Lo más visto

Japón construye aulas en complejo educativo

La cocina y la bodega de la institución eran utilizadas como aulas debido a la falta de salones de clases que padecía el centro escolar.
Enlace copiado
Japón construye aulas en complejo educativo

Japón construye aulas en complejo educativo

Enlace copiado

La construcción de dos nuevas aulas y una cocina-bodega, así como la remodelación de otros dos salones de clases y el mejoramiento del sistema eléctrico del Complejo Educativo Hacienda Cantora, de San Miguel, fueron posibles gracias al aporte económico de la embajada de Japón.

El proyecto se materializó a través del Programa de Asistencia Financiera no Reembolsable para Proyectos Comunitarios de Seguridad Humana (APCS), de la Alcaldía migueleña, el Ministerio de Educación (MINED) y la comunidad que colaboró con la mano de obra para la realización del proyecto.

El director del complejo educativo, Leonel Garciaguirre, explicó que la embajada de Japón donó $86,000, mientras que la comuna entregó una contrapartida de $5,000 y la comunidad contribuyó con $1,000 y parte de la mano de obra para mejorar la infraestructura, obras que eran necesarias para la adecuada formación de los 580 estudiantes de la institución.

“Esta gestión con la embajada de Japón tardó como año y medio. Hemos venido tocando puertas, pero gracias a Dios, de la embajada nos llamaron a una entrevista a San Salvador para iniciar el proceso para el proyecto que culmina hoy”, expresó Garciaguirre luego de finalizar el acto protocolario que fue presidido por el embajador de Japón, Kazuyoshi Higuchi, y en el cual fue inaugurada la obra.

Durante el evento, al que también asistieron el alcalde de San Miguel, Miguel Pereira, y el director departamental del Ministerio de Educación, Mario Somoza, el embajador de Japón manifestó que su país aporta fondos para la realización de proyectos que ayudan a mejorar la vida de las personas mediante el desarrollo de sus capacidades, lo cual es una muestra de la amistad que El Salvador y Japón comparten.

Higuchi recordó que el centro educativo no disponía de instalaciones adecuadas para el pleno desarrollo de las habilidades de los estudiantes que reciben su educación primaria y de bachillerato, por lo cual se respondió de inmediato a la solicitud de ayuda de los docentes.

Algunos alumnos recibían clases en una bodega y en la biblioteca del centro educativo debido a la falta de aulas.

Lee también

Comentarios