Hurtos y extorsiones abaten al comercio

La policía insta a interponer la denuncia formal, para saber cómo y dónde actuar. La CCIES registró el año pasado 25 cierres de sus socios.
Enlace copiado
Día a día.  Los comerciantes y vendedores migueleños pasan bajo constante amenaza ya sea por extorsiones, robos o hurtos, sometidos al temor de no denunciar los delitos.

Día a día. Los comerciantes y vendedores migueleños pasan bajo constante amenaza ya sea por extorsiones, robos o hurtos, sometidos al temor de no denunciar los delitos.

Inseguridad. Comerciantes migueleños son víctimas de extorsiones, hurtos y robos por grupos de pandillas y delincuencia común.

Inseguridad. Comerciantes migueleños son víctimas de extorsiones, hurtos y robos por grupos de pandillas y delincuencia común.

Hurtos y extorsiones abaten al comercio

Hurtos y extorsiones abaten al comercio

Enlace copiado
Hace un par de meses a doña Paula N. (nombre cambiado) le hurtaron toda la mercadería de su pequeño negocio de misceláneos (ropa, artesanías, recuerdos, entre otros), ubicado dentro de uno de los mercados municipales de la ciudad de San Miguel.

De un día para otro perdió más de $5,000 en productos y la poca tranquilidad que le quedaba. Por ello tuvo que hacer préstamos, adquirir otra mercadería y volver a su rutina diaria.

Prefirió no denunciar el hecho, porque “las cosas se le dejan a Dios y siempre existe el temor de alguna represalia”, cuenta la sexagenaria aún con el temor de que le vuelvan a saquear su negocio.

El caso de doña Paula se convirtió en aquello que las autoridades denominan “cifra negra de la delincuencia”; es decir, que como el hecho no fue denunciado no hay manera de realizar una investigación que permita capturar a los delincuentes o pandilleros que cometen estos delitos.

Howard Gutiérrez, presidente de la filial migueleña de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (CCIES), ha escuchado infinidad de casos en los cuales los comerciantes o vendedores migueleños son víctimas de la delincuencia común, o de grupos de pandillas que los despojan de sus mercaderías o los obligan a pagar cuotas para no atentar contra ellos y sus bienes.

“A la gente de los mercados se les meten a robar, los tienen bajo extorsión constante y muchas veces no denuncian. Hago llamado de que tratemos de tener confianza en las autoridades y denunciemos”, indica el empresario que también es propietario de varios negocios en la ciudad de San Miguel.

Gutiérrez asegura que el tema de la inseguridad es tan grave que el año pasado hubo 25 socios de esta gremial que cerraron sus negocios en San Miguel, debido a que no podían hacerle frente al pago de las extorsiones o los hurtos y robos de sus mercaderías.

“Los micro y pequeños empresarios, que son la mayoría, no tienen capacidad para darse seguridad ellos solos, dependen de las autoridades y el problema es que ellos no tienen confianza a las autoridades ni para denunciar ni para pedirles ayuda y terminan cerrando los negocios”, aseguró.

En la delegación de la Policía Nacional Civil de San Miguel, un jefe del Departamento de Investigación explicó que si los afectados no interponen denuncias, poco o nada se puede hacer para reforzar la seguridad y detener a los responsables. “Lo importante es que interpongan la denuncia formal para saber dónde se están dando los problemas”, dijo.

Tags:

  • san miguel
  • comerciantes

Lee también

Comentarios

Newsletter