Indagan muertes por intoxicación alcohólica

Según la PNC, han recibido denuncias de locales de expendio que venden alcohol adulterado. Inspeccionarán algunos.
Enlace copiado
Enlace copiado
Autoridades de la Policía Nacional Civil (PNC) de San Miguel investigan la muerte de cinco personas que fallecieron a consecuencia de presuntas intoxicaciones alcohólicas ocurridas en la cabecera departamental.

Los decesos ocurrieron en febrero y abril de este año en diferentes puntos del municipio migueleño. La policía sospecha que puede tratarse de personas que consumieron alcohol adulterado en algún expendio local.

El 17 de abril, en el interior del parque Rosales, ubicado en la 10.ª avenida sur y 15.ª calle oriente de la ciudad de San Miguel, fue encontrado sin vida José Antonio Flamenco, de 43 años. Sobre este caso, el médico forense dictaminó que la muerte se debió a una intoxicación alcohólica.

Mientras que el 27 de abril autoridades policiales, forenses y fiscales reconocieron el cadáver de José Armando Benavides, de 70 años, en su vivienda. Las autoridades aseguraron que Benavides había fallecido por intoxicación alcohólica.

A un costado del cadáver encontraron una botella de alcohol, la cual servirá como prueba para verificar si estaba adulterado.

El 30 de abril, en la colonia Ciudad Pacífica, murió Julio Esteban Castro, de 33 años. Según la PNC, el hombre tenía 24 horas de haber fallecido cuando fue encontrado. El forense aseguró que había muerto por ingesta de alcohol.

Un familiar de Castro manifestó que en los últimos meses en dicha colonia varias personas han fallecido por comprar alcohol adulterado.

“Estoy segura de que en la cantina de la colonia venden las pachas de guaro adulteradas. Es por eso que hemos pedido a las autoridades que investiguen el tipo de alcohol que venden”, dijo Teresa Castro.

Un investigador de la PNC destacado en la delegación de San Miguel explicó que ya se iniciaron las primeras indagaciones en torno de las muertes. Al parecer, ya se identificaron algunos expendios que presentan irregularidades en la venta de licor.

Según el jefe de Operaciones de la delegación migueleña, Dagoberto Marroquín, del 1.º de enero al 30 de abril de 2016 solo registraron un caso de fallecimiento por intoxicación alcohólica, mientras que en este año van cinco, por lo que tienen planeado supervisar en las próximas semanas algunas cantinas que se encuentran en el municipio, para verificar que no estén vendiendo alcohol adulterado.

Asimismo, aseguró que han recibido denuncias en contra de algunos establecimientos. “Lo que muchas veces hacen en las cantinas es agregar agua con alcohol de 90 grados, de ese que venden en las farmacias. Vamos a inspeccionar algunas (cantinas) para ver que no haya irregularidades en la venta. Ya hemos recibido denuncias y por ahí vamos a empezar”, aseveró el jefe policial.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter