Lo más visto

Hospital de Santa Rosa de Lima sin equipos de vapor

Los alimentos se preparan con gas propano, la ropa de los pacientes se seca en los patios y la esterilización se realiza con equipo antiguo.
Enlace copiado
Peligrosas.  Las antiguas calderas están fuera de uso, ya que cumplieron su vida útil y representaban un peligro para el personal de las áreas cercanas.

Peligrosas. Las antiguas calderas están fuera de uso, ya que cumplieron su vida útil y representaban un peligro para el personal de las áreas cercanas.

Manual.  Mientras no lleguen las nuevas calderas, la ropa de los pacientes seguirá siendo secada al sol por el personal de lavandería.

Manual. Mientras no lleguen las nuevas calderas, la ropa de los pacientes seguirá siendo secada al sol por el personal de lavandería.

Hospital de Santa Rosa de Lima sin equipos de vapor

Hospital de Santa Rosa de Lima sin equipos de vapor

Enlace copiado
El Hospital Nacional de Santa Rosa de Lima, en La Unión, tiene casi tres meses de no contar con los generadores de vapor, que también son conocidos como calderas. Dichos equipos son los que producen el vapor para preparar la comida de los pacientes, secar la ropa hospitalaria y esterilizar materiales médicos.

Las dos calderas que estaban en funcionamiento cumplieron su vida útil y representaban un riesgo y peligro para el personal que trabaja en dichas áreas del centro hospitalario.

“En nuestro medio estos equipos duran un período máximo de 20 años, pero después de eso su vida útil ya terminó y es riesgoso. Nosotros teníamos 34 años de tener esas calderas, se sacaron por la peligrosidad y porque ya no eran funcionales”, explicó Carlos Campos, responsable del área de mantenimiento del hospital.

El centro asistencial ha implementado un plan de contingencia propio para poder suplir la función que desarrollaban los generadores de vapor y no interrumpir los procedimientos que se realizan a diario y que dependen de esa maquinaria.

Para cocinar los alimentos utilizan cilindros de gas propano, aunque esto genere un costo mayor para el hospital; asimismo, han readecuado todo porque las instalaciones hospitalarias son especiales para cocinas a vapor.

En cuanto al área de lavandería, hay dos máquinas para secar y dos lavadoras que dependen de los generadores de vapor y que no están siendo utilizadas. Ese trabajo ha sido asumido por el personal, quienes están secando de manera manual y tendiendo la ropa hospitalaria en los patios.

Cada día en el área de lavandería se procesa un promedio de 400 libras de ropa, lo que ha generado una mayor carga laboral en los empleados debido a que no se puede usar el resto de máquinas y tampoco han querido tomar la opción de ir a lavar a otro hospital de la zona oriental.

En tanto, para esterilizar el instrumental médico se están usando unas máquinas que se tienen desde antes de la ampliación del centro médico nacional.

Dichos equipos datan de hace 35 años, con capacidad para la demanda que hay en una unidad de salud, no así para la de un hospital como el de Santa Rosa de Lima.

Se buscó al director del hospital, Efraín Torres, para conocer por qué se sacaron de uso las calderas que poseía el nosocomio, sin tener las que iban a suplir la demanda, pero se informó que no se encontraba en el hospital.

Sin embargo, el jefe de mantenimiento afirmó que se debió a que dicha área es supervisada periódicamente por el Ministerio de Trabajo, y se determinó que se corría el riesgo de algún inconveniente legal o sanción.

También se conoció que el problema podría ser solventado en las próximas semanas, sin determinarse cuándo, pues ya fueron adquiridos dos nuevos generadores de vapor, los cuales se compraron en Estados Unidos y se está a la espera de su llegada.

A pesar de que la solicitud al Ministerio de Salud (MINSAL) para el cambio de calderas se había estado haciendo desde hace 10 años, fue hasta el año pasado cuando se tuvo el aval de los fondos para que fueran destinados a la adquisición de las nuevas maquinarias.

Según se conoció, las nuevas calderas tienen la capacidad de generar 60 caballos de vapor y con una proyección de vida útil de 15 años. En la maquinaria el MINSAL ha invertido $168,000.

“Estamos confiando que pronto tengamos las calderas nuevas, porque ya son varios meses que estamos en esta situación, y se hace más fuerte el trabajo, porque no queremos ir a otro hospital a lavar”, dijo una empleada del área de lavandería mientras se asoleaba la ropa de pacientes.

Tags:

  • La Unión
  • Santa Rosa de Lima
  • hospital
  • calderas

Lee también

Comentarios