Lo más visto

Más de El Salvador

IML no conservó pruebas de ADN en caso de El Mozote

Según Tutela Legal, el Instituto de Medicina Legal dejó envejecer las muestras y ya no son útiles.
Enlace copiado
Muestras.  El IML citó nuevamente a 25 familiares de víctimas de la masacre El Mozote para obtener otras muestras de sangre para realizar los análisis  de ADN que confirmen las identidades de las víctimas.

Muestras. El IML citó nuevamente a 25 familiares de víctimas de la masacre El Mozote para obtener otras muestras de sangre para realizar los análisis de ADN que confirmen las identidades de las víctimas.

Enlace copiado

Wilfredo Medrano, representante de Tutela Legal "Dra. María Julia Hernández", denunció ayer que los familiares de las víctimas de la masacre El Mozote y lugares aledaños han sido revictimizadas por el Instituto de Medicina Legal (IML), debido a que hace dos semanas fueron citadas para someterse a nuevas pruebas de ADN.

"No se han perdido, lo que pasó es que las muestras de ADN se envejecieron, es decir, después de tres años que se realizaron las pruebas y no se conservaron adecuadamente, pues claro que hoy ya no sirven. Esto es una irresponsabilidad de Medicina Legal", dijo Medrano.

Agregó que un total de 25 personas llegaron al IML con la esperanza de que les informaran si las osamentas exhumadas en el 2016 eran las de sus familiares; sin embargo, les manifestaron que tenían que tomar nuevamente las muestras de sangre porque las pruebas realizas anteriormente no se conservaron.

Además, cuestionó al IML sobre la cadena de seguridad que deben garantizar en las muestras y aseguró que las personas están "molestas" porque no han recibido respuesta en los últimos tres años.

En 2016 se realizó la exhumación de 29 osamentas, las cuales eran de habitantes de los caseríos Cerro Pando, El Mozote, La Joya, entre otros.

María Trinidad Díaz, familiar de víctimas de la masacre, manifestó sentirse triste porque tenía la esperanza de que el próximo 7 de diciembre, durante la conmemoración de los 38 años de la masacre, ocurrida el 11,12 y 13 de diciembre de 1981, recibiría las osamentas de sus hermanos.

"Me llamaron de Medicina Legal y fui a San Miguel y ahí me dijeron que hubo un problema con la sangre y que tenían que hacerme otras pruebas para ver si se trata de mis familiares", expresó Díaz.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines