INTI cierra dos aulas por deserción de estudiantes

Inseguridad y carencia de equipo afectan la calidad de la educación, reconoce el director de la institución encargada de capacitación técnica.
Enlace copiado
Sin recursos.  Un docente del INTI muestra el mal estado de los equipos que tiene para impartir sus clases prácticas.

Sin recursos. Un docente del INTI muestra el mal estado de los equipos que tiene para impartir sus clases prácticas.

Arruinadas.  Un lote de computadoras ha sido abandonado en una bodega del INTI porque ya cumplió su vida útil.

Arruinadas. Un lote de computadoras ha sido abandonado en una bodega del INTI porque ya cumplió su vida útil.

Pocos recursos.  El equipo que utilizan los alumnos de electrónica para sus prácticas está deteriorado. Las autoridades dicen que urge renovarlo.

Pocos recursos. El equipo que utilizan los alumnos de electrónica para sus prácticas está deteriorado. Las autoridades dicen que urge renovarlo.

Bodega.  Adentro funciona una bodega para que los alumnos se cambien el uniforme.

Bodega. Adentro funciona una bodega para que los alumnos se cambien el uniforme.

Carencias.  Estudiantes de electrotecnia practican en grupo ante la falta de equipo.

Carencias. Estudiantes de electrotecnia practican en grupo ante la falta de equipo.

Taller.  El INTI dice que las piezas automotrices para la práctica de mecánica datan desde hace 50 años.

Taller. El INTI dice que las piezas automotrices para la práctica de mecánica datan desde hace 50 años.

Seguridad.  Las autoridades del INTI dicen que hacen revisiones periódicas dentro de la institución.

Seguridad. Las autoridades del INTI dicen que hacen revisiones periódicas dentro de la institución.

INTI cierra dos aulas por deserción de estudiantes

INTI cierra dos aulas por deserción de estudiantes

Enlace copiado
La matrícula total del Instituto Nacional Técnico Industrial (INTI) consigna una disminución de 90 jóvenes en comparación con el año pasado. Se trata de una caída en la cobertura que ha obligado a las autoridades a cerrar dos aulas. Además, en lo que va del presente año lectivo ya suman dos los estudiantes que se han retirado de la institución. El año pasado, según datos del instituto, fueron 60.

Óscar Melara, director del INTI, considera que la deserción de alumnos se debe a dos razones: inseguridad por el acoso de pandilleros y carencias del centro educativo que merman la calidad en el aprendizaje.

Melara dice que la mayoría de deserciones tiene en común que se trata de estudiantes que han sido amenazados por pandilleros hasta obligarlos a retirarse de la institución. “A los muchachos los amenazan en sus colonias y les dicen que no quieren que salgan de la zona donde opera la pandilla. Les restringen los centros de estudio a los que pueden acudir, por eso los padres de familia prefieren llevárselos”, dijo el director.

Uno de esos casos, según las autoridades del INTI, fue el de un joven que fue amenazado de muerte después de que su familia huyó de la colonia donde vivía porque estaba siendo extorsionada por tener un taller de mecánica.

El director dijo que un día el joven les contó que un grupo de pandilleros lo interceptó en la parada de buses cercana al INTI y lo amenazó de muerte si su papá no cancelaba las cuotas de extorsión que les debía. “Ese mismo día hizo las gestiones para dejar sus estudios y abandonar la institución”, cuenta Melara.

El INTI está ubicado a un costado del bulevar Arturo Castellanos, en las inmediaciones de la terminal de occidente. Los investigadores policiales encargados de la zona reconocen que se trata de un lugar donde abunda el narcomenudeo y hay una alta incidencia de pandilleros.

La Policía Nacional Civil (PNC) dice que esa zona es utilizada por grupos de pandillas para comercializar droga, sobre todo marihuana y crack.

Melara está consciente de que la ubicación del INTI le acarrea problemas de inseguridad. “Nosotros estamos ubicados en medio de dos comunidades donde hay venta de droga y los jóvenes pueden adquirirla fácilmente”, dice el director, y hace pausa para agregar que el año pasado encontraron tres cigarrillos de marihuana en el interior de la institución.

La Policía dice que hace su parte con dos programas: Escuela Segura y Policía Escolar. El primero, de acuerdo con los agentes encargados, incluye patrullajes preventivos en los alrededores del centro escolar, sobre todo a la hora en que los 1,500 estudiantes que forman parte del INTI salen o entran a clases. Además, la PNC dice que realiza inspecciones dentro de la institución con el apoyo de las autoridades.

La Policía Escolar es un programa que desarrolla la Unidad de Servicios Juveniles y Familia de la PNC. Su trabajo consiste en dar charlas de prevención de la violencia a estudiantes, padres de familia y personal docente. Melara confirma que este programa está presente en las 41 secciones que conforman el INTI.

“Los muchachos acá adentro pueden estar seguros, pero el problema principal está en las calles, en los buses, en las colonias donde viven”, señaló el docente.

Bodega de uniformes

Esa preocupación de inseguridad que comparten padres de familia, docentes y los mismos estudiantes cuando están fuera de la institución ha llevado a las autoridades a crear dentro del INTI una bodega de uniformes para que los jóvenes puedan cambiarse.

Se trata, de acuerdo con Melara, de un espacio donde hay un bodeguero que se encarga de guardar la ropa de los alumnos para que no anden con el uniforme fuera de la institución. “Los muchachos ingresan de particular y dejan su ropa en una bodega. Hay un bodeguero contratado por la institución para que guarde la vestimenta. Al salir, se vuelven a cambiar y dejan el uniforme”, dice el director.

Melara niega que el funcionamiento de la bodega implique un costo para los estudiantes o padres de familia: “Eso se cubre con el bono de funcionamiento que nos entrega el ministerio. Hemos tenido que sacrificar otros rubros para poder realizar esa medida y proteger a nuestros alumnos”.

Tags:

  • INTI
  • jovenes
  • estudiantes
  • desercion
  • violencia
  • pandillas

Lee también

Comentarios

Newsletter