Lo más visto

Inician los alegatos finales en el juicio del caso Saca

El ex asesor contable de la Presidencia dijo que él solo cumplió con las órdenes de cambiar los cheques.
Enlace copiado
Alegatos finales.  El expresidente Saca y seis de sus funcionarios en la sala de audiencia donde se desarrolla el juicio en su contra por malversar fondos y lavado de dinero. El proceso está en la etapa de alegatos finales de las partes.

Alegatos finales. El expresidente Saca y seis de sus funcionarios en la sala de audiencia donde se desarrolla el juicio en su contra por malversar fondos y lavado de dinero. El proceso está en la etapa de alegatos finales de las partes.

Enlace copiado

La Fiscalía General de la República (FGR) le dijo ayer al Tribunal Segundo de Sentencia de San Salvador que ha perdido el rastro de $183,553,640.11 de fondos públicos que asegura fueron desviados durante la administración del expresidente Elías Antonio Saca para beneficio de siete exfuncionarios, incluido el exmandatario, y terceras personas.

Ricardo Martínez, uno de los fiscales del caso por peculado (malversación de fondos) y lavado de dinero por el que se procesa al expresidente Saca y a seis de sus funcionarios, dijo que con los peritajes a los fondos estatales han podido certificar que entre el 1.º de junio de 2004 y el 31 de mayo de 2009 la estructura desvió un total de $300,347,117.17 de la Cuenta Institucional Subsidiaria del Tesoro hacia cuentas particulares.

De ese total, la Fiscalía asegura que unos $191,203,640.11 fueron retirados en efectivo por los imputados. Para la mayoría de estos fondos, según lo confirmó Martínez, no han podido determinar cuál fue el destino.

"Se llevaron el dinero e hicieron lo que ellos quisieron. No hay manera de rastrear esos fondos", reconoció el fiscal.

El monto lo estableció ayer la FGR como parte de los alegatos finales del juicio. Los fiscales señalaron que, con la creación de las cuentas particulares a nombre del ex secretario privado de la Presidencia Élmer Charlaix, del ex gerente financiero Francisco Arteaga y del ex asesor contable Pablo Gómez, la estructura cometió el delito de peculado porque sustrajo fondos públicos a sabiendas de que debían custodiarlos.

Mario Huezo, otro de los fiscales del caso, también estableció en la sala de audiencias que los implicados cometieron lavado de dinero porque cometieron "fraude de ley" al modificar un reglamento ejecutivo con el que "buscaron justificar y esconder" el uso de los recursos públicos.

Gómez, el único de los acusados que no quiso confesar su delito para obtener los beneficios de un juicio abreviado, aceptó ayer que canjeó cheques de la cuenta de la Presidencia, pero alegó que los regresó a los pocos minutos a la cuenta de la secretaria privada de Saca. Agregó que solo cumplió con órdenes y que no estaba al tanto de qué hacían después con esos fondos.

Para este día está programado que continúe la FGR con los alegatos finales y que la defensa también pueda plantear sus argumentos para concluir con el juicio.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines