Iglesia exige solución a alarmante violencia en El Salvador

La Iglesia católica de El Salvador exigió el domingo al Estado buscar soluciones a la alarmante violencia que abate a este pequeño país centroamericano.

Enlace copiado
Archivo LPG

Archivo LPG

Enlace copiado

El arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar Alas, advirtió en conferencia de prensa que para terminar con la violencia no basta “la represión... hay que desarrollar las zonas más pobres” del país.
“Esta situación es más que preocupante, es muy grave, y por tanto exigimos que se busque la solución concreta y a fondo de la problemática”, manifestó el prelado.


La jerarquía de la Iglesia católica salvadoreña también emitió un comunicado de prensa en que expresó su preocupación por la violencia que se vive en el país _donde en las últimas semanas se ha registrado un incremento de homicidios y enfrentamientos armados entre las fuerzas de seguridad y pandillas.


Escobar indicó que los planes de seguridad implementados por el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén “han fallado últimamente y que no se ha conseguido lo que se perseguía”, pero dijo que siendo justos y honestos, los gobiernos anteriores, desde la firma de los Acuerdos de Paz de 1992, también han fracasado en el combate a la delincuencia.


Visiblemente preocupado, el prelado añadió que “lo que nosotros como ciudadanos comunes vemos es que nunca se ha querido solucionar el problema de verdad”.

“Exhortamos al Estado y a la sociedad salvadoreña a trabajar urgentemente por la solución de las causas de esta problemática que además de la persecución del crimen se combata la injusticia, que se erradique la exclusión social la idolatría del dinero y la impunidad, puesto que son estas las grandes causas de la situación violenta que vivimos”, se lee en el comunicado.

El arzobispo aseveró que ha llegado el momento de un acuerdo de nación y buscar la solución no solo con medidas represivas o de persecución del crimen, y que es necesario ir más a fondo y descubrir las verdaderas causas de esta situación.


Pidió que se trabaje en desarrollar las zonas más pobres del país, las que aseguró “son víctimas de la mayor violencia, ofreciendo en ellas oportunidades de estudio y de trabajo para todos. Solo así vamos a superar esta terrible flagelo de la violencia fratricida que vivimos”, sentenció.

LEA: La violencia cobra varias vidas en el oriente y en el norte del país


Las pandillas han aumentados sus acciones de violencia incluso contra elementos de la policía, de la fuerza armada y los custodios de las prisiones. En lo que van del año han asesinado a 39 miembros de la policía, 21 efectivos de la fuerza armada y tres custodios de las cárceles, la mayoría cuando estaban de licencia.


En El Salvador, las maras o pandillas están integradas por más de 67.000 jóvenes y adultos, están establecidas en barrios y comunidades populosas y según las autoridades están involucradas en el narcotráfico, la extorsión y el crimen organizado.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter