Historia del himno nacional salvadoreño

El himno nacional fue presentado por primera vez el 15 de septiembre de 1879 durante la celebración LVIII de la independencia; sin embargo, fue reconocido oficialmente hasta 1953.
Enlace copiado
Acto. Entonación del himno nacional en Casa Presidencial, por la celebración de la independencia.

Acto. Entonación del himno nacional en Casa Presidencial, por la celebración de la independencia.

Enlace copiado
El himno nacional de El Salvador es uno de los mayores orgullos para los salvadoreños y generador de nostalgia para hermanos que están fuera del país. A través de la historia, se han registrado tres himnos, los cuales nacieron como respuesta al patriotismo y a la conmemoración de la independencia. El himno es normalmente entonado en la celebración de eventos cívicos, deportivos y escolares, y aunque no es obligación, los asistentes deben estar de pie y colocar la mano derecha a la altura del corazón, para mostrar respeto.

 

 

himnos realizados

 

El primer himno, llamado “El Constitucional”, fue escrito por el cubano Tomás M. Muñoz, y la música estuvo a cargo de Rafael Orozco, exdirector de la banda militar. Fue estrenado el 24 de enero de 1867, bajo la iniciativa del doctor Francisco Dueñas, quien en ese entonces era el presidente de la república.

 

El primer himno nacional fue muy bien recibido y ejecutado en escuelas y eventos oficiales del país, pero debido a la revolución de 1871, en la cual el presidente Francisco Dueñas fue derrocado, el himno dejó de enseñarse a las generaciones posteriores.

 

Luego, por iniciativa del entonces presidente de la república, Rafael Zaldívar, se realizó un nuevo himno, el cual se presentó por primera vez el 15 de septiembre de 1879, durante el aniversario LVIII de la independencia del país. Este nuevo himno fue compuesto por el general Juan José Cañas en compañía de Juan Aberle, músico italiano. Esta propuesta –y actual himno nacional– se dejó de entonar en los años comprendidos entre 1891 y 1895.

 

El 3 de junio de 1891, “El Salvador libre”, himno guerrero compuesto por César Georgia Vélez y dedicado al ejército salvadoreño, fue declarado como himno nacional bajo la presidencia del general Carlos Ezeta. El nuevo himno recibió una aceptación favorable por parte de los salvadoreños. Tras la caída del gobierno presidido por Ezeta, en 1895, el himno compuesto por Cañas y Aberle se convirtió en el himno cantado durante eventos oficiales. Sin embargo, este no había sido reconocido legalmente, por lo que bajo un decreto emitido por el antes presidente de la república Óscar Osorio; José María Lemus, ministro del interior, y José María Peralta, presidente de la Asamblea Legislativa, la música y letra del himno nacional de El Salvador se declaró propiedad nacional y oficial para eventos de carácter patriótico.

 

A través de la administración de Osorio se logró solventar la carencia de un himno oficial. El decreto legislativo n.º 1231, realizado el 13 de noviembre de 1953, fue publicado en el Diario Oficial n.º 226, tomo 161, el 11 de diciembre de 1953.

 

Sobre el himno actual

 

El himno nacional de El Salvador está compuesto por un coro y tres estrofas; sin embargo, desde hace aproximadamente 30 años solo se canta el coro y la primera estrofa. El coro se repite dos veces, y seguido de esto, se canta la estrofa. En algunas ocasiones se repite una tercera vez el coro, debido al mensaje transmitido en la letra del mismo. Esta costumbre fue reconocida oficialmente a través del decreto legislativo n.º 342, en el año 1992, publicado en el Diario Oficial n.º 223, tomo 317.

 

En su letra, el himno nacional hace referencia al orgullo y el eterno sacrificio de los salvadoreños por obtener la tan anhelada paz. Además, retoma el tema de la libertad como idea principal para la segunda estrofa; de igual forma, explica que a pesar de tener una dolorosa y sangrienta historia, la patria no desmaya en su innata bravura. El tercer y último párrafo continúa reforzando el espíritu de paz y rinde honor a quienes respetan los derechos extraños y se apoyan en la recta razón. Además, llama a las personas a continuar esforzándose por alcanzar un mejor país.

 

Actualmente el himno nacional cuenta con una versión en náhuat (lengua indígena predominante en El Salvador durante el siglo V), el cual se presentó por primera vez el 1.º de septiembre de 2009, durante la inauguración del mes cívico en Suchitoto, Cuscatlán, y fue interpretado por el coro del Centro Escolar Doctor Mario Calvo Marroquín, de Izalco, Sonsonate.

 

Para muchas personas, incluso para quienes nacieron y se encuentran fuera del país o tienen raíces salvadoreñas, el himno nacional es un recordatorio sobre el orgullo de ser llamados salvadoreños.

 

 

Lee también

Comentarios

Newsletter