Lo más visto

Jocelyn, su infancia en Sensuntepeque y cómo superó grandes obstáculos para estar a punto de entrar al récord Guinnes

Su niñez fue dura porque tuvo que vencer varios problemas físicos y de movilidad, entre carencias económicas. Hoy es un orgullo salvadoreño y latino y está cerca de convertirse en una de las nuevas protagonistas de los Guinnes Récord, como deportista de élite. 

Enlace copiado
Jocelyn, su infancia en Sensuntepeque y cómo superó grandes obstáculos para estar a punto de entrar al récord Guinnes

Jocelyn, su infancia en Sensuntepeque y cómo superó grandes obstáculos para estar a punto de entrar al récord Guinnes

Enlace copiado

El Salvador no produce solo noticias negativas, sino también unas muy positivas. Una de ellas ha sido la historia que publicó La Prensa Gráfica el pasado 12 de abril sobre la joven atleta Jocelyn Rivas, de 24 años, originaria de Sensuntepeque, Cabañas.

A los seis años viajó a Estados Unidos para instalarse junto a su madre, Rosa Rivas, quien se había ido cinco años antes para ganar dinero y poder pagar la alimentación, el cuido y todas las necesidades de Jocelyn y de sus otras dos hermanas, Janeth Magalí, y Jessica, hoy de 32 y 31 años, respectivamente. 

Se graduó en 2019 como Ingeniero en Sistemas de Comunicación y Soporte y trabaja en esa área en Estados Unidos. Comenzó a correr maratones profesionales y de pronto llegó a sumar 82 en total, cifra que la coloca cerca de llegar a las 100 maratones que la harían ingresar en los registros de los récord Guinnes. Con ello superaría a la atleta inglesa Elizabeth Tunna, quien hasta el momento es la corredora más joven en alcanzar el centenar de carreras, con una edad de 24 años y 351 días. 

Según el calendario que se ha trazado Jocelyn, las 100 maratones las conseguiría el próximo 7 de noviembre, precisamente en la ciudad de Los Ángeles, donde ella reside; en esa competencia se conmemorará el Honor de los Latinos, en especial de los "Dremmers" o jóvenes soñadores de los cuales ella forma parte. 

La historia de Jocelyn no solo es de una deportista esforzada. Ella nació con daños en su cuello, cadera y columna vertebral, y gracias a un programa de terapias en el hospital Bloom fue recuperando y mejorando la movilidad. 

Jocelyn Rivas el día de su Primera Comunión. Foto: Cortesía de la familia Rivas.

Cuando abandonó El Salvador para ir a reunirse con su madre en Estados Unidos, iba un poco recuperada y fue allá donde terminó sus tratamientos hasta superar todos los impedimentos. "Por todo lo que tenía ella era para que estuviera por ahí sin hacer nada, pero la gran sorpresa y milagro es lo que ahora está logrando", dice su tía Marta, quien también colaboraba con la familia y cada ocho o 15 días la llevaba a sus terapias. 

Tita, como le dicen sus sobrinos, recuerda que le colocaban almohadas entre sus piernas y que le hacían una diversidad de ejercicios para que pudiera movilizarse como una niña igual que el resto.

Su abuela María, quien al igual que la tía Marta vive en Sensuntepeque, contaron a La Prensa Gráfica cómo fue la infancia de Jocelyn, durante los seis años que la tuvieron a su lado en suelo salvadoreño. 

"Ella es un amor, ni mis hijos me han querido como ella me quiso. Nos queríamos por igual, ella es una niña muy cariñosa", dijo la abuela María, quien a sus 87 años se deshace en elogios para con Jocelyn. 

Ella estaba a  cargo de su crianza. Según recuerda, la atleta y a la vez ingeniero en Sistemas, era muy diferente al resto de niñas: era calmada, educada, le gustaba ir a la iglesia y le encantaba comer brócoli con  crema. "Yo le hacía brócoli con crema, le gustaban los jugos naturales y la leche le gustaba sin azúcar. Ella es y sigue siendo un amor, siempre me decía, 'abuelita, mire abuelita, esto, o aquello'", rememoró la abuela. 

En tono de broma, la abuela María dice que Jocelyn es "una ladrona", porque le supo ganar la confianza y el corazón, como nadie lo ha hecho. "Ella me quiso como yo la quise, me robó la confianza y el corazón. Solo pido poder volver a verla, algún día, porque estoy un poco mal", declaró.

Jocelyn junto a su abuela, quien estuvo a cargo de su crianza los primeros seis años de su vida. Foto: Cortesía de la familia Rivas.

Hoy, con la historia de los Guinnes Record, tanto la abuela como la tía y un primo de Jocelyn que también vive en Sensuntepeque, la animan a que siga y que no se dé por vencida. "Ella es valiente, decidida, ella no se va a rendir, ella es luchadora. Cuando quiso entrar a la universidad le pidió a la mamá que le ayudara, pero la mamá le dijo que el sueldo no le alcanzaba ya que tenía que pagar renta, la comida y todos los gastos, entonces, ella le dijo que iba a trabajar y a estudiar, y así lo hizo hasta lograr graduarse", contó la orgullosa abuela.

Jocelyn Rivas, una joven dreamer, el día de  su graduación en Los Ángeles. Foto: Cortesía de la familia Rivas.

En El Salvador, Su primo Carlos dice que algunos amigos de Sensuntepeque le preguntan si ella es su prima. "Les digo que sí, todos estamos orgullosos de ella", dice el joven, quien trabaja como ayudante de albañil. 

Jocelyn Rivas es una deportitas de alto rendimiento que ha presentado a El Salvador en maratones internacionales. Aspra entrar en el récord Guinnes este año con su maratón #100. 
 
Así fueron los primeros años de Jocelyn Rivas, la salvadoreña a punto de entrar a los récord Guinnes

Tags:

  • récord Guinnes
  • Guinnes Record
  • maratonista
  • Sensuntepeque

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines