Incendio consume iglesia del barrio de San Esteban

El templo tenía una antigüedad de unos 130 años, según historiadores
Enlace copiado
Estragos del fuego. Las llamas consumieron de manera rápida el templo. Fue imposible controlar el avance del fuego. La fachada principal fue la última en ser consumida.

Estragos del fuego. Las llamas consumieron de manera rápida el templo. Fue imposible controlar el avance del fuego. La fachada principal fue la última en ser consumida.

En Semana Santa.  En la iglesia San Esteban   finalizaban las dos procesiones más importantes que se realizan en la Semana Santa (el Vía Crucis y el Santo Entierro). El templo estaba situado en el extremo oriental de la calle de la Amargura, en el centro de San Salvador.

En Semana Santa. En la iglesia San Esteban finalizaban las dos procesiones más importantes que se realizan en la Semana Santa (el Vía Crucis y el Santo Entierro). El templo estaba situado en el extremo oriental de la calle de la Amargura, en el centro de San Salvador.

Sin perecer. Algunas  de las imágenes y muebles pudieron ser rescatados  de la iglesia de San Esteban que fue consumida en su totalidad por un incendio. Era considerada patrimonio cultural de El Salvador.

Sin perecer. Algunas de las imágenes y muebles pudieron ser rescatados de la iglesia de San Esteban que fue consumida en su totalidad por un incendio. Era considerada patrimonio cultural de El Salvador.

Incendio consume iglesia del barrio de San Esteban

Incendio consume iglesia del barrio de San Esteban

Enlace copiado
La iglesia de San Esteban, al suroriente de San Salvador, fue consumida ayer por un incendio que inició a las 3:50 de la tarde, según testigos.

El templo ubicado en las cercanías del cuartel central de la Policía Nacional Civil estaba inhabilitad0 desde 1986, luego del terremoto que sacudió a San Salvador, aseguró el párroco Vinicio Orizábal. La iglesia solo era utilizada en Semana Santa. Desde ahí salían las procesiones. Era de los pocos edificios del centro vigentes desde el siglo XIX.

El Cuerpo de Bomberos no ha determinado el origen del siniestro, aunque de forma preliminar considera que pudo iniciarse por un cortocircuito en el sector del altar mayor.

“En la iglesia no teníamos candelas encendidas, ni algún objeto que pudo haber causado el incendio”, dijo el párroco Orizábal.

Los vecinos relataron que cuando observaron las llamas en el templo llamaron al Cuerpo de Bomberos e intentaron apagar el fuego con huacaladas de agua. “Casi no teníamos agua y por eso no pudimos lanzar agua en las llamas, pero algunos nos metimos para ver qué podíamos rescatar, pero como era madera vieja no dio mucho tiempo”, describió Pablo Zavaleta, residente en el sector.

Según el historiador salvadoreño Carlos Cañas Dinarte, la iglesia no era colonial, sino republicana, y fue construida durante el último cuarto del siglo XIX. “La fundó la comunidad catalana residente en San Salvador, para desarrollar ahí sus festividades religiosas dedicadas a Sant Joan, Sant Cugat, con sus respectivas imágenes traídas desde Cataluña”, señaló Cañas Dinarte.

Además aseguró que la iglesia tenía una antigüedad de unos 130 años, lo que la convertía (junto a las ruinas de la iglesia de San José, la iglesia de Candelaria y el monumento a Francisco Morazán) en una de las estructuras más antiguas del centro histórico de la ciudad capital. “San Esteban sobrevivió a varios terremotos, alzamientos militares y a varias inundaciones, pero no pudo contra el tiempo ni contra el desinterés de instituciones centrales y municipales, empresas y personas por conservarla”, dijo Cañas Dinarte sobre el templo que desde el último terremoto, el de 2001, sobrevivía en precarias condiciones.

La iglesia, según Gustavo Milán, director general de Patrimonio Cultural, había sido construida por entero con mucha madera y lámina procedentes de Europa.

Cañas Dinarte señala que pesar de que San Salvador perdió otros edificios de esta índole constructiva, como el antiguo Palacio Municipal, la Casa Blanca, la extinta Universidad de El Salvador y la Catedral Metropolitana, nunca se tomaron medidas para que no ocurriera lo mismo con otros.

En 2001, luego de los dos terremotos, requirió ser apuntalada por la antigua instancia estatal de cultura, CONCULTURA.

En 2005, el huracán Stan la dañó aún más. En 2007, el Gobierno empezó a restaurarla con una inversión de $19,000 con lo que lograron pagar solo una cuadrilla de restauradores. Desde entonces, poco o nada se hizo por ella.

Ayer, cuando el fuego la consumió, muchos salvadoreños, en las redes sociales, compartían la imagen del incendio y se lamentaban: “No quedó nada, qué triste”, “la hubieran restaurado”, “a San Salvador ya le quedan pocas cosas del siglo XIX”, “hoy sí se terminó la Calle de la Amargura”.

Lo único que sobrevivió en el incendio a simple vista fueron unas viejas bancas de madera, unos manteles y unos cuadros con imágenes religiosas, además de tres campanas originales de la antigua iglesia. Agentes de la Policía mantenían custodiada la zona para evitar que se cometieran hurtos de objetos carbonizados del templo.

La iglesia de San Esteban pasó a las páginas de la historia, escribió Carlos Cañas Dinarte (historiador salvadoreño) ayer en su cuenta de Facebook.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter