Incautan más de dos mil tortugas en granja

Propietario es procesado en libertad por organizaciones terroristas. Lo acusan de financiar a pandilla.

Enlace copiado
Incautan más de dos mil tortugas en granja

Incautan más de dos mil tortugas en granja

Enlace copiado

La Unidad de Delitos Relativos al Medio Ambiente y Salud de la Fiscalía General de la República (FGR) allanó ayer por la mañana la granja de crianza de iguanas y tortugas La Única, situada en el caserío Santa Marta, del cantón El Pedregal, municipio de El Rosario, en La Paz. Simultáneamente se allanó otra propiedad, en el mismo caserío, donde había más tortugas y reptiles.

Durante el procedimiento la Fiscalía detuvo al propietario de la granja, Félix Armando Reyes Salmerón, de 57 años, conocido como “el Patrón del Mal”, por el delito de depredación de fauna protegida. Esta es la segunda ocasión en poco más de un mes que Reyes Salmerón es arrestado por las autoridades.

El 12 de septiembre anterior fue capturado junto con 26 miembros de grupos criminales por el delito de organizaciones terroristas, señalado por las autoridades de ser el financista de la estructura pandilleril, además de proveerle armas, ocultar a los delincuentes y proporcionarles transporte.

En la audiencia inicial por este caso Reyes Salmerón recobró su libertad, tras el pago de una fianza, pero sigue el proceso en su contra.

En el procedimiento de ayer, biólogos y guardabosques del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) incautaron las tortugas de la especie chamarro que se encontraban en la granja.

Según el MARN este es un espécimen amenazado, es decir, con riesgo de extinción en el mediano plazo.

Pésimas condiciones

El jefe de la Unidad de Medio Ambiente de la Fiscalía, Juan Miguel Juárez, detalló que el MARN extendió el año pasado un permiso a Reyes Salmerón para recolectar crías, pero él no atendió las recomendaciones en cuanto al tamaño y las especies que iba a recolectar, ni respetó la regla de empezar su reproducción para la venta, sino que las tomaba de su hábitat para comercializarlas.

Según el jefe fiscal, en la propiedad donde se realizó el allanamiento se encontraban al menos 2,000 tortugas, las cuales se mantenían en condiciones deplorables, en un ambiente inhóspito, además de estar llenas de parásitos, desnutridas y mutiladas.

Las tortugas incautadas fueron puestas en cuarentena en un refugio del MARN para posteriormente, según su evolución, poder liberarlas.

El fiscal estimó que cada tortuga adulta tiene un precio de $40 y es mayormente exportada, ya que su carne, se cree, tiene efectos afrodisíacos.

Lee también

Comentarios

Newsletter