Lo más visto

Imprudencia al volante que arrebata vidas y sueños

Hace más de un año que Israel Molina y su esposa, Ana Isabel, tuvieron que sufrir el dolor de perder a su hija Jennifer, de tan solo 16 años, luego de que fue atropellada por una motocicleta en el kilómetro 26.5 de la carretera a Santa Ana.

Enlace copiado
Imprudencia al volante que arrebata vidas y sueños

Imprudencia al volante que arrebata vidas y sueños

Enlace copiado

“Estaba con unas compañeras del instituto y él quiso asustar a las niñas y no alcanzó a detener la motocicleta. Fue imprudencia grande de él y me le pasó dando con el manubrio y me la voló algo lejos”, relató Israel.

La adolescente, quien deseaba convertirse en chef profesional, estuvo en coma dos días. “Fue un dolor grande para nosotros asimilar esto. Llevamos ya un año. Eso fue el 27 de julio de 2016 y ella murió el 29, la enterramos el 30”, añadió.

Contó su caso durante la décima entrega de prestaciones económicas del Fondo de Atención a Víctimas de Accidentes de Tránsito (FONAT), que tuvo lugar ayer y donde fueron entregados $502,500 a 444 beneficiarios, correspondientes a 205 expedientes, de los cuales 155 eran por personas fallecidas.

“Estamos poniéndonos al día con los períodos 2014, 2015 y 2016. Hay personas de 2017”, dijo el viceministro de Transporte, Nelson García. También entregaron indemnizaciones a 54 lesionados. Uno fue José Ulises Benítez, quien fue embestido por un vehículo cuando transitaba en su motocicleta en el kilómetro 28 de la carretera Panamericana, en Santa Cruz Michapa.

“El carro me pegó y me aventó al otro carril, y otro carro me volvió a aventar y el mismo carro (el primero) me pasó llevando y me hizo pedazos la pierna”, contó. Hasta el 6 de noviembre de este año, 1,000 personas murieron en siniestros viales.

Lee también

Comentarios