Hijo de expresidente compró vehículos por $118,600

Sección de Probidad de la CSJ informó a los magistrados el hallazgo de al menos siete inconsistencias en las declaraciones patrimoniales de Mauricio Funes. Él dijo que hoy las desvanecerá.
Enlace copiado
Hijo de expresidente compró vehículos por $118,600

Hijo de expresidente compró vehículos por $118,600

Hijo de expresidente compró vehículos por $118,600

Hijo de expresidente compró vehículos por $118,600

Enlace copiado
La Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) llegó a las siguientes conclusiones después de auditar el patrimonio del expresidente de la República Mauricio Funes: que gastaba más de lo que ganaba; que adquirió vehículos sin retirar dinero de sus cuentas bancarias; que pagó deudas por $221,124, aunque tampoco sacó ese monto de sus cuentas en los bancos; que reportó ingresos de una empresa que no generó ganancias; y que uno de sus hijos adquirió vehículos por $118,600, “suma de la que se desconoce su origen”.

La sumatoria de todas las inconsistencias llevó a Probidad a la conclusión de que existen indicios de enriquecimiento ilícito del exfuncionario. Esa dependencia de la Corte concluyó que Funes no pudo justificar un total de $728,329.74, que incluyen también los ingresos de su grupo familiar. El exmandatario, que fue notificado el pasado miércoles de los resultados de la auditoría, confirmó que hoy se presentará a la Corte con las pruebas para desvanecer esos hallazgos.

Funes, según la auditoría de Probidad, no solo se puso al día con sus deudas, por un total de $221,124 durante su administración, sino que también logró ahorrar. Pero Probidad llegó a la conclusión de que el expresidente de la República “no podría tener la posibilidad de ahorrar durante su período de gestión. Sin embargo, los saldos reflejados al 31 de mayo de 2014 en sus cuentas bancarias suman en total de $150,323.31, los cuales no se justifican con los ingresos reportados al Ministerio de Hacienda”.

El exfuncionario insistió ayer en que no le llamen investigado, prefiere usar el término auditado. Tanto en su cuenta de Twitter como en su programa de radio, insistió en que aún no ha sido condenado y que tampoco enfrenta un juicio civil por enriquecimiento ilícito, como es el caso del exfuncionario de su gobierno Leonel Flores Sosa.

“Se me ha demonizado y se me está tratando como si se me está haciendo un juicio por enriquecimiento ilícito. La Corte Suprema de Justicia a mí no me ha condenado, no ha ordenado ningún juicio civil, ni la Fiscalía ha abierto un expediente”, declaró durante su programa en Radio La Chévere, pero no se refirió a todos los hallazgos de Probidad.

Sí hizo alusión a los ingresos por $121,000 que declaró haber recibido de la empresa Multimedia, S. A. de C. V., la cual, según constató Probidad, no reportó ganancias que puedan justificar esos pagos.

“No es facultad del funcionario comprobar la capacidad económica de la empresa”, se defendió.

No explicó, sin embargo, de dónde salió el dinero con el que él y su hijo compraron los vehículos en el quinquenio. Por ejemplo, el informe de Probidad señala que Diego Roberto Funes Cañas, hijo del exmandatario, adquirió en 2013 un vehículo BMW año 2007 por $10,000 sin tener ninguna disponibilidad”. En todo el ejercicio de funciones de Funes, su hijo compró vehículos por $118,600, cuyo origen, dice Probidad, “no se puede determinar con las declaraciones juradas de patrimonio ni con la información proporcionada por las fuentes externas”.

Lo que llamó la atención de la Sección de Probidad no fue precisamente el monto gastado por el hijo de Funes en la compra de vehículos, sino que, según registros bancarios, Funes Cañas únicamente tuvo ingresos en 2011 por un total de $2,812.50.

Alega errores

Funes, al igual que lo han hecho los dos funcionarios que están siendo enjuiciados civilmente por enriquecimiento ilícito, justificó ayer: “Perfectamente uno puede cometer errores u omitir información (en la declaración patrimonial)”.

Otro de los datos que Funes omitió declarar es la cantidad que destina mensualmente para el pago de cuota alimenticia de cada uno de sus hijos.

Probidad también hace alusión en su informe a que, después de su período de gobierno, en febrero de 2015, compró una camioneta Land Cruiser por $60,000 sin realizar ningún retiro bancario. Funes cuestionó que Probidad haya auscultado lo que él compró cuando salió de Casa Presidencial. “Han investigado mis actividades económicas de antes, cuando yo era candidato. Se han ido hasta diciembre de 2015, cuando yo ya no soy presidente”, comentó.

El exmandatario tiene hasta el próximo lunes para presentar las pruebas de que no se enriqueció ilícitamente. Aseguró que no tiene ningún problema en presentarlas antes. Una vez Probidad reciba esa documentación, elaborará un nuevo informe que presentará al pleno de la CSJ para que los magistrados decidan si ordenan o no un juicio por enriquecimiento ilícito o archivan el expediente.

El informe que presentó Probidad a los magistrados concluye que hay indicios de que el exfuncionario obtuvo fondos ajenos al salario que devengó entre 2009 y 2014, de forma textual dice: “Se ha encontrado la cantidad de $728,329.74 que no se ha encontrado justificación por parte del señor Funes Cartagena, por lo tanto, existen suficientes indicios que presumen enriquecimiento ilícito por parte del señor Carlos Mauricio Funes Cartagena”.

Funes es uno de los 30 funcionarios que están siendo investigados por la Sección de Probidad con base en la Ley Sobre Enriquecimiento Ilícito de Funcionarios. Leonel Flores, uno de los que ya enfrenta juicio, fue emplazado ayer (lea secundaria). La Corte debe entregar el resultado de esta auditoría, así como la realizada a los patrimonios de los expresidentes Francisco Flores (ya fallecido) y Elías Antonio Saca”.

Tags:

  • mauricio funes
  • probidad
  • enriquecimiento ilicito

Lee también

Comentarios

Newsletter