IDH creció en el país 28.5 % en 25 años

Obstáculos siguen siendo la desigualdad, discriminación a niñas y mujeres, poblaciones rurales, indígenas y LGTBI.
Enlace copiado
Clave.  El PNUD considera que alcanzar el desarrollo humano es posible si de adoptan políticas nacionales que prioricen a grupos.

Clave. El PNUD considera que alcanzar el desarrollo humano es posible si de adoptan políticas nacionales que prioricen a grupos.

IDH creció en el país 28.5 % en 25 años

IDH creció en el país 28.5 % en 25 años

IDH creció en el país 28.5 % en 25 años

IDH creció en el país 28.5 % en 25 años

IDH creció en el país 28.5 % en 25 años

IDH creció en el país 28.5 % en 25 años

Enlace copiado
Según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), El Salvador ha tenido avances considerables en el Índice de Desarrollo Humano (IDH) en los últimos años: en 1990 el IDH en el país era de 0.529 (desarrollo humano bajo), en 2000 avanzó a un nivel de desarrollo humano medio con valor de 0.615.

El último IDH, de 2015, es de 0.68. El país ha incrementado, entre 1990 y 2015, un 28.5 % –el incremento promedio en el mundo fue de 20.1 %–, ubicándose en la posición 117 de 188 países.

“Nos estamos acercando al umbral para pasar a ser un país de desarrollo humano alto y ese umbral es 0.70. Este debería ser un reto, un objetivo de mediano y largo plazo de El Salvador de cómo hacemos para acelerar nuestro proceso de desarrollo humano para pasar a un desarrollo humano alto”, dijo Rafael Pleitez, representante residente auxiliar del PNUD en El Salvador.

Esta radiografía de El Salvador y otras fueron detalladas durante la presentación del “Informe sobre desarrollo humano 2016: Desarrollo humano para todas las personas”.

“Lo que ahora pensamos es que El Salvador ha llegado a un punto en el que necesita un esfuerzo grande y puede lograr un salto para formar parte de los países de ingreso de calidad de vida buena. Eso va a requerir de un esfuerzo grande y de acuerdos políticos a largo plazo para poder proveer el apoyo político y financiero a estas políticas”, detalló Christian Salazar, representante residente del PNUD en El Salvador.

Sin embargo, para seguir en este camino, acelerar el paso y lograr los objetivos, el PNUD considera que El Salvador debe poner atención en cuatro áreas políticas.

Más inversión en educación. En 2015 la inversión pública era del 3.5 %, por debajo del promedio de América Latina, donde rondaba el 5 %. Es vital mejorar la cobertura en educación inicial y parvularia, dijeron.

La violencia contra las mujeres es un obstáculo. El PNUD considera que se debe fortalecer urgentemente el sistema de atención a víctimas, ya que el no actuar las desempodera: la tasa de violencia sexual es de 146.8 por 100,000 mujeres y de violencia física es de 210 por 100,000 mujeres.

El tercer pilar para el desarrollo es una mayor inversión en infraestructura en aspectos que tienen efectos multiplicadores importantes, como un camino, que acerca la comunidad a la escuela, a unidades de salud, al mercado; también, la inversión en agua y saneamiento, que tiene efectos sociales importantes que mejoran los niveles de salud.

“Es importante la salud, la educación, el apoyo a las víctimas de la violencia. El bienestar también se crea con puestos de trabajo, los cuales requieren un clima económico y apoyo específico a las micro, medianas y pequeñas empresas”, reiteró Salazar.

Por ello es que se debe impulsar el crecimiento económico inclusivo, fortaleciendo la competitividad de la micro, pequeña y mediana empresa: la calidad de vida depende de cuán productivas sean estas empresas.

En este tema, también se debe promover que las mujeres tengan mayor participación en el mercado laboral. Actualmente, solo el 46.7 % tiene participación contra un 80 % de los hombres.

El Salvador tiene un nivel de desarrollo humano mayor que el de países vecinos como Honduras, Guatemala y Nicaragua, pero está por debajo de Costa Rica y Panamá.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter