Lo más visto

Más de El Salvador

Imponen primera condena por forzar matrimonios en El Salvador

Siete miembros de la estructura conocida como Viudas Negras, vinculados a la MS-13, fueron condenados a penas entre 15 y 30 años de prisión. Mataban a los hombres para cobrar seguros de vida.

Enlace copiado
Histórico.  La fiscalía destacó ayer en un comunicado de prensa que es la primera condena de este tipo en Centroamérica.

Histórico. La fiscalía destacó ayer en un comunicado de prensa que es la primera condena de este tipo en Centroamérica.

Enlace copiado

La Justicia salvadoreña castigó ayer, por primera vez en la historia, a una red que obligaba a mujeres a casarse para, unos meses después, matar a los hombres y cobrar sus seguros de vida. Siete fueron los condenados con penas que oscilan entre los 15 y 30 años de prisión, quienes pertenecían a la organización conocida como Viudas Negras o Viudas de Negro.

El Juzgado Especializado de Sentencia A impuso las condenas de 30 años de prisión a los dos cabecillas de la estructura: Esmeralda Aravel Flores Acosta y Wílber Javier Cáceres. Mientras que Roberto Omar Álvarez y Franklin Vladimir López deben purgar una pena de 25 años; y Karla Jénnifer Flores Acosta, María Cristina Flores de Cruz e Isabel Melgar Dueñas, de 15 años, por complicidad.

"Este es un claro mensaje para los tratantes. Se les demuestra que tenemos una legislación especial que castiga severamente. Continuaremos investigando y combatiendo este tipo de flagelo", dijo la Jefa de la Unidad Especializada de Delitos de Tráfico Ilegal de Personas , Violeta Olivares.

La Fiscalía comprobó ante un juez que la estructura, vinculada a la Mara Salvatrucha (MS-13), engañó a dos mujeres para que trabajaran en el cuido de un niño en la casa de Esmeralda Flores, en el minicipio de San Marcos, a cambio de $150 mensuales. Luego las mantuvo privadas de libertad para forzarlas a casarse.

Las dos víctimas, identificadas en el proceso con las claves Mónica y Mateo, dijeron ante el juez que fueron obligadas a casarse con Melvin Reyes y Édgar Gutiérrez, respectivamente. El matrimonio de Mateo y Édgar ocurrió en 2014, en San Salvador; y el de Mónica con Melvin, en 2015, en Santa Ana. Ambos hombres fueron asesinados después para cobrar un seguro de vida que ellas les obligaban a tomar.

Las fiscales trataron de que el juez impusiera condenas separadas por ambos matrimonios forzados para que la pena alcanzara los 40 años en el caso de los cabecillas. Pero el juzgador dijo que, a su criterio, el delito de trata de personas se desarrolla una vez durante el tiempo, aunque existan varias víctimas. El otro delito que castigó fue el de agrupaciones ilícitas.

La acusación fiscal también incluía que los imputados conspiraron para asesinar a Reyes y Gutiérrez, así como la estafa que supuestamente hicieron al banco en el que cobraron los seguros. Pero el juzgador los absolvió tras considerar que la FGR no presentó pruebas suficientes para ambos delitos.

La condena llegó luego de que el juez criticó la acusación fiscal porque, según dijo, en el juicio no aclaró la acción que los imputados cometieron. "La fiscalía tiene un problema: siempre deja a los jueces que apliquen los verbos (rectores) del delito", afirmó.

Tanto Miguel García, abogado defensor de Flores Acosta, como la fiscal del caso aseguraron que esperarán que el juez emita la resolución por escrito (31 de mayo) para valorar recursos de apelación.

La defensa explicó que está inconforme con la declaración de Mónica desde el extranjero, a través de videollamada, porque no existe certeza de que era la verdadera testigo.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines