Lo más visto

Hermanos pandilleros mataron a cabecilla y luego se salvaron de venganza

Al enterarse del asesinato del palabrero de la clica, otro cabecilla ordenó la venganza contra los tres hermanos, uno de estos exmilitar. Quince pandilleros acudieron a esta orden portando fusiles, barras de metal y piochas. "Todo pintaba para una muerte masiva", dice la PNC, pues en la casa de los hermanos estaban también su madre, una mujer y sus dos hijos, pero la historia dio un giro inesperado.
Enlace copiado
Foto con fines ilustrativos/Archivo LPG.

Foto con fines ilustrativos/Archivo LPG.

Hermanos pandilleros mataron a cabecilla y luego se salvaron de venganza

Hermanos pandilleros mataron a cabecilla y luego se salvaron de venganza

Enlace copiado
Tres hermanos pandilleros, uno de estos exmiembro de la Fuerza Armada (FAES), se salvaron de morir junto a su madre, una mujer y sus dos hijos en su vivienda ubicada en una especie de hondonada del caserío Los Ortiz en el cantón Santa Anita del municipio de San Cristóbal, en el departamento de Cuscatlán, según un informe proporcionado por una fuente policial este viernes.

Según la Policía Nacional Civil (PNC), los hermanos José Abel, de 20 años; José Margarito y José Marcos, este último el exmilitar y todos con apellidos Ángel Hernández, tenían en su contra una sentencia de muerte girada por Carlos Eduardo González, de 25 años, segundo palabrero de la clica a la que pertenecían, por que habían estado acosando a su pareja.

"(Los hermanos) buscaban la oportunidad de adelantársele a sus cabecillas y al resto de la banda", relató la PNC. Fue así como, este miércoles 3 de mayo, estos tres pandilleros tomaron sus armas de fuego y siguieron a González junto a su compañera de vida, quien iba a lavar ropa hasta un río que cruza el caserío; esperaron y, cuando llegó el momento apropiado, mataron al palabrero pero dejaron que la mujer escapara.

"Casi de inmediato, el primer palabrero y sus secuaces supieron de la muerte de González y de sus autores, y en menos de 24 horas prepararon la venganza. También la policía recibió la denuncia del asesinato y emprendió con las patrullas de la Sección Táctica Operativa (STO) la búsqueda de los homicidas", dijo la PNC.

"Armados con fusiles M16 y pistolas, barras de metal y piochas, un grupo de aproximadamente 15 terroristas, avanzaron sigilosamente, ayer jueves, hacia la casa de los hermanos  […] donde, además, se hallaban en su interior la madre de los sujetos, otra mujer con su niña de dos años de edad y un adolescente", dijo la fuente, que luego agregó que: "todo pintaba para una muerte masiva".

Según la PNC, el exmilitar y otro hermano tomaron sus armas, las mismas usadas para matar a González, y respondieron a los disparos que ya habían comenzado quienes llegaron por la venganza. "Comenzaron a disparar contra las puertas y ventanas de la casa, mientras que otros lograron acercarse a la edificación y comenzaron a perforar las paredes con las piochas y las barras", dice el relato policial.

En medio de este enfrentamiento, en el que las mujeres, la niña y un adolescente lograron encerrarse en una parte de la vivienda, "los atacantes recibieron el aviso de que varias patrullas policiales, apoyadas por militares, se dirigían a la zona, lo cual los obligó a abandonar su objetivo y emprender la retirada".

Fue así como los pandilleros y la familia sobrevivieron al ataque. "Al llegar al lugar en auxilio de las víctimas del ataque, los equipos de la STO (Sección Táctica Operativa) de la policía descubrieron que entre ellas se encontraban los tres hermanos pandilleros, a quienes buscaban por el asesinato de su cabecilla, procediendo de manera preventiva con la detención por el delito de tenencia y portación ilegal de armas, las cuales fueron confiscadas, además de abundante munición y cargador. Posteriormente se les acumulará, entre otros, el de asesinato", explicó la PNC.




 

Tags:

Lee también

Comentarios