Lo más visto

Más de El Salvador

Hay una tendencia de litigantes de utilizar mecanismos antiéticos”

El magistrado habla del proceso contra “el Barney”, y de la táctica dilatoria de los defensores, ante la cual los jueces no deben “servir de instrumento”.
Enlace copiado
Hay una tendencia de litigantes de utilizar  mecanismos antiéticos”

Hay una tendencia de litigantes de utilizar mecanismos antiéticos”

Hay una tendencia de litigantes de utilizar  mecanismos antiéticos”

Hay una tendencia de litigantes de utilizar mecanismos antiéticos”

Enlace copiado
Su especialidad es el área penal y en esa fue designado durante la primera sesión de Corte Plena, el pasado 25 de septiembre. Leonardo Ramírez Murcia, quien durante los últimos años se desempeñó como juez Quinto de Sentencia de San Salvador, dice ser partidario de favorecer el acceso a la información en la Sala de lo Penal de la CSJ y, aunque habla de las excepciones, no le encuentra sentido a mantener la reserva total en los casos ya resueltos. En esta entrevista también habla de un caso que conoció como juez: el proceso contra Moris Bercián, quien está prófugo por narcotráfico luego de evadir el juicio, con diferentes escritos o justificaciones de sus abogados, en 10 ocasiones.

¿Usted como juez tenía alguna queja acerca de la Corte? ¿Cuál era y qué piensa hacer al respecto?

En lo particular, no se me había ocurrido tal cosa, podría decir que no tengo una queja en particular respecto al trabajo de la Corte, dado que obviamente podrán haber inconformidades en el desempeño en la judicatura ya en particular con lo que uno ve, lo cual está relacionado con los apoyos administrativos que puedan movilizarse en función de favorecer o estimular el desempeño de la administración de justicia en los tribunales.

El derecho penal es el único en el que por ley los procesos son públicos, ¿las audiencias de la Sala de lo Penal deben ser públicas? ¿Al igual que las sesiones de Corte Plena?

Yo soy partidario de favorecer el acceso a la información. Sin embargo, frente a esa apertura que yo pueda plantearme, también se interpone una realidad, que es la realidad concreta de los casos que puedan estar viendo. Hay casos que ya de por sí la doctrina y la experiencia los ha resuelto de una manera tajante, que se trata de hechos contra el honor, contra la libertad sexual, la identidad de una menor. Es decir, eso no. Yo pienso que podrían haber casos excepcionales, de interés nacional, donde el caso, la opinión pública, la ciudadanía esté cuestionando y esté pidiendo que se trasparente ese trámite de ese recurso... Yo no tendría problema en que un periodista, una X cantidad de periodistas que estén viendo, presenciando, escuchando los argumentos que se puedan estar dando en torno a un caso determinado. Yo no tendría ningún problema, porque sé que de ello con pluma y papel consignará lo sucedido y eso es una garantía de que se está impartiendo justicia en este nivel judicial y que el resultado de esa deliberación y esa argumentación... porque son un poco parecidas como las deliberaciones de los tribunales de Sentencia. Y en estas deliberaciones normalmente no hay acceso a ello, por una razón, porque ahí los jueces emiten valoraciones de la prueba, credibilidad o incredibilidad del testigo, se hace un examen detallado de eso. Pero el expediente, en principio, no debería estar ajeno al conocimiento, la manera de cómo se llega a una determinada conclusión o resolución, podría ser, pero yo sí le tengo un poquito de miedo –no como juez– en abrir la discusión de la inocencia y culpabilidad de una persona, donde al final si es inocente, pues, bueno, el tamiz de la discusión, que si participó o no participó, va a ser una especie de estela que le ande cubriendo toda su vida.

Usted qué opina si en determinados casos, que en toda su etapa procesal han tenido reserva total solicitada por la Fiscalía, la siga manteniendo una vez que el fallo quede en firme.

Ahí es otra cosa y ahí tenemos una resolución firme, y a mi manera de ver ya no debería estarse protegiendo el resultado, es decir, lo tengo muy claro. Estamos hablando que ya hay una resolución firme y solamente puede modificarse mediante la revisión, pero el recurso de revisión ya están los preceptos con los cuales puede revisarse la sentencia.

¿Usted cómo planea blindarse ante las suspicacias que puedan surgir cuando venga remitido a la Sala de lo Penal un caso de compañeros jueces que usted ha tenido toda la vida?, algunos quizá que sí han sido sus amigos, otros no.

El mejor blindaje que existe es no tener blindaje. La mejor protección para mí es la transparencia. En otras palabras, si yo llegase a poder, en palabras hipotéticas, un juicio público porque se me atribuye una amistad íntima, una enemistad cercana, entonces las partes me recusarán. Y obviamente tendré que salir porque tendré que ser transparente...

Le pregunto esto por un caso que fue en sentencia, el caso de Moris Bercián, alias “el Barney”. Es un juicio que se programó...

Por droga me parece.

Sí, por droga. Se programó, una tras otra, tras otra vez, hasta que decidieron cambiarlo de tribunal. La situación continuó hasta ahora que le han decretado orden de captura.

Mire, es triste el caso. Llegó donde nosotros, ahora en este traslape yo me he tenido que venir para acá. Pero medio conocí el caso y tuve noticias por el expediente que... una táctica dilatoria, de frustrar esto, frustrar lo otro... Le voy a ser franco, este tipo de cosas yo siento que los jueces no deberían de servir de instrumento. A qué me refiero, a que hay una tendencia de abogados litigantes de utilizar una serie de mecanismos antiéticos para poder mantener y orientar un resultado que por ineficiencia de la misma ley termine favoreciendo la criminalidad, yo no estoy adelantando... Solo digo, estoy hablando de prácticas deshonestas. ¿Por qué yo tengo que recusar al juez Ramírez Murcia, por decir algo, sin ningún fundamento?

Entiendo que uno de los colaboradores (del tribunal) terminó siendo uno de los abogados defensores de Bercián. ¿No?

Tengo entendido que había un abogado, pero me refiero al hecho de andarse buscando con mentiras, con falsedades, pero solo para que este frustre la audiencia, le dé trámite a la recusación y luego cuando viene, ya va alargándose más. Lo que he sabido es que, al final, es que el imputado al final logró escaparse, producto de ese juego, de estos defensores que aprendieron a las marufiadas, a cosas indecentes que a trabajar correctamente con la ley.

Tags:

  • leonardo ramirez murcia
  • sala de lo penal
  • corte suprema de justicia

Lee también

Comentarios