Instalan datalogger en cafetales para monitorizar roya

El sistema de vigilancia electrónica, para prevención temprana del hongo, es único en el país, según organizaciones y productores. Lamentan desinterés del Gobierno en la herramienta tecnológica.
Enlace copiado
Datos.  Los datalogger recogerán información precisa para ayudar al estudio y al combate del hongo de la roya.

Datos. Los datalogger recogerán información precisa para ayudar al estudio y al combate del hongo de la roya.

Instalan datalogger en cafetales para monitorizar roya

Instalan datalogger en cafetales para monitorizar roya

Enlace copiado
La afectación de la roya en los cafetales del departamento de Ahuachapán está lejos de desaparecer y dejar pérdidas económicas que mantienen en incertidumbre a los propietarios de fincas y trabajadores que dependen de la producción del grano de oro.

En un intento por conocer técnicamente sobre las causas de la expansión del hongo y las prácticas que pueden realizarse para recuperar el parque cafetalero se ejecuta un proyecto de sistema de vigilancia electrónica al instalar aparatos denominados datalogger.

Dicho proyecto es coordinado por el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), a través del Programa Regional Seguridad Alimentaria y Nutrición para Centro América (PRESANCA II), la Fundación Salvadoreña para la Investigaciones del Café (PROCAFE) y la Unidad Municipal para el Desarrollo de Seguridad Alimentaria y Nutricional (UMDESAN) que es una dependencia de la alcaldía de la cabecera departamental de Ahuachapán.

De acuerdo con Juan Antonio Ruiz, técnico de monitoreo y seguimiento de proyectos de PRESANCA, el 15 de noviembre de 2014 fueron instalados tres datalogger, que fueron parte de la donación realizada a la municipalidad por parte de la institución regional, en igual número de fincas cafetaleras de Ahuachapán con el fin de medir temperatura, humedad y rocío. La información se recolecta para obtener un análisis real y a fondo de las estrategias enfocadas en cómo afrontar la roya.

Los datalogger son dispositivos electrónicos que registran datos en determinado período, en este caso información del medio ambiente que rodea y es parte del parque cafetero. La inversión ronda los $1,500.

Para tener información sobre los cafetales de bajío fue escogida la finca Guayaltepec, en el cantón del mismo nombre, que está a 650 metros sobre el nivel del mar; para el de mediana altura se escogió la finca en Mirasol, en el cantón Santa Rosa Acacalco, a 800 metros del nivel del mar; mientras que la finca San Carlos, en el cantón Zuntecumat, es parte del proyecto con café de estricta altura, ubicada a 900 metros sobre el nivel mar.

Ruiz explicó que, hasta el momento, este proyecto es único en El Salvador y, después de Guatemala, el segundo país donde se implementa en el área centroamericana. Agregó que otras experiencias similares ya se han realizado en Colombia y México, donde los resultados han sido de completa satisfacción, tanto para los productores de café como de beneficio para las familias que basan su economía de ingresos en la recolección del grano.

“La roya es similar a cualquier enfermedad. Para tratarla se tiene que tener un estudio, un análisis. No se puede ir dando resultados sin tener un informe sobre cuál es el problema y es por eso la colocación de los datalogger, para saber qué está pasando y dar la mejor respuesta”, explicó el técnico.

Proyecciones a corto plazo

Entre las proyecciones de PRESANCA está que en los próximos meses se colocarán más datalogger en fincas ubicadas en los municipios de Concepción de Ataco, Tacuba y Apaneca, para realizar el mismo estudio.

Ricardo Campos, coordinador de UMDESAN, comentó que el proyecto se divide en tres etapas: la recolección de los datos, su análisis y propuestas de solución y finalmente exponer los resultados a los agricultores y propietarios de las fincas, al mismo tiempo que darles a conocer qué acciones son las más adecuadas para minimizar el impacto del hongo.

“El estudio inició en septiembre y en unas semanas daremos a conocer los primeros resultados de la recolección mensual de la información. Lo que ha pasado es que tradicionalmente los agricultores, la mayoría, han realizado acciones similares en el café bajío y en el de estricta altura. Es cierto, es la misma enfermedad, pero no la misma solución”, aseguró Campos.

Para el estudio de los resultados y las propuestas de solución, la municipalidad se apoyará en los técnicos de PROCAFE y especialistas de PRESANCA, añadió el trabajador municipal.

“Nuestro apoyo se basa en definir la metodología de la solución al problema de la roya, basándonos en el diagnóstico que se reflejará en la toma de datos. Como siempre hemos hecho en los proyectos de café, vamos a brindar la asistencia técnica”, afirmó Óscar Ramos, gerente técnico de PROCAFE.

Campos consideró que el proyecto de vigilancia de la roya podría llegar a ser sumamente beneficioso para las siembras de café de todo el país, que en los últimos años han sufrido un severo daño.

Por su parte, Ramón Martínez, presidente de la Asociación Cafetalera de Ahuachapán, manifestó que por el momento muchos de los productores desconocen del proyecto, pero que están en la mejor disposición de ser parte de este.

“Aquí lo que necesitamos son manos amigas, están las puertas abiertas y nos alegra mucho saber que al fin se está haciendo algo no para eliminar (el hongo) definitivamente, porque la roya llegó para quedarse, pero sí para minimizar los impactos que tienen las fincas”, aseveró Martínez.

El también propietario de las fincas cafetaleras comentó que muchos de los productores continúan en la búsqueda de soluciones para combatir la roya, pero que hasta el momento las acciones realizadas han tenido pocos resultados positivos, por lo que la noticia del proyecto de vigilancia tecnológica los alienta a continuar con las siembras.

Aseguró que la situación de la roya ha llegado a niveles insostenibles y que muchos caficultores de Ahuachapán optaron por dejar perder fincas que tenían más de 20 años de producción, por lo que tienen la esperanza que este proyecto inyecte nuevo interés en aquellos que optaron por dicha decisión.

Iris Galdámez, recolectora de café, dijo que en los últimos tres años el trabajo se ha reducido drásticamente en la zona rural de Ahuachapán, por lo que muchos han tenido que emigrar a la ciudad o municipios.

Galdámez reconoció que muchos caficultores realizan esfuerzos por mantener sus siembras, pero que en la mayoría de casos las medidas tomadas no resultan como se espera.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter