Imponen hasta 120 esquelas diarias por exceso de velocidad

La velocidad excesiva es de las primeras cinco causas de accidentes de tránsito y de víctimas en el país. En diciembre, ambas cifras aumentaron y mayoría de las víctimas fue por esta causa.
Enlace copiado
Seguridad.  En 2015 se hizo una inversión en colocar señalización en las zonas escolares, principalmente en las que están en calles de alto tráfico, para salvaguardar la vida de los estudiantes.

Seguridad. En 2015 se hizo una inversión en colocar señalización en las zonas escolares, principalmente en las que están en calles de alto tráfico, para salvaguardar la vida de los estudiantes.

Vuelcos.  La excesiva velocidad es una de las causas de accidentes de tránsito en el tramo de Los Chorros, muchas veces por transporte de carga.

Vuelcos. La excesiva velocidad es una de las causas de accidentes de tránsito en el tramo de Los Chorros, muchas veces por transporte de carga.

Barreras.  Túmulos y reductores de velocidad son algunas medidas que ha tomado el VMT para reducir la posibilidad de accidentes por velocidad.

Barreras. Túmulos y reductores de velocidad son algunas medidas que ha tomado el VMT para reducir la posibilidad de accidentes por velocidad.

Imponen hasta 120 esquelas diarias por exceso de velocidad

Imponen hasta 120 esquelas diarias por exceso de velocidad

Enlace copiado
En un día, el 7 de enero pasado, la Subdirección de Tránsito Terrestre de la Policía Nacional Civil (PNC) impuso 129 esquelas por la falta 69, que es circular a mayor velocidad de la establecida. Del 1.º de enero al 29 de diciembre de 2015 impuso 26,754 multas por esa falta.

La autopista a Comalapa es una vía de las que está considerada por la Policía de Tránsito como una de las más críticas en cuanto a accidentalidad, en especial por la excesiva velocidad, a pesar que tiene señalización que restringe la velocidad máxima a 60 kilómetro por hora (KPH) en muchos tramos. Desde la intersección con el derivador hacia Los Planes de Renderos es notorio que tanto vehículos particulares como de transporte de pasajeros incrementan la velocidad. Hasta el kilómetro 9, antes de llegar al sector de la Terminal del sur, se puede observar la primera señal de restricción de velocidad máxima a 60 KPH.

En los siguientes tramos no se observa una indicación de velocidad diferente, excepto en el kilómetro 17 para advertir de una zona escolar, porque se ubica en la orilla de la carretera el Instituto Nacional Simón Bolívar (INSIBO), en Santo Tomás. Con la presencia de estudiantes, la velocidad debe bajar a 25 KPH. La siguiente zona escolar se advertirá en el kilómetro 21.

Al ser una carretera libre, los automovilistas incrementan la velocidad a 80 KPH, 90 KPH o más, incluso al pasar por una zona franca donde se advierte la velocidad máxima de 28 KPH.

Elementos de la Policía de Tránsito establecieron un control para reducción de velocidad en el kilómetro 29.5 de la vía, en dirección al aeropuerto, justo donde está una señal de 60 KPH. “Los conductores no respetan el límite de velocidad. Por eso se ponen los reductores, para minimizar los accidentes”, dijo un agente de tránsito en el lugar.

Explicó que la velocidad en curvas es hasta 60 KPH y en calle recta es permitido hasta los 90 KPH. No obstante, “esta (carretera) tiene bastantes curvas cerradas”, lo que significa que en la mayor parte es de 60 KPH y no de 90 KPH como muchos creen.

En ese control no contaban con una pistola láser para medir la velocidad, algo que lamentaron los agentes y por lo que no lograron infraccionar a los conductores que superaron los límites permitidos. Indicaron que los tramos donde más accidentes de tránsito ocurren son del kilómetro 32 al 34 y del 36 al 37.

De los 449 accidentes ocurridos del 1 al 10 de enero de 2016, 33 fueron por excesiva velocidad que causaron 10 de los 30 fallecidos en ese periodo. El 10 de enero PNC impuso 98 esquelas por velocidad.

Límites autorizados

Las velocidades permitidas en las carreteras son avaladas por la Dirección General de Tránsito del Viceministerio de Transporte (VMT). “Hay estándares que obedecen a datos técnicos, de ingeniería con relación a las curvas y todo eso, las rectas, el tipo de vehículo. Son datos técnicos que están regulados a escala internacional o establecidos y que es lo que se toma de base acá, conforme a las condiciones reales de nuestras vías, para establecer los limites de velocidad”, expresó Edwin Flores, director de Tránsito.

Aunque el ente normativo está en el VMT, las velocidades de diseño de las carreteras es competencia del Ministerio de Obras Públicas (MOP), de acuerdo con los manuales de la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA), como el que norma el Diseño Geométrico de las Carreteras y que considera características como curvas verticales, curvas horizontales y anchos de carriles, comentó el viceministro MOP, Eliud Ayala.

“Generalmente, Tránsito no autoriza la velocidad de diseño de la carretera, ellos le hacen una autorización menor de la que en realidad tiene de diseño una carretera. Y lo hacen de manera conservadora, precisamente, para proteger la cultura de exceso de velocidad que hay en todo el mundo”, dijo.

El artículo 145 del Reglamento de Tránsito indica las velocidades máximas en ciudades o zonas pobladas, para atravesar bocacalles, doblar esquinas y en los cruces; en carreteras, fuera de poblaciones y en línea recta y en curva, que van de 20 a 90 KPH para automóviles y motocicletas y de 10 hasta 70 KPH máximo para camiones y buses.

Ayala agregó que el manual de SIECA también recomienda velocidades de diseño en función de los volúmenes de tránsito diario y la topografía del terreno. Así, una carretera que tiene tránsito promedio de 10,000 a 20,000 vehículos puede tener velocidad de diseños de 70 a 90 KPH y más de esa cantidad puede llegar a 110 KPH.

“La Monseñor Romero está diseñada para velocidades altas, pero Tránsito, de manera correcta, limita una velocidad máxima”, afirmó el viceministro.

Problema cultural

Para el director de Tránsito, el problema no es solo la falta de señalización. “No es una cuestión de falta de restricciones o de delimitación de una velocidad máxima, es una cuestión cultural que a pesar que esté la señalización ahí no se atiende la misma y vemos los resultados”, enfatizó.

Comentó que proyectan hacer una campaña de educación en este tema. Pero también recuerda que sigue pendiente tener sanciones más drásticas en la ley. Otra medida es colocar barreras físicas, como túmulos o reductores de velocidad. De hecho, en la 35.ª avenida norte, cerca de una escuela de sordos, se colocó un túmulo por antecedentes de accidentes viales. “Al principio críticas y críticas, pero si la gente no atiende las restricciones, pues hay que detenerlos de alguna u otra forma”, dijo Flores.

Otras zonas como Zacamil, en Mejicanos, incluso en bulevar del Ejército son donde consideran necesario este tipo de barreras. Otra vía crítica es el tramo de Los Chorros, que fue señalizado luego de su reconstrucción. “Si ve los antecedentes o datos estadísticos es que son vehículos pesados que dan vuelta. Sí hay un par de puntos que se han identificado que son de riesgo”, comentó el director.

Tags:

  • esquelas
  • pnc
  • exceso de velocidad
  • carretera

Lee también

Comentarios

Newsletter