Lo más visto

Imputados son remitidos a Usulután por saturación

Juez reconoce que incluso se violentan derechos de los acusados al dejarlos más tiempo del debido en las bartolinas policiales, pero que ante el hacinamiento en penales el traslado a Usulután es la opción viable.
Enlace copiado
Traslado.  Todos los imputados procesados en el juzgado Especializado son remitidos hacia las bartolinas de Usulután.

Traslado. Todos los imputados procesados en el juzgado Especializado son remitidos hacia las bartolinas de Usulután.

Hacinados.  Reos que permanecen en las bartolinas de la Policía de San Miguel aseguran que el espacio que debería ser ocupado por 10 personas es utilizado por 35 internos.

Hacinados. Reos que permanecen en las bartolinas de la Policía de San Miguel aseguran que el espacio que debería ser ocupado por 10 personas es utilizado por 35 internos.

Imputados son remitidos a Usulután por saturación

Imputados son remitidos a Usulután por saturación

Enlace copiado
Desde finales de abril y hasta nuevo aviso todos los imputados que inician su proceso judicial en el tribunal Especializado de San Miguel serán remitidos a las bartolinas policiales de Usulután.

Según el juez Especializado de Instrucción de San Miguel, Jorge González, entre el 18 y 22 de abril, 25 reos –que enfrentaron la audiencia de imposición de medidas cautelares– fueron trasladados a la ciudad usuluteca a pesar de que, en teoría, debían ser reubicados en alguno de los cinco centros penales de la zona oriental del país.

La razón, dice González, es que la policía giró un documento en el que se recomendaba que todos los acusados de nuevas causas que pasan a la etapa de instrucción debían ser remitidos a Usulután porque ya no hay espacio para admitir más reos en las celdas policiales migueleñas.

“Lo que pasa es que en las bartolinas de San Miguel ingresan reos que han sido detenidos en toda la zona oriental y eso ha llevado a que estén muy saturadas, y para que se vayan desahogando los mandaremos a Usulután, para que se puedan recibir reos de San Miguel”, explicó el juez.

González agregó que “los penales no están recibiendo reos comunes” ni pandilleros de un grupo. “Solo en (el centro penal de Ciudad) Barrios (lo hacen). Sin embargo, a las imputadas se les traslada a cárcel de mujeres de Ilopango (en San Salvador)”, explicó.

El jefe regional de la Policía, Evaristo Padilla, aseguró que han hecho las coordinaciones pertinentes para que la Dirección de Centros Penales asuma el traslado de algunos de los internos.

Confirmó que hay internos que llevan seis meses o más tiempo de permanecer en las bartolinas de San Miguel debido al hacinamiento en los centros penales, pero que no están recibiendo a más reos sino que son traslados a las bartolinas de Usulután.

“Si llegamos a tener una saturación que sobrepase los 225 reos en esta y otras bartolinas, ya no vamos a recibir, pero se están evaluando casos”, afirmó. Las bartolinas policiales no cuentan con catres, por lo que los reos deben dormir en el suelo, la basura la depositan en el pasillo de estas y no tienen donde bañarse.

Inconvenientes

El juez González reconoce que enviar a los imputados a las bartolinas usulutecas genera ciertos inconvenientes, tanto para los parientes de estos como para los mismos procesados.

En primer lugar, asegura, los familiares incurren en gastos extras para trasladarse a otro departamento y llevarles alimentación, ya que la policía no se hace cargo de proporcionar comida a los detenidos.

De igual manera, se vulneran los derechos de los imputados pues, según el Código Penal, a partir del período de instrucción los reos deberían estar recluidos en un centro penal para que el Estado les proporcione alimentación y ciertos derechos que no tienen cuando están en las bartolinas policiales, donde no pueden recibir visitas ni tienen objetos personales como en las prisiones, detalló el juez.

Pablo N. fue uno de los reos juzgado en el tribunal Especializado migueleño por el delito de extorsión en grado de tentativa. Pidió que se le dejara continuar en las bartolinas de San Miguel, pero el juez le aseguró que ahí no había espacio disponible, por lo que sería llevado a Usulután.

“Yo no tengo familia en Usulután, quiere decir que nadie me llevará comida hasta las bartolinas de esa ciudad, me tocará aguantar hambre”, expresó mientras escuchaba otros casos similares.

Tags:

Lee también

Comentarios