Lo más visto

“Humberto no tiene ni dónde caer muerto”

La esposa de Humberto Marroquín, parada enfrente del Juzgado de Paz del puerto de La Libertad, levanta con las manos una pancarta, lo más alto que puede, para que todos los que van pasando en un bus del transporte colectivo lean que su marido no es un narcotraficante.
Enlace copiado
Libertad.  Familiares y vecinos de Humberto Marroquín viajaron desde Garita Palmera para pedir libertad, ya que dicen que él no es un narcotraficante.

Libertad. Familiares y vecinos de Humberto Marroquín viajaron desde Garita Palmera para pedir libertad, ya que dicen que él no es un narcotraficante.

“Humberto no tiene ni dónde caer muerto”

“Humberto no tiene ni dónde caer muerto”

Enlace copiado
No está sola. Otras 52 personas salieron en cuatro vehículos tipo pick up desde Garita Palmera, Ahuachapán, a las 4 de la mañana para acompañarla con pancartas pidiendo libertad para el pescador.

La muchedumbre no esconde su descontento con el proceso judicial que enfrenta Marroquín y repite, una y otra vez, la idea que tiene sobre los narcotraficantes: “los narcos tienen lujos, pero Humberto es pobre y no tiene ni dónde caer muerto”.

—¿Cómo es eso de que Humberto no tiene dónde caer muerto?

—Es que donde vivimos no es nuestro. Lo alquilamos. Si Humberto fuera narco, no fuera pobre y tuviera al menos una casita, pero dormimos bajo ramadas.

—¿Humberto nunca llevó grandes cantidades de dinero al hogar, como dice la Fiscalía que recibió?

—Nunca. A veces no llevaba nada después de pasar días en el mar buscando pescar algo. A veces no se pesca y entonces no se come. Entonces, dígame ¿un pescador pobre puede ser narco?

Según la esposa, apoyada por los familiares y vecinos, Marroquín es demasiado pobre como para ser un narcotraficante, que colaboraba con uno de los carteles de droga más grandes del continente, dirigido por Joaquín “el Chapo” Guzmán y, localmente, por el exmilitar guatemalteco Marlon Francesco Monroy, “el Fantasma”, ambos extraditados a Estados Unidos. Los únicos bienes que tiene Marroquín, según su esposa, son dos lanchas con motor, que fueron adquiridas a través de préstamos bancarios solidarios para pescadores. Ambas tienen los nombres de sus hijas, quienes dependían económicamente de la pesca del hoy imputado.

“No tiene ni bicicleta, hay le tenemos que andar prestando para que haga mandados. Un hombre así no puede ser un narco”, dijo un vecino.

Antes de que finalizara la audiencia, la muchedumbre se organizó para hacer una oración pidiendo que Marroquín quedara en libertad. Pero, minutos después, el defensor público René Pinto les notificó que Marroquín, como todos los imputados, seguirá detenido esperando la audiencia preliminar.

Tags:

  • narcotrafico
  • cartel de sinaloa
  • humberto marroquin

Lee también

Comentarios