Lo más visto

Más de El Salvador

Investigan explosión en sede policial de Panchimalco, S. S.

La policía dijo que se desconoce si un artefacto de fabricación artesanal fue arrojado desde el exterior o si se encontraba en uno de los cuartos de los agentes cuando explotó.
Enlace copiado
Investigan explosión en sede policial de Panchimalco, S. S.

Investigan explosión en sede policial de Panchimalco, S. S.

Enlace copiado

Autoridades de la Policía Nacional Civil (PNC) confirmaron que investigan la explosión de un artefacto de fabricación casera que se activó ayer por la madrugada en el interior de la base rural  del cantón Mil Cumbres, de Los Planes de Renderos, en el municipio de Panchimalco, San Salvador.

De acuerdo con la versión brindada por las autoridades policiales, los daños se registraron en la infraestructura que sirve como resguardo a los agentes policiales destacados en esa zona y que en el momento de la explosión se encontraban descansando en uno de los cuartos.

“ Alrededor de la 1 de la mañana hubo una explosión que se está investigando ahorita. Hay muebles dañados en el inmueble que era la base rural de esta zona. No hubo daños personales, a pesar de que había algunos elementos de la Policía rural descansando en ese lugar bastante próximo a la explosión, pero por suerte no hubo lesionados”, comentó el subdirector de Seguridad Pública, comisionado Hugo Armando Ramírez.

Añadió que de los elementos de la División de Armas y Explosivos (DAE) descartaron que el artefacto que dañó el local de la PNC fuera de fabricación industrial.
De acuerdo a la autoridad policial, en la habitación se encontraban cinco agentes descansando, mientras otros dos estaban en la comandancia de guardia, a pocos metros de los dormitorios.
El comisionado Ramírez dijo que no tenían claro si el artefacto que explotó fue lanzado desde el exterior de la vivienda o si se encontraba en uno de los dormitorios de los agentes.
“Puede haber sido un objeto lanzado o un objeto que estaba dentro de la vivienda, pero no descartamos ninguna de las dos cosas”, dijo Ramírez.

Agregó que los agentes policiales no resultaron lesionados porque se encontraban dormidos en la parte inferior de los camarotes.
“Son dos habitaciones que se utilizan para el descanso del personal. Algunos ‘lockers’ que han quedado con daños, algunas paredes y, sobretodo, el techo”, dijo el inspector.
La inspección del lugar se realizó en aproximadamente 11 horas y en ese período llegó el personal que se encargará de las reparaciones, sin detallar cuándo se iniciarán  y el tiempo que los trabajos se tardarían.
Por su parte, algunos de los policías que transitaban por el lugar dijeron que la propiedad donde se encuentra la base policial es de aproximadamente 100 metros cuadrados, resguardada por un muro perimetral de una  altura superior a los 4 metros. Dijeron que en el interior del terreno la vivienda se encuentra rodeada de abundante vegetación. 

Explicaron que, minutos después de la detonación, al lugar se presentó un equipo de la Sección Táctica Operativa (STO), que realizó la búsqueda de los posibles hechores, pero que no se habían reportado capturas de sospechosos de cometer el hecho.

Otros ataques
El último atentado que sufrió un edificio a cargo de la policía se registró el 13 de septiembre del año pasado.
En esa ocasión, un sujeto lanzó una granada de tipo industrial, calibre M-60, hacia la subdelegación  de la PNC en Zaragoza, la cual no explotó.
El delincuente huyó del lugar a bordo de un vehículo que lo esperaba algunos metros más adelante del edificio policial. 
Un mes antes, en agosto, la PNC frustró otro ataque, en esa oportunidad en contra de la delegación policial de San Juan Talpa, en el departamento de La Paz.
Las autoridades capturaron a un pandillero que cargaba una granada M-67, con la que tenía planificado atacar las instalaciones policiales. La intención del ataque tenía como objetivo tratar de liberar a un cabecilla de la pandilla que se encontraba detenido  en las bartolinas de ese lugar.

Lee también

Comentarios