Lo más visto

Más de El Salvador

Historias contadas desde un dron

Espectaculares imágenes desde el aire de escenarios turísticos locales son captadas en “Drone Stories”, la nueva sección lanzada desde el blog sobre turismo rural y alternativo “Usv”.
Enlace copiado
Enlace copiado
Solo desde lo alto se puede apreciar la verdadera majestuosidad de los parajes del territorio salvadoreño, una posibilidad que para muchos resulta un privilegio. Los admiradores de la naturaleza, como el viajero y bloguero Armando Urquillo, no escatiman en tener a su disposición las herramientas necesarias para poder capturar las más bellas postales de los lugares de nuestro país, como, por ejemplo, un dron, un dispositivo aéreo no tripulado controlado de manera remota.

El resultado ha sido formidable: hace un par de semanas incluyó en su blog sobre turismo rural y alternativo, que forma parte de la plana de blogs de LA PRENSA GRÁFICA, la sección “Drone Stories”. En ella recoge las más impresionantes imágenes de playas, sitios arqueológicos, lagunas y otros escenarios –a veces escondidos– de El Salvador. Él mismo reconoce que los lugares que escoge para visitar son aquellos que “nadie quiere recordar”, según la descripción que aparece en uno de los apartados de su portal web.

Si ingresas a su blog (Armandourquillo.com) y te detienes a observar las imágenes y los videoclips, notarás que ese pequeño aparato electrónico que se eleva en los cielos hace que parezcan tomados desde otra dimensión, desde un ángulo que parece envolverte en lo desconocido, como si volaras.

La superficie de las tierras salvadoreñas luce muy fotogénica y se deja retratar como si se tratara de un paño con una mezcla de colores muy equilibrada. Desde su lanzamiento y hasta la fecha, la sección archiva sus viajes a seis lugares: la ciudad de Sonsonate, el cerro Cachío, en Juayúa; las playas de la zona costera de La Paz, los manglares de San Luis Talpa, El Tazumal y la laguna de Cuzcachapa, estos dos en el municipio santaneco de Chalchuapa.



Este último, su más reciente recorrido, guarda consigo muchos misterios, otra de las características que los aventureros buscan al emprender un nuevo trayecto. Urquillo asegura que, al llegar, los pobladores te llenan de leyendas. Este viajero tiene 29 años de edad y fue en 2015 cuando “comenzó a tomar forma el virus que lo hizo salir del letargo”.




 

Lee también

Comentarios