni Ruiz, médico de la Unidad Comunitaria de Salud Familiar (UCSF) de Concepción de Oriente.

De los 100 casos de leishmaniasis que se han diagnosticado este año en los dos municipios unionenses, el 50 % son en mujeres y el 20 % en menores de edad, mientras que el resto son hombres adultos. La mayoría de pacientes presenta las lesiones en la cara, pero hay otros que han sido picados en los brazos, por ser las zonas que normalmente andan descubiertas.

El brote se ubica en la zona rural de ambos municipios. El caserío Carbones del cantón Guaripe, de Concepción de Oriente, fue la primera comunidad que comenzó a reportar personas picadas por el flebótomo y donde más casos confirmados de leishmaniasis ha habido. Posteriormente han sido alcanzados el caserío Cuevas, el cantón Zapote y el caserío El Pedernal, pero también se ha atendido afectados en el caserío Quebrada Honda, Polorós.

Intervención

Ante el brote de casos, un equipo de más de una decena de personas del área de Control de Vectores del SIBASI, junto con promotores de la UCSF de Concepción de Oriente, están ejecutando un plan para atacar al mosquito en el ambiente que se moviliza, aunque de momento no se están combatiendo los reservorios de estos insectos, que son los perros.

Hace un mes se inició un plan para hacer un rociado en todas las viviendas de la zona rural del municipio más afectado, con el propósito de eliminar al mosquito. A la fecha han sido intervenidas 655 viviendas en ocho caseríos de los 17 que han reportado casos.

"El rociado consiste en proteger las paredes de las viviendas con un insecticida (deltametrina) para que cuando el mosquito llegue en horas de la mañana y tarde reposa en la pared y allí muere, y esto protege durante dos meses. Otra medida que recomendamos es el uso de mosquiteros, usar ropa (de) manga larga y colocar cedazo fino en las áreas entre la pared y el techo", señaló Orlando Zelayandía, jefe de sector de malaria del MINSAL.

Para la detección de los casos el MINSAL ha habilitado un laboratorio en la UCSF de Concepción de Oriente, donde se toman las muestras para análisis.

Tags:

  • La Unión
  • leshmaniasis

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines