Lo más visto

Más de El Salvador

Irregularidades en auditoría CCR desvaneció caso El Chaparral

De todas las irregularidades, que ascendían a más de $150 millones, los jueces de Cuentas solo se quedaron con una, relacionada con gastos de oficina. Auditores presentaron un informe con deficiencias.
Enlace copiado
Enlace copiado
Auditores de la Dirección 4 de Auditoría de la Corte de Cuentas de la República (CCR) encontraron seis irregularidades, que suman $150 millones, en el contrato y ejecución de la construcción de la Central Hidroeléctrica El Chaparral, en Carolina, San Miguel, según los papeles de trabajo (documentos que respaldan la auditoría) que revisó LA PRENSA GRÁFICA, pero cuatro de los hallazgos nunca fueron reportados en el informe final para la Cámara de Primera Instancia.

El jefe de estos auditores, contrario a la investigación de sus subalternos, emitió un informe final en donde solo dos irregularidades fueron informadas. De estas dos irregularidades, una sumaba $500,000 y no pudo ser procesada por extemporánea, y la segunda, que sí lleva un juicio de cuentas, es un problema de oficina y alquileres por $210,000.

Las otras cuatro que no pasaron a la Cámara de Primera Instancia podrían haber sido objeto de condena de mandos medios de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL). Los papeles de trabajo reflejan serias contradicciones con el informe final. Los hallazgos desvanecidos antes de llegar a juicio de cuentas serán detallados en las siguientes entregas de este reporte. Estos hallazgos que se esfumaron en el informe final están relacionados con que no existió justificación para el pago anticipado de $60 millones a ASTALDI, sin avances de obras o documentación de respaldo; así como los anticipos que no fueron ejecutados adecuadamente por la constructora.



Otra de las polémicas que envuelve la auditoría de El Chaparral es la denuncia que se debió haber hecho a la Fiscalía sobre un pliego de anomalías en el apartado del informe denominado “Otros aspectos del análisis”. Nadie explica por qué la FGR no ha sido informada.

De los dos hallazgos que sí pasaron a los jueces de Cuentas de la Cámara Primera, uno más se desvaneció porque el jefe del Departamento de Contabilidad de la CEL, Miguel Orlando Chávez Martínez, dijo a su favor que había finalizado el tiempo para que los auditores revisaran su gestión. Es decir, no tuvo que explicar qué sucedió con los $544,445.72 que no fueron utilizados y que eran parte del préstamo BCIE-1865, con el que se estaba financiando parte del proyecto El Chaparral, ya que logró eludir su responsabilidad administrativa, debido a que los auditores señalaron muy tarde el uso inadecuado de esos fondos.

Esto según el último escrito que la cámara notificó a los exmandos medios cuestionados. “Lo cuestionado tuvo lugar en el período comprendido del 19 de septiembre de 2008 al 28 de febrero de 2009, por lo que al aplicar lo establecido en el artículo 95 de la Ley de la Corte de Cuentas y tomando como base la última fecha del período ya relacionado, resulta que el informe final fue emitido transcurridos cinco años, cinco meses y 11 días, desde el 1.º de enero del año siguiente en que tuvo lugar el hecho auditable”, se lee en el escrito.

CEL contrató a la empresa italiana ASTALDI para la construcción de El Chaparral, por $219 millones. Luego la constructora paró el proyecto alegando que la montaña sobre la que levantaría el embalse se había movido y pidió más dinero para continuar. Pese a que el contrato no permitía modificaciones, el gobierno de Mauricio Funes pactó un arreglo por $108 millones en 2012. Un año después, la CCR inició la auditoría, que cuenta con 2,100 archivos entregados a LA PRENSA GRÁFICA por una solicitud de información.

El único hallazgo que sobrevive es la irregularidad en los pagos injustificados en gastos de oficina y alquiler de casas para los trabajadores, por un monto de $210,912.71. En el escrito, los jueces también explican que para esta irregularidad el jefe de Tesorería de la CEL, Roberto Ernesto Jacome; el coordinador de proyectos, Jaime Contreras Lemus; y el director del proyecto y administrador del contrato, Mario Roberto Campos Monterrosa, no presentaron justificación, por lo que se mantiene la deficiencia y por la que podrían ser condenados por responsabilidad patrimonial, cuando los jueces tomen una decisión.

Aviso en Fiscalía

En el pliego de reparos notificado a los mandos medios de la CEL también hay un apartado denominado “Otros aspectos del análisis”, en el que los jueces de Cuentas advirtieron que al revisar el informe final del examen especial al contrato y ejecución del proyecto El Chaparral encontraron deficiencias y situaciones no reportadas, por lo que eso podría considerarse una acción delictiva, que los jueces tenían que reportar al magistrado presidente de la CCR, para que luego ese funcionario presentara un aviso en la Fiscalía General de la República (FGR).

Una fuente de la CCR, que pidió anonimato, dijo que enviaron el aviso de parte de los jueces a la Fiscalía, pero que aún no se ha conocido si el ministerio público ha comenzado a investigar cómo se desvanecieron las irregularidades encontradas inicialmente.

La fiscalía, sin embargo, a través de su Dirección de Comunicaciones, aseguró que la Unidad de Juicios de Cuentas y Multas no ha recibido nada al respecto.
 

Tags:

  • caso el chaparral
  • corrupcion
  • corte de cuentas
  • mauricio funes
  • fiscalia
  • juicio de cuentas
  • cel

Lee también

Comentarios